Mostrando entradas con la etiqueta cupcakes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cupcakes. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de noviembre de 2013

Cupcakes de café y castaña

Hola. La receta que voy a presentar a continuación pertenece al reto semanal entre blogueros cocinillas. Esta semana tengo que reconocer que podría haberlo hecho mucho mejor. Finalmente volví a liarme con los ingredientes... y aunque el café no formaba parte de los obligatorios mi subconsciente decía... "que sí tonto l'haba, que pongas café". El resultado ha sido unas cupcakes de café rellenas de compota de manzana y con un topping de crema de castañas... coronado con una galleta de Peppa Pig.

RETO SEMANAL COCINILLAS Nº8

CUPCAKES DE CAFÉ Y CASTAÑA







INGREDIENTES OBLIGATORIOS


  • HARINA
  • HUEVO
  • CASTAÑAS
  • GALLETAS
  • MANZANAS
  • ¿CAFÉ?... No, café no... pero yo sí, porque yo lo valgo.

 INGREDIENTES UTILIZADOS PARA LA BASE DE LAS MAGDALENAS
  • HARINA 170g
  • HUEVOS 2
  • AZÚCAR 125g
  • ACEITE DE OLIVA SUAVE 125ml
  • LEVADURA 2 CUCHARADITAS
  • CAFÉ DESCAFEINADO SOLUBLE 2 CUCHARAS
  • LECHE 125ml 
  • AZÚCAR MORENO 2 CUCHARADAS 
  • CANELA EN RAMA
  • MANZANA 1
  • MISTELA DOS O TRES CUCHARADAS 
1. Lo primero que vamos a hacer son las cupcakes, luego nos pondremos con la crema de castañas. Precalentamos el horno con función arriba y abajo a 200ºC. En un bol mezclamos el aceite de oliva suave y el azúcar hasta que queden bien integrados. Después en otro bol batimos muy bien los huevos, tienen que quedar espumosos. Añadimos los huevos a la mezcla de azúcar y aceite y removemos con unas varillas.
2. Calentamos la leche y luego le añadimos dos cucharadas de café soluble. Le damos unas vueltas con una cucharita. Yo puse descafeinado porque así todos pueden comer, pero si te apetece meterle un café potente lo puedes hacer. Añadimos al bol la leche con el café. 
3. Tamizamos la harina junto con la levadura y la vamos añadiendo al recipiente mientras seguimos batiendo. Ya tenemos nuestra masa, ahora vamos a por la manzana.
4. Cortamos la manzana en trocitos muy pequeños y la ponemos en un recipiente. La maceramos con un chorrito de mistela durante unas horas. Sí no tienes mistela puedes usar cualquier vino dulce. En un cazó ponemos medio vaso de agua, una ramita de canela y dos cucharadas de azúcar moreno. También le pondremos los taquitos de manzana. Calentamos a fuego bajo-medio durante unos 15 minutos. La manzana debe quedar blanda, pero al mismo tiempo con consistencia. Una vez lista sacamos la manzana del cazo y la reservamos.
5. Rellenamos las cápsula de cupcakes 3/4 partes. No sube mucho y lo debería hacer en forma plana. Ponemos un poco de manzana en cada molde y removemos con un palillo para que no se queden en la superficie. 
6. Las metemos al horno y bajamos la temperatura a 160ºC durante 20-30 minutos, depende de tu horno. El mío tiene vida propia y cada día le da por ser impreciso de una forma diferente. Yo lo aprecio y he aprendido a quererlo con sus virtudes y sus defectos. Cuando estén listas las sacamos del horno y las dejamos en la bandeja por 5 minutos. Después las pasamos a la rejilla hasta que se enfríen. 



INGREDIENTES PARA LA CREMA DE CASTAÑAS
  • CASTAÑAS UNAS 20 UNIDADES
  • AGUA
  • AZÚCAR
  • LA PIEL DE UNA NARANJA
  • UNA VAINA DE VAINILLA O ESENCIA 
1. Para pelar las castañas hay varios métodos, es la parte más tediosa y aburrida de la receta. Hay que hacer un corte circular que rodee totalmente a la castaña, para que sea más sencillo quitarle la piel luego. Te aconsejo un método para pelarlas con facilidad, darles un golpe de microondas. Con esto no me refiero a que las tires contra el microondas ni viceversa. Simplemente en tandas de cuatro castañas calentamos durante diez segundos a la máxima potencia. Te aconsejo que primero las peles y luego metas otras cuatro. Si metes las castañas sin rajarlas al microondas es posible que te exploten, esa lección la aprendí ya hace años... igual que la de meter un huevo en el microondas y que luego te reviente en la cara... parece gracioso pero duele un montón.
2. Vale vamos por el siguiente paso que me lío y no avanzamos. Las castañas ya están peladas del a piel exterior y la interior. Ahora ponemos a calentar agua en un cazo. La suficiente para poder cubrir las castañas. Calentamos a fuego medio hasta que veas que las castañas se pueden aplastar con un tenedor sin esfuerzo. Sacamos del cazo las castañas y las ponemos en un mortero. Las vamos machacando hasta que nos queda  una pasta. Mientras añadimos al agua que nos había quedado en el cazo un par de cucharadas de azúcar, una vaina de vainilla o una cucharadita de esencia. Calentamos durante unos 10 minutos sin dejar de remover. No queremos un sirope, más bien lo que queremos es un almíbar. Así que si te queda muy denso añade un poco de agua más. 
3. pasamos la pasta de castaña a un vaso de batidora y vertemos cucharaditas de nuestro almíbar hasta que la pasta se vuelve más manejable. Batimos con la batidora para eliminar los trocitos de castaña que pudieran quedar. Debemos obtener al final una crema de consistencia parecida a la del queso de untar. 
4. Con una espátula o un cuchillo plano ponemos un poco de crema de castañas sobre las cupcakes para dejarlas totalmente planas. Después la introducimos en una manga pastelera y decoramos las cupcakes con un movimiento circular y siempre de fuera hacia dentro. Decoramos con una galletita. 

LISTO!

Bueno como ya os dije no es una receta muy arriesgada, seguro que mis compañeros de reto han conseguido platos más elaborados. Espero subir mi nivel de cara al próximo desafío. 

Autoevaluación

Teniendo en cuenta que en el último reto me faltó un ingrediente y en este me ha sobrado otro el mundo vuelve a su equilibrio natural y el riesgo de que aparezca un agujero negro de caos y destrucción desaparece por el momento. Tengo que reconocer que pese a la sencillez de la receta las cupcakes están riquísimas. Nunca las había hecho de café y combinan muy bien con la crema de castañas. 
Tuve un problema que me hizo perder un buen rato y por desgracia tirar ingredientes a la basura, cosa que odio. Al mezclar el azúcar con el aceite algo no me olía bien... mi mujer sin saberlo la pobre, había puesto la botella de aceite para reciclar en el sitio del aceite nuevo... imaginaros a que hubieran sabido las cupcakes. Tuve que empezar de nuevo. 

Estos moldes no sirven para esto... mal, muy mal Fer


La idea inicial era hacer una especie de donuts con unos moldes que nunca había usado. El resultad fue el que podéis ver en la foto... no se despegaron. Ahora lo pienso y digo... lógico. Esos moldes no son para eso, ahora me tocará comérmelos con una cucharilla para desayunar. Así que al final me decidí por la solución más sencilla, cupcakes. 
De todo se aprende y más aún de los errores, yo estoy aprendiendo una barbaridad últimamente. 

Hasta el próximo reto! Un saludo! POKEMON!


SÍGUEME EN TWITTER 




lunes, 28 de octubre de 2013

Panellets, dulce tradicional del Día de todos los Santos

Aprovechando que se acerca la festividad de Todos los Santos voy a proponeros una receta muy sencilla y rica, els panellets. Els panellets es un término de origen catalán que podría traducirse como "los panecillos". Originariamente estos pequeños pastelitos usaban como base la almendra molida, el azúcar y los piñones. Actualmente las variaciones son casi infinitas. Son tradicionalmente típicos de Cataluña y algunas zonas de Aragón y Comunidad Valenciana.





INGREDIENTES

PARA LA BASE
  • ALMENDRA MOLIDA 250 g
  • AZÚCAR 200 g
  • 2 HUEVOS M
  • 1 LIMÓN
PARA ADORNAR (TODOS SON OPCIONALES)
  • ALMENDRA ENTERA
  • PIÑONES
  • MERMELADAS 
  • COCO RALLADO
  • FRUTOS SECOS, PASAS, ARÁNDANOS
  • FRUTAS CONFITADAS
Lo primero que os quiero comentar es que hay cientos de posibilidades para adornar un panellet una vez que ya lo tenemos hechos. Los ingredientes que he puesto para adornar son todos opcionales. Puedes dejar volar tu imaginación y usar cosas que tengas en casa. Yo haré precisamente eso, usaré dulces que tengo por los armarios. 

La almendra es mejor que sea totalmente molida, la triturada no queda igual. El azúcar puede ser blanquillo normal o glas, tú eliges. Los huevos de tamaño mediano. Del limón vamos a usar principalmente la ralladura, aunque luego podremos usar el zumo para algún aderezo. 


A COCINAR!!!

1. En un bol mezclamos la harina de almendra junto con el azúcar y la ralladura de limón. 

2. Separamos las claras de las yemas. Tenemos que tener cuidado con las yemas, si no las vamos a usar inmediatamente las guardamos en la nevera bien tapadas. Batimos las claras a punto de nieve. Yo uso la batidora eléctrica, pero si te hace ilusión tener una luxación en el codo siempre puedes hacerlo manualmente. Digo esto porque hay gente que me ha comentado que no es lo mismo manualmente que con la máquina. Sí lo es, yo creo que es hasta mejor y más rápido seguro.

3. Lo que sigue ahora es mezclar las claras con la mezcla de almendra, azúcar y limón. Este paso se puede hacer a mano o con la amasadora. Nos tiene que quedar una textura fina y una consistencia tipo mazapán. Cuando la masa es homogénea y consistente vamos haciendo bolitas del mismo tamaño. Las amasamos con las manos y las reservamos sobre la bandeja con papel de horno. Un consejo,  mojaros un poco las manos porque la masa es pegajosa. Es el momento de poner el horno a precalentar a 180ºC, función arriba y abajo. 

4. Ya tenemos nuestro pequeño ejército de bolitas ahora debemos pensar como decorarlas. El panellet más tradicional es el de piñones. Usaremos las yemas que hemos reservado como pegamento y barniz. Nos mojamos las manos con la yema y cogemos un puñadito de piñones. Vamos apretando para que queden bien pegados sin que pierda la forma de bolita. El mismo método si le pones almendra troceada. 
En el caso de ponerle una almendra encima (puede ser cruda o tostada), simplemente ponemos un poco de yema como pegamento y apretamos. Algo similar hacemos con las guindas, fruta confitada. 
Otra opción es hacerlos rellenos o tipo brazo de gitano. Para ello cogemos un trozo grande de masa y hacemos una lamina. Ponemos el relleno en el centro (mermelada, confitura, membrillo, cabello de ángel...) y enrollamos. Luego solo debemos cortarlos en trocitos. 


5. Ya tenemos todos los panellets decorados y listos. Solo falta darles un poco de brillo con la yema de huevo. Con una brochita les damos por todas partes para que queden brillantes y bonitos.
Los metemos en el horno a media altura durante 10 minutos. Hay que vigilar muy bien que no se quemen. El tiempo óptimo está entre 5 y 10 minutos, pero en algunos casos puede llegar hasta 20. Pasado ese tiempo sacamos la bandeja y los dejamos enfriar sobre la rejilla. Ya están listos.



PRESENTACIÓN

Los panellets son pequeños pastelitos que se comen casi de un bocado. Tienes que presentarlos en una bandeja bonita y ellos solos harán el resto. Son ideales para el café. Tradicionalmente suelen comerse acompañados por castañas y boniatos. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Un vino dulce, moscatel, mistela o un café van de lujo con els panellets.

ORIGEN

Los panellets o els panellets tienen un origen muy antiguo. Ya en el siglo XVIII existen referencias sobre la existencia de "Els Panellets de San Marcos" y "Els Panellets de la Santa Cruz". Existen dos teorías acerca de la procedencia de estos dulces.
La primera nos traslada al norte de Europa. Se dice que la gente del norte preparaba estos pequeños bocados altamente calóricos par soportar el duro frío del invierno.
La segunda es todo un clásico, el origen árabe. Lo cierto es que los ingredientes se prestan a pensar que esta sea la opción más real.
En cualquier caso, els panellets arraigaron en los reinos de Aragón y Cataluña como dulce típico del Día de Todos los Santos. Actualmente las pastelerías nos muestran una gran variedad de panellets de elaboración casera en sus expositores. Los ingredientes más tradicionales se mezclan con otros de nueva generación. Pese a que tienen que competir con las galletas y cupcakes de Halloween, els panellets no han perdido peso y siguen estando sobre las mesas de los catalanes en esta semana tan especial. 

OTROS DULCES TRADICIONALES DE MI BLOG

Miguelitos de la Roda
Huesos de Santo
Sigue a EL PLATO TÍPICO EN TWITTER  https://twitter.com/elplatotipico 
Sigue a EL PLATO TÍPICO EN FACEBOOK https://www.facebook.com/elplatotipico


HASTA LA PRÓXIMA

martes, 22 de octubre de 2013

Magdalenas Tradicionales Caseras Paso a Paso

Hola a todos y perdón! No me había dado ni cuenta pero llevo más de una semana sin publicar... mal, muy mal Fer. No valen excusas, pero el virus "constipagripafonimocosil" afecto a todos los miembros de la familia... y aun se resiste a irse. 

La semana pasada El Plato Típico cumplió 3 meses, parece que fue ayer. La verdad es que estoy gratamente sorprendido por todas las visitas que recibe a diario y que suben día a día. Quiero agradecer a todos los visitantes, blogueros y amigos vuestra participación. Fin del momento peloteo.

Hoy martes voy a decantarme por la repostería. Repostería básica, efectiva, rica, con tradición y sin aditivos ni colorantes. Vamos a preparar Magdalenas. Sí sí, magdalenas... sin coberturas, sin fondant, sin colores, sin rellenos, sin música interior que te traslada a realidades paralelas en las cuales alcanzas el karma.
Es un consejo personal a todos aquellos que ahora les da por las cupcakes que por una vez preparen magdalenas de las normales.

Las magdalenas no son de origen español. Parece ser que su auge y popularidad se disparó cuando Madeleine, una respostera de la corte que preparó un postre para el Rey de Polonia que tenía un palacio en Lorena (Francia) allá por el 1755. La otra teoría cuenta que Madeleine preparaba dulces con forma de concha para los peregrinos del Camino de Santiago. Esto supuso la difusión de este bizcochito por toda la ruta y su llegada a España. 

Existe hoy en día una competencia entre magdalenas, muffins y cupcakes. Pese a que hay gente que se empeña en decir que son lo mismo no lo son. Es como decir que la paella, el arroz tres delicias y el risotto son lo mismo. 

Ahora vamos a preparar nuestras magdalenas y después os voy a poner una tabla para que veáis las diferencias. 






INGREDIENTES PARA UNAS 20 MAGDALENAS

  • HUEVOS 2 
  • ACEITE DE OLIVA SUAVE 1 VASO
  • LECHE ENTERA 1 VASO
  • AGUA  1 VASO
  • AZÚCAR 2 VASOS
  • HARINA DE TRIGO 3 VASOS
  • SAL
  • LEVADURA 1 SOBRE

La cantidad de magdalenas que te saldrán también depende de las cápsulas o moldes que uses. Puedes usar bicarbonato en lugar de levadura (2 cucharaditas)


A COCINAR!!!

1. Lo primero que vamos hacer es poner en un bol la harina tamizada, una cucharadita de sal, la levadura y el azúcar. Todo bien mezclado y recuerda que la harina tiene que estar tamizada para evitar grumos. 

2. Calentamos el vaso de agua y mezclamos en otro bol la leche, el agua caliente, el aceite de oliva y los huevos. Mezclamos bien todo hasta que queda una mezcla homogénea. Aquí te voy a dar un consejo. Puedes separar las yemas de la claras. Añadir primero las yemas y batir las claras a punto de nieve. Si añades las claras al final del todo, cuando ya has mezclado con la harina, azúcar... te quedará más esponjoso todo. Hay quien también en este punto le añade ralladura de un limón, de naranja o zumo. Es a gustos.

3. A la mezcla húmeda vamos incorporando la seca. Yo este paso lo hago con mi "supertamizador3000" de 3 €. Antes con el colador era un verdadero show y terminaba enfadado siempre. Vamos batiendo con unas varillas manuales o eléctricas. Por último si has apartado las claras las incorporamos pero sin batidora, con movimientos envolventes de abajo hacia arriba. De esa forma no pierde todo su volumen. 

4. Ya tenemos nuestra mezcla preparada en un bol. Vamos a llenar las cápsulas de magdalenas a la mitad, porque van a subir bastante. Una vez listas en la bandeja con una cucharita de café espolvoreamos sin miedo azúcar sobre las magdalenas. Se formará una costra de azúcar crujiente super rica. El horno tiene que estar precalentado a 180ºC con función arriba y abajo. Tienen que permanecer aproximadamente unos 20 minutos. A partir de los 15 comienza a vigilar. Nunca abras el horno antes de los 20. Pasado ese tiempo puede pinchar con un palillo para ver si están hechas por dentro, debe salir limpio. Dependiendo del tipo de horno se puede alargar hasta 10 o 15 minutos más. Las sacamos del horno y las dejamos 5 minutos en la bandeja, después las pasamos a la rejilla hasta que se enfríen del todo. 

Cuando salgan del horno te darán ganas de bailar de lo bien que huelen. 

PRESENTACIÓN

Son magdalenas, las cenicientas de la repostería. No hace falta disfrazarlas, solo comérselas. 

VARIANTES

Las magdalenas tienen muchas posibilidades. Puedes dejar volar tu imaginación y añadir frutos secos, pasas, arandanos, virutas de chocholate, ralladura de limón, de naranja, esencia de vainilla...

QUE BEBEMOS

Pues son ideales para desayunar y mojar. Café, leche... Yo? Un cacao. 

ORIGEN

Pues como antes me ha entrado el ansia y ya he puesto la historia de las magdalenas no se que poner aquí. A ver... Las magdalenas se han convertido en uno de los componentes del desayuno más comunes en todo el mundo. Pero no en todas partes se les llama del mismo modo por ejemplo:

  • España - Magdalena
  • Francia - Madeleine
  • Chile - Queques
  • Latinoamerica - Panquecitos
Si tú conoces más formas de nombrarlas mándame deja un comentario.

DIFERENCIAS ENTRE MAGDALENAS - MUFFINS - CUPCAKES
            


MAGDALENAS
MUFFINS
CUPCAKES
ORIGEN
FRANCIA 1755
INGLATERRA 1703
USA 1796
ACEITE
ACEITE VEGETAL
MANTEQUILLA
MANTEQUILLA
DULCE
MUCHO
NORMAL
MUCHO
SALADAS
NUNCA
A VECES
NUNCA
ADORNOS
NO SUELE
NO
BARROCO TOTAL
LEVADURA
CASI SIEMPRE
CASI NUNCA
CASI NUNCA
BICARBONATO
CASI NUNCA
POR LO GENERAL
CASI SIEMPRE


He usado la wikipedia como fuente para documentarme. Obviamente hay excepciones pero son cosas que se cumplen por lo general.

Espero que las disfrutes y que si te ha gustado la receta la pongas en práctica. Es fácil de cocinar y además divertido.

Aquí te dejo los enlaces de otras recetas de mi blog de repostería que te pueden interesar. Y si te ha gustado El Plato Típico puedes seguirme en Twitter en https://twitter.com/elplatotipico 

Rebojo Zamorano
Paparajotes Murcianos
Sequillos Alicantinos

HASTA PRONTO!

martes, 30 de julio de 2013

SEQUILLOS, EL ROLLO ROSCO SEQUITO

Los sequillos son típicos de la zona que yo llamo el "triángulo alimurcete". Seguro que los que sois de la zona me entendéis. Estamos hablando del punto en que Alicante, Albacete y Murcia hacen frontera. Esa zona no entiende de comunidades autónomas. Los pueblos tienen costumbres y tradiciones muy parecidas. Será por eso que siendo yo "alicantino borracho y fino" recuerdo de siempre haber visto los famosos sequillos en las panaderías de mi ciudad. Así que no le voy a poner un pueblo de origen a los sequillos. Digamos que son alimurcetenses... y me quedo "más ancho que pancho".




INGREDIENTES
  • 160 gr DE ACEITE DE GIRASOL
  • 200 gr DE HARINA DE TRIGO
  • 250 ml DE AGUA
  • 8 HUEVOS
  • 400 gr DE AZÚCAR GLASS
  • ESENCIA DE VAINILLA
La elaboración es muy similar a la de los Rollos de Amor de Jumilla. 

1. Mezclamos el agua y el aceite en un cazo grande. Cuando comience a hervir retiramos del fuego y vamos incorporando la harina tamizada poco a poco, sin parar de darle vueltas. Cuando esté todo bien mezclado lo dejamos respirar y enfriar durante un rato.

2. Ahora es el momento de incorporar los huevos. Lo haremos poco a poco, de uno en uno. Con cuidado de no cortar la masa. Para que esto no suceda te aconsejo que al mezclar siempre uses el mismo sentido de giro y no lo cambies. Añade todos los huevos menos dos, que los reservamos para el merengue. Cuando tengas la masa terminada la dejamos enfriar en el frigorífico mientras se prepara el glaseado de merengue.

3. Para el merengue vamos a necesitar la clara de 2 huevos. En un vol mezclamos todos los ingredientes con unas varillas. Tenemos que darle suficiente fuerza al brazo o la batidora como para darle volumen y coja aire, añadimos unas gotas de esencia de vainilla y seguimos batiendo hasta que tenga una consistencia cremosa.

4. Tienes que precalentar el horno a 180 ºC. Cogemos una bandeja y en ella ponemos papel de horno y un poquito de harina. Si no tienes papel de horno puedes engrasar la bandeja, es para que no se peguen.
Para darle forma a los rollos sequitos hay muchas posibilidades, yo os voy a decir dos. La primera una manga pastelera con boquilla grande. Tienes que dejarlos de tamaño donut. La segunda es colocando pegotes de masa con la cuchara y luego darles forma con el dedo mojado en agua. El agujero se hace de ese mismo modo, metiendo el dedo húmedo en el centro y haciendo el hueco.

5. Pues ahora solo queda meterlos al horno a 180 ºC media hora aproximadamente. Vigila que no se pongan demasiado morenos, si lo hacen baja la intensidad del horno. Lo ideal sería usar la función de ventilador. Los sacamos y apagamos el horno. Ponemos el merengue por encima de los rollos con todo el arte que podamos. Para que te quede bonito usa una manga pastelera de boquilla grande redonda, pero con una cuchara y a pegotones también sirve.

6. Volvemos a meter la bandeja en el horno con los sequitos ya casi listos. Solo hay que dejar que el glaseado se ponga duro. Con el calor del horno apagado debería bastar.

Ya tienes tus sequitos terminados.

PRESENTACIÓN

Los sequitos no tienen mucho que presentar, si acaso dejarlos puestos bien bonitos unos sobre otros y poco más.

VARIANTES

Yo le pongo esencia de vainilla al glaseado, pero puedes prescindir de ella. Por lo demás esta es la receta. También puedes ponerle unas gotitas de limón al glaseado opcionalmente.

¿QUÉ BEBEMOS?

Mistela bien fresquita! Los sequitos como su propio nombre indica, no son fáciles de tragar sin más. A la hora del café también es muy típico servirlos. Yo recuerdo de pequeño que mi madre los compraba en bolsas. El glaseado que se despegaba de los sequillos quedaba al fondo de la bolsa y eso era lo primero que yo me comía.

ORIGEN

Como ya te he comentado antes los sequillos en forma de rollos con glaseado de merengue por encima son clásicos de algunos pueblos de La Mancha, de Murcia y del interior de Alicante. Hay más dulces de repostería que se llaman sequillos o sequitos... pero no son el mismo. Dicen que Jumilla es el lugar de procedencia de este dulce, pero los alicantinos lo han tomado como algo muy suyo. Sobre todo en la zona de Novelda, Elda, Castalla, Petrer... son toda una tradición.

Bueno pues quien sea alicantino y no tenga un recuerdo de la infancia con sequillos es un bicho raro. Espero que todos os animéis a hacer esta receta tan fácil, ya que lamentablemente los sequillos han desaparecido de nuestras pastelerías y panaderías. Parece que ahora no existe otra cosa que no sean las cupcakes... no tengo nada en contra de ellas (yo las hago) pero nuestros dulces tradicionales son insustituibles. Tenemos que protegerlos y darles valor. Nadie lo va hacer por nosotros. Demostrad a vuestros hijos lo ricos que estaban los dulces de nuestra infancia. Que no todo son magdalenas tuneadas con figuritas de Peppa Pig.





AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE