Mostrando entradas con la etiqueta almíbar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta almíbar. Mostrar todas las entradas

lunes, 3 de marzo de 2014

Tocinillo de Cielo Receta

El Tocinillo de Cielo o Tocino de Cielo es uno de los dulces más tradicionales de nuestra gastronomía. Todos hemos comido Tocinillo de Cielo alguna vez, pero ¿Hace cuanto que no lo pruebas? Por desgracia es uno de esos muchos dulces típicos que se está viendo arrinconado por la nueva repostería. Aquí tenéis una de las mejores recetas que he usado para hacer Tocino de Cielo así que ya no hay excusa. Es fácil, rápido y sale siempre bien. Aquí tenéis la receta http://elplatotipico.blogspot.com.es/2014/03/tocinillo-de-cielo-receta.html

Con todas las claras que te van a sobrar puedes elaborar unos fantásticos soplillos, merengues o usarlas para hacer un frostig de queso... Mira si tienes opciones.





INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 450g DE AZÚCAR BLANCA
  • 10 YEMAS DE HUEVO
  • 1 VASO DE AGUA DE CALIDAD
  • CARAMELO LÍQUIDO
  • 1 LIMÓN
  • 1 RAMITA DE CANELA

UTENSILIOS DE COCINA

Cazos, un bol grande o cuenco para batir, moldes, un tamizador o colador. 


A COCINAR!!!

1. Preparar el almíbar para los Tocinillos de Cielo. Para ello vamos a poner el vaso de agua en un cazo junto con el azúcar. También vamos añadir la ramita de canela y la corteza del limón. No sirve ralladura y la corteza que tenga lo menos de la parte blanca posible. Ya sé que pido mucho pero confío en vosotros. La parte blanca amarga un poco. Lo dejamos a fuego lento durante 20 minutos removiendo con un cucharón o pala de madera de vez en cuando. ¿Por qué de madera? Para no rallar el cazo, mira que simple explicación. Pasado ese tiempo lo dejamos enfriar y comprobamos la consistencia de nuestro almíbar. Para ello metemos dos dedos el el cazo (cuando esté frío) y los separamos. Debe formarse un hilo de unos cuantos centímetros 3 o 4. No hace falta sacar el metro se puede hacer a ojo.

2. Ponemos las yemas en un bol y las mezclamos. Ojo, he dicho mezclar no batir. Tenemos que dejar una crema de yema homogénea pero sin espumarla. Cuando esté en ese punto podemos añadir poco a poco nuestro almíbar, siempre a temperatura ambiente. Si lo pones caliente las yemas cuajaran y ya no serán Tocinillos de Cielo. Removemos bien sin llegar a batir, igual que antes. 

3. Preparamos los moldes. Puedes usar moldes de silicona, pequeños grandes, con formas... Yo uso uno redondo básico que me va ideal para meter en el horno. Luego puedes sacar las porciones con moldes para galletas redondas o simplemente cortándolos con un cuchillo. Lo ideal es poner un poco de caramelo en el fondo de cada molde como si fuera un flan. Yo utilizo caramelo preparado. Mojo un pincel de repostería de los que son de silicona y barnizo bien el interior sin excesos.Ya bastante dulce está el Tocinillo de Cielo como para ponerle un extra de azúcar. Vertemos poco a poco la crema sobre los moldes ayudándonos de un tamizador para evitar grumos. Si lo prefieres puedes pasar toda la crema por un colador a otro recipiente y luego ponerlo en los moldes. Así lo hago yo, y es más práctico creo. 

4. Poner los moldes al baño maría. Yo prefiero hacerlo en el horno, pero si tienes otro método tipo olla express puedes usarlo. Llenas una bandeja de agua para que cubra al menos dos dedos la pones en el horno previamente precalentado y la dejas durante unos 45 minutos, hasta que cuaje. Como consejo te diré que cuando hagas un baño maría siempre tapes o protejas con papel de aluminio o papel de hornear la parte superior para evitar que el agua de condensación pueda mojar la crema. Hazle agujeritos al papel para que pueda escapar el vapor. Usa la función arriba y abajo. La temperatura debe ser de 125ºC. Recuerda que muchos hornos mienten con la temperatura. Hay gente que le pone más temperatura y menos tiempo. Da lo mismo siempre y cuando acabe cuajando y eso lo sabremos pinchando con un palillo (tipo magdalena), si sale limpio es que esta cuajado y podemos sacarlo del horno.

5. Ya tenemos nuestro Tocinillo de Cielo casi terminado ahora solo queda dejarlo enfriar. Para desmoldarlo no hace falta mucho, con darle la vuelta al molde será suficiente. Pero ve con cuidado, no seas valiente y tomate este último paso con precaución. Nadie quiere ver su postre tirado por el suelo o con una mala presentación. 


PRESENTACIÓN

Yo en mi casa siempre los he comido en pequeñas capsulas de magdalena en forma de cuadraditos. Pero hay quien lo sirve tipo tarta de queso así tal cual. A mi agobia comerlo así, prefiero pequeños bocaditos. Recuerda que el Tocino de Cielo es muy dulce así que ojo con los que tenga problemas de azúcar. 

¿QUÉ BEBEMOS? 

Un café iría muy bien, aunque un licor de hiervas tampoco estaría mal. 

HISTORIA Y ORIGEN

Las primeras referencias del Tocinillo de Cielo datan del 1324 y lo sitúan en un monasterio de Jerez den Cádiz. La culpa la tiene le vino. Jerez siempre fue tierra de vinos y en aquel entonce para clarificar los caldos se usaba clara de huevo, de esa acción viene la expresión clarificar las cosas o dejar las cosas claras. La clara absorbe las impurezas del vino pero la yema no servía para mucho. Las monjitas del Convento del Espíritu Santo de Jerez comenzaron a elaborar un dulce a partir de esas yemas. Por su apariencia gelatinosa le llamaron tocino y por su sabor dulce, de cielo. 
Aunque teóricamente la tradición comenzó en Cádiz hoy en día se prepara tocino de cielo por toda España. 

También se conoce a este dulce con otros nombres como Flan Chino o Tarta Capuchina, aunque la proporción de ingredientes variar. 

Curiosidad - El Candié - 
El Candié es un dulce también típico de jerez en el cual se usa vino dulce. Los ingleses de Gibraltar lo llamaban Candy Egg (dulce de huevo) y en Cádiz se traducía como Candié, tal y como lo oían. Es una variedad de Tocino de Cielo que se hizo muy popular a mediados del Siglo XX . 


OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE



jueves, 12 de septiembre de 2013

HUESOS DE SANTO... ¿CÓMO SE HACEN?

Mira por donde hoy me voy a poner religioso hasta los huesos... Vamos a aprender como se preparan los famosísimos Huesos de Santo. Seguro que todos habéis oído hablar de ellos aunque quizás no tengáis el gusto de haberlos probado. Es un dulce que se remonta a la época de la ocupación árabe en la península ibérica así que tienen mucha historia. Mucha historia pero ninguna complicación para hacerlos en casa. Con esta sencilla receta que me han contado vas a poder probarlos y comprobar lo bueno que es preparar tu repostería.


Foto gentileza de Lola en la Cocina



INGREDIENTES

Para el mazapán
  • 300 g DE ALMENDRAS MOLIDAS
  • 300 g DE AZÚCAR GLASS
  • 1 CLARA DE HUEVO
Para el relleno
  • 300 g DE AZÚCAR
  • 12 HUEVOS 
  • 150 ml DE AGUA
Para el almíbar
  • 300 g DE AZÚCAR
  • 150 ml DE AGUA

A COCINAR!!!

1. Mezclamos la almendra molida con el azúcar glas. Le añadimos la clara de huevo y removemos también toda la mezcla. Hasta que nos quede una masa. No te preocupes no va a tener mucha consistencia. El huevo que sea mínimo. Si te quedas corto de clara puedes ponerle una más. Ahora tapamos la masa con un paño y la dejamos reposar durante una hora en el frigorífico. Mientras nos ponemos a otras cosas.

2. Ponemos en un cazo el agua y el azúcar. Calentamos a fuego medio y removemos hasta que veamos que comienza a hervir. Lo dejamos unos diez minutos vigilando siempre la temperatura. Como saber cual es la textura ideal? Coges almíbar con una cuchara y lo vuelves a verter en el cazo. Debe hacer un hilo continuo y espeso, como miel. 

3. Ahora vamos con el relleno que es de yemas. Cogemos un recipiente y vamos poniendo las yemas. Mi consejo es te busque una tacita para abrir cada huevo y verter allí la clara. Porque si se te rompe una yema cuando llevas 11 huevos es una faena. Además si algún huevo sale malo lo podrás apartar a tiempo. Reserva las claras para hacer unas milhojas de merengue por ejemplo. Una vez que todas las yemas están en el recipiente las pasamos por un colador y las reservamos.

4. Ponemos el almíbar a calentar otra vez. Lo justo para que coja calor, tiene que estar a fuego lento. Ahora cogemos las yemas. Las vamos vertiendo poco a poco en el cazo, como si fueran un hilo y removemos. Poco a poco irá cogiendo consistencia, lo separamos del fuego y entonces si podremos usar las varillas eléctricas para que la crema cuaje. La textura tiene que ser tipo crema consistente. Como unas natillas espesas. Lo tapamos y refrigeramos por al menos unas dos horas. Con esto conseguimos que se vuelva menos líquida y sea más manejable.

5. Ahora llega el momento artístico. Hay que darle la forma a los huesos y eso puede ser complicado. Si le coges la maña te van a quedar bonitos, la cuestión es no desmoralizarse. Lo ideal seria hacerlos todos iguales. Haz tantas bolitas de masa como puedas, todas igual de grandes. Las amasas como churritos cilíndricos y les hacemos el agujero interior. Puedes hacerlo con alguna herramienta de cocina que tenga un mango fino y cilíndrico, con un bolígrafo (bien limpio)... eso lo dejo a tu elección. El resultado final debe ser un tubo del tamaño de un dedo más o menos. El agujero interior tiene que ser mayor que el diámetro de un bolígrafo, así que tendrás que ampliarlo con movimientos circulares. Deja bonitos los extremos y redondeados. Hay quien los hace sin necesidad de vaciarlos, como si fueran un canelón. 

6. Llega el momento álgido y ese es rellenar los huesos con las yemas. Para eso lo ideal es usar una manga pastelera o una jeringa de repostería. Rellenamos los canutillos uno a uno. Cuando ya estén todos los montamos en una bandeja sobre papel de hornear. Deben airearse durante al menos dos días y hay que darles la vuelta para que se aireen por los dos lados. Así que cuando lleven un día les damos la vuelta con cuidado. El mazapán se irá poniendo duro y eso le da el toque final a los huesos de santo. 

VARIANTES FINALES

Después de ver muchas recetas me di cuenta que había gente que cuando ya los tenía rellenos los rebozaba con azúcar glass y los dejaban secar en la bandeja. Otros los bañaban en almíbar y los dejaban secar durante más de dos días incluso. Este punto es el que más variaciones tiene. Yo te aconsejo la opción del azúcar glass. Si es la primera vez que los preparas es la mejor opción. Para la siguiente tanda ya aplicaremos otra técnica.

PRESENTACIÓN

Lo cierto es que no es un dulce rápido ni sencillo de elaborar, pero vale la pena el tiempo invertido. Su elaboración en los conventos es muy tradicional, aunque en Semana Santa y sobre todo en el día de Todos los Santos las pastelerías y panaderías de todas las ciudades tienen en sus vitrinas los inconfundibles huesos de santo. 
La receta atravesó el Atlántico y en México los huesos de santo también son toda una tradición muy ligada al Día de Muertos. Allí encontrarás los clásicos y muchas otras variantes. Los vas a ver de colores, rellenos de cremas diversas, de buttercream de sabores, decorados con texturas... 


Variantes de huesos de santo
¿QUÉ BEBEMOS?

Un vino dulce o un licor de hiervas... o tequila. Yo... un café con leche, gracias.

ORIGEN 

El nombre de Huesos de Santo viene dado por su forma alargada y exterior blanco. Puede parecer una tibia en miniatura y además al estar rellenos en el interior podríamos pensar que tiene hasta el tuétano. En fin, la verdad que lo miras y mucha forma de hueso no tiene, pero son tradiciones que se remontan siglos atrás. Además como se comen típicamente en la festividad de Todos los Santos... el nombre es perfecto. 

Espero que os animéis ha preparar los huesos de santo. Si lo hacéis no olvidéis comentármelo y mandarme las fotos para la nueva sección que preparo. 

Un saludo y... Con Dios!!! 

OTRAS RECETAS DE REPOSTERÍA QUE TE PUEDEN INTERESAR DE MI BLOG


viernes, 30 de agosto de 2013

BIENMESABE ANTEQUERANO. TARTA, DULCE Y POSTRE.

Hoy tengo un dulce sugerido por un amigo de Antequera, el Bienmesabe Antequerano. Con este nombre tan sugerente quien puede resistirse a probar este postre tan tradicional. Lo cierto es que antes de que Juanfran me hablase del Bienmesabe no lo había oído nombrar nunca. Investigando descubrí que también existe otro Bienmesabe del cual también te dejo la receta bienmesabe canario.
Tampoco me sorprende, existen tantísimos platos típicos desconocidos para mi que me siento como un explorador que llega con
 su barco a un nuevo continente por descubrir. Continuar...




INGREDIENTES PARA 4 - 6 PERSONAS

  • 400g ALMENDRAS
  • 12 HUEVOS
  • AZÚCAR 1 KG
  • AGUA 250 ml 1/4 DE L
  • CANELA 2 CUCHARADAS
  • BIZCOCHOS DE SOTELILLA (Ahora lo explico)
  • CABELLO DE ÁNGEL
  • ALMÍBAR 
  • ACEITE DE OLIVA SUAVE
  • AZÚCAR GLASS

Los bizcochos de sotelilla son esas típicas galletas alargadas, secas y esponjosas con forma de de dedos largos. También se conocen como lenguas de gato o bizcochitos secos. Las venden en cualquier supermercado. Pueden ser más largos o más anchos pero la esencia es la misma. Seguro que ya sabéis que son los bizcochos de sotelilla. Respecto al cabello de ángel, con un bote pequeño es suficiente. El almíbar ya sabemos todos como se prepara: azúcar, agua, un cazo...


A COCINAR!!

Lo primero va a ser freír la almendras en aceite de oliva suave y luego, una vez frías molerlas. También podemos tostarlas así quedarán con menos grasas e igual de buenas.
Después añadimos a un bol los huevos, las almendras y la canela y removemos todo muy bien hasta que quede un pasta uniforme. Reservamos.
Tras eso ponemos en un cazo el agua y encendemos el fuego. Cuando este caliente le echamos el azúcar y lo llevamos a ebullición. El fuego debe estar al 7 de 10 más o menos. Removemos de vez en cuando y en el momento que empiecen a formarse burbujas grandes le añadimos la mezcla que habíamos dejado reservada hasta llevarla de nuevo a ebullición. Debe quedar como una crema espesa. Hay que dejarlo reposar hasta que no esté muy caliente.

En un recipiente ponemos alineados los bizcochos en una capa. Después los mojamos con el almíbar y dejamos que se empapen bien. Ahora ponemos por encima una capa de cabello de ángel. La cantidad es al gusto porque hay gente a la que no le gusta mucho el cabello de 
ángel, a mi me encanta. Por último ponemos sobre la capa de cabello de ángel la mezcla dulce que teníamos en el cazo. 

Ahora solo nos falta la típica decoración del Bienmesabe. Espolvoreamos azúcar glass y sobre ella un poco de canela en polvo. Para ellos podemos usar un sencillo molde hecho con papel (un poco de manualidades también en El Plato Típico). Este consejo es de una antequerana que ha comentado la receta. GRACIAS! 

El resultado final es un pastel dulce fantástico y lleno de sabor. Las almendras tostadas compensan en dulzor del resto de ingredientes. No obstante no podemos olvidar que es repostería dulce tradicional. Con esto quiero decir que tiene que estar dulce... ahora se estila mucho eso de postres que no tienen azúcar y son ligeros... el Bienmesabe no es de esos. Es para disfrutarlo sin complejos.

PRESENTACIÓN

Este postre se sirve como si fueran milhojas. Es decir se trocea en porciones cuadradas y a comer. Puedes adornarlo con alguna fruta del bosque, frambuesas, arándanos o moras. 

QUÉ BEBEMOS?

Bueno teniendo en cuenta que es un postre muy dulce yo apostaría por un café. Pero cada uno tendrá su propia teoría sobre con que comer los Bienmesaben. Si me esta leyendo algún antequerano que me recomiende alguna bebida para este dulce.

ORIGEN

El bienmesabe antequerano tiene un origen milenario. Se creé que origen llega del tiempo de los romanos que vivieron en Antequera hace mas de 2000 años. Otros piensan que los árabes son los verdaderos creadores de esta popular receta. Lo cierto es que los ingredientes me cuadran más con la repostería árabe. Con el tiempo la receta del Bienmesabe se refugió en el Monasterio de las Clarisas de Antequera. Quizás por ese motivo este postre también podemos saborearlo en Monasterios de las Islas Baleares y Canarias. Las monjas en muchas ocasiones intercambiaban las recetas para aumentar su repertorio de dulces. 
Fue en el último cuarto del siglo XX cuando el bienmesabe volvió a coger fuerza en la gastronomía popular antequerana. Hoy en día en cualquier panadería, pastelería o cafetería podemos encontrar este postre tan tradicional y característico de la zona. 

Espero que os animéis a prepara este pastel tan tradicional, la verdad es que se ve riquísimo. 

Gracias a Juanfran y Estefanía por pasarme la receta. Un abrazo gordo a los dos.

OTRAS RECETAS DE REPOSTERÍA QUE TE PUEDEN INTERESAR







lunes, 29 de julio de 2013

ROLLOS DE AMOR DE JUMILLA

Solo por el nombre que tiene, este dulce tradicional jumillano ya merece estar en El Plato Típico. Los Rollos de Amor son uno de los muchos secretos que guarda la repostería de la localidad murciana de Jumilla





OTROS NOMBRES
Almojábenas (en Orihuela), Roscos de Amor

INGREDIENTES

  • 250 ml DE AGUA (1 VASO Y 1/3)
  • 135 ml DE ACEITE DE OLIVA 
  • 65 ml DE ACEITE DE GIRASOL
  • 250 g DE HARINA DE REPOSTERÍA (2 VASOS)
  • AZÚCAR GLASS
  • 5 HUEVOS M
  • 1/2 L DE AGUA
  • 6 CUCHARADAS DE AZÚCAR NORMAL
  • CANELA EN RAMA 
  • LA PIEL DE UN LIMÓN, SIN LO BLANCO
A COCINAR!!

1. Mezclamos los dos aceites, el de girasol y oliva. Esto suele hacerse en muchas recetas de repostería para debilitar la potencia del sabor del aceite de oliva sin quitarle protagonismo. Ponemos la mezcla de aceite y el agua en una olla o cazo a fuego alto hasta que hierva. Entonces poco a poco con una cuchara vamos añadiendo la harina (que debías haber tamizado) y vamos mezclando hasta conseguir una masa homogénea. Esto podemos hacerlo con el cazo retirado del fuego o a fuego muy lento. Ahora toca esperar una media hora hasta que se enfríe totalmente (no lo pongas en la nevera... paciencia). 

2. Ahora viene el punto delicado y clave, añadir los huevos. Se tiene que hacer de uno en uno para que quede bien, y hasta que el huevo no está totalmente integrado en la masa no se pone el siguiente. Con una cuchara de palo, con paciencia y siempre en el mismo sentido para favorecer la mezcla. Esto es muy importante, si no lo haces es posible que no te queden bien. 

3. Sacamos la bandeja del horno y lo ponemos a precalentar a 200 ºC con la función aire si es posible. Engrasamos la bandeja y vamos poniendo pegotones de masa. Ten en cuenta que la masa resultante es muy pegajosa, puedes usar la cuchara de madera para ponerlos. En el horno doblarán el tamaño que tienen, así que sepáralos bien y no pongas más de 8 por tanda. 
Mójate un dedo en agua para darles la forma redondeada y hacerles el agujero. Así es como se hace tradicionalmente, si prefieres usar una cuchara también te servirá.
Ahora los dejamos en el horno durante unos 20-25 minutos. Recuerda, ese tiempo es con la función de aire. Además debes controlar que no se quemen, vigílalos. Si notas que se están quemando por arriba baja la temperatura, no pasa nada. 

4. Cuando ya estén bien hechos los sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre la misma bandeja. Espolvoreamos azúcar glass por encima. La cantidad ya es a gusto de cada uno, en Jumilla le ponen bastante. Como variante diré, que antes de espolvorearlos hay quien los moja con almíbar. La verdad es que así están más ricos. 

5. El almíbar es muy fácil de preparar. Se pone el agua a calentar junto con las 6 cucharadas de azúcar, la canela en rama y el limón. Se deja a fuego lento hasta que vaya reduciendo y ya tienes tu almíbar listo. Mejor aplicarlo mientras estén calientes los rollos. 


PRESENTACIÓN

En una bandeja con un papel debajo para que absorba el exceso de almíbar. Los apilamos de forma caótica. No, no son macarons, ni pastitas danesas. Son Rollos de Amor de Jumilla y no necesitan ser perfecto, porque no existen los amores perfectos, pero sí los riquísimos y dulces.

VARIANTES

Ya te las expliqué antes. Almíbar sí o almíbar no, aceite de oliva al 100% o adulterado con suavizado con girasol, más o menos azúcar glass. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Como todo dulce manchego, la mistela, los licores de hiervas y un moscatel serían lo mejor. Con una café bien rico también van perfectos.

ORIGEN

Los Rollos de Amor son un dulce de origen árabe, aunque hay quien piensa que realmente pueda ser un dulce judío. En cualquier caso son muchas las generaciones de jumillanos que han ido pasando la receta de unos a otros hasta llegar a nuestros días. Por supuesto los monasterios de la zona también tuvieron un papel muy importante a la hora de conservar la tradicional elaboración. Ahora todos podemos disfrutar de este dulce tan exquisito y sencillo de elaborar. El nombre viene dado de que son típicos de San Valentín.

viernes, 26 de julio de 2013

PANECICOS DULCES DE HELLÍN O PANECILLOS DULCES

Hola amigos y compañeros. Siguiendo con la vena reposte-típica hoy volvemos a los Campos de Hellín para aprender como se hacen los panecicos dulces o panecillos dulces. Este dulce es tradicional de toda la esa zona de Albacete y también de algunos pueblos cercanos de Murcia. Evidentemente por cercanía. Son típicos de Semana Santa, pero puedes comerlos en cualquier época del año. Para que mi padre no me desherede tengo que confirmar que este dulce también es típico de Tobarra.





INGREDIENTES
  • 1 LIMÓN
  • 1 NARANJA
  • AGUA 1/2 L
  • CLAVO 
  • PIÑONES
  • CANELA EN RAMA
  • AZÚCAR 250 g
  • PAN RALLADO 300 g
  • 2OO ml de ACEITE DE OLIVA
  • 6 HUEVOS

A COCINAR

1. Tenemos que quitarle la piel al limón y la naranja intentando que sea solo piel, sin lo blanco. Te aconsejo que uses un buen cuchillo o un pela-patatas afilado. Ponemos el agua en un cazo junto con el clavo y la rama de canela. También añadimos el azúcar, 5 clavos y un puñado de piñones. Si no tienes rama de canela... puedes usar canela en polvo pero no quedan igual. Ahora calentamos el agua para hacer un almíbar.  Hay que dejarlo a fuego lento y esperar que hierva. Lo mantenemos así entre 15 o 20 minutos, burbujeando. 

2. Mientras nos ponemos con los panecillos. Para ello necesitaremos las 6 claras de los huevos y 4 yemas. Batimos al punto de nieve y entonces añadimos el pan rallado, vamos envolviendo con una espátula de abajo arriba. Poco a poco para que no pierdan el aire y queden más esponjosos. Déjalos respirar durante 5 minutos y no te preocupes se luego se queda más espesa y compacta, es normal. 

3. Ahora ponemos el aceite a calentar, ponle un trocito de masa flotando pequeño y cuando veas que comienza a burbujear ya tienes la temperatura. No debe ser muy intenso, mejor freírlo a fuego bajo para controlarlos mejor y que no se quemen. Se hacen muy rápido son casi un vuelta y vuelta. No pongas muchos de golpe a freír que si no te quedaran uno negro y otro blanco. Mi consejo es que con una cuchara cojas un trozo de masa y te ayudes con otra para dejarla caer al aceite. Pon tres cada vez, cuando tengas las tres vas dándoles la vuelta por el mismo orden que las pusiste en la sartén. Los vas sacando y dejando en un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite unos minutos.

4. Ahora que tenemos el almíbar terminado ponemos en el cazo los panecillos y dejamos que se cuezan durante unos 15 minutos. En este punto hay gente que no lo hace así. Hay quien directamente pone sobre el plato o la fuente de panecicos dulces el almíbar y terminan ahí la receta. Cualquiera de las dos maneras es buena, pero son diferentes. Hirviéndolos en el jugo quedan más borrachitos y con más sabor. De la otra manera quedan más caramelizados por encima y sequitos por dentro. Tu eliges. 

5. Por último los dejamos enfriar sin sacarlos del almíbar en la nevera, tapados. Ni se te ocurra meterlos calientes en la nevera. Hay que dejarlos enfriar a temperatura ambiente y luego al refrigerador. Al día siguiente estarán perfectos para comer.

Como consejo decirte que contra más secas estén las cáscaras de limón y naranja mejor. Si tienes una nevera no-frost déjalas un par de días antes y se secarán rápido.

PRESENTACIÓN

Los panecicos o panecillo dulces... no son bonitos, son un poco amorfos. Dice la tradición que así debe ser, así que los ponemos todos en una fuente bonita o platito de porcelana. Puedes adornarlos con alguna piel de naranja, limón y alguna flor de azahar. Ponles los piñones de la salsa por encima para que estén más estéticos. 

VARIANTES

Ya las he ido mencionando por el camino. Lo curioso es que este dulce también se come con potaje de garbanzos manchego. De hecho así las comía yo siempre, solo que no las pasaban por almíbar y les ponían perejil. Así las hace mi madre. Se mojan como esponjas y están muy ricas.

¿QUÉ BEBEMOS?

Un poquito de moscatel, orujo de hiervas o anís estaría bien.

ORIGEN

Volvemos a lo mismo de siempre, parece que el origen es árabe.


CURIOSIDADES

Si os dais cuenta hay muchos dulces típicos de Semana Santa, y es normal. La gente más humilde que vivía en los pueblos alejados de los nobles y señores, solo podían permitirse algunas alegrías al año. La Semana Santa era la excusa perfecta para poder gastar un poco más y preparar unos dulces. No los hacían el resto del año sencillamente porque no se podía económicamente, no la gente humilde al menos. 

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE