Mostrando entradas con la etiqueta méxico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta méxico. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de julio de 2014

¿CÓMO SE HACEN LOS BUÑUELOS DE CALABAZA?

La verdad es que pese haber oído mil veces hablar de los famosísimos buñuelos de calabaza jamás los había probado.

 Lo cierto es que los buñuelos son un dulce típico de Valencia y dicen las malas lenguas que es más sencillo y rápido comprarlos en la calle que elaborarlos en casa. Para que os hagáis una idea los buñuelos vienen a ser como los churros. Hay puestos en los que los elaboran y también los hacen en ciertas panaderías, cafeterías y churrerías claro. Pues nunca los había probado, hasta que los he preparado y... no puedo comparar. Pero parece que me han salido buenos, eso dice Patricia (a mi también me parecieron riquísimos), la cuestión es que la receta era buena y tuve la suerte del principiante. Espero que a vosotros os pase lo mismo. 


OTROS NOMBRES Y VARIANTES: Buñuelos de Viento, buñuelos rellenos, buñuelos de crema, buñuelos del Ampurdá...





INGREDIENTES

  • 250 gr DE HARINA 
  • 600 gr DE CALABAZA
  • 1 CUCHARADITA DE LEVADURA EN POLVO
  •  4 HUEVOS M
  • 50 gr DE AZÚCAR
  • SAL
  • LA RALLADURA DE DOS NARANJAS
  • ACEITE DE GIRASOL
A COCINAR!!

Tengo que admitir que yo he usado mi flamante nueva amasadora para esta receta, pese a que en la original usaban el método del volcán. 

1. Lo primero es poner agua en un cazo. Hay que limpiar la calabaza de pipas y piel para dejar solo la carne. La dejamos hervir un buen rato como si fuéramos hacer puré o crema de calabaza. Tiene que quedar blanda. Cuando esté hecha la pasamos por la batidora y reservamos el puré. El agua del cazo no hay que tirarla porque la vamos a usar para hacer la masa.

2. Ahora vamos con la masa. Tamizamos la harina, como siempre, para evitar que se formen grumos. La mezclamos con una pizca de sal, la levadura y la azúcar. Vamos a utilizar solo las yemas de los huevos. También ponemos la ralladura de las naranjas. Mientras se sigue amasando añadimos chorritos del caldo de cocción y finalmente el puré de la calabaza hasta tener una textura como la de los churros. Acuérdate como los amasa el churrero, debe ser más manejable que la del pan. No deben quedar grumos, la masa debe ser fina para que queden sin sorpresas. Las claras que habíamos separado de las yemas hay que llevarlas a punto de nieve. A ver, en este punto os cuento mi problema. Tengo una batidora amasadora que facilita mucho las cosas, pero no puedo usarla al mismo tiempo para levantar las claras y amasar la mezcla. Eso lo descubrí tarde y me tocó hacerlo a mano, cosa que es cansina y desesperante. Así que cuando separes las yemas de las claras usa la batidora amasadora para dejar preparado el punto de nieve. Creo que me habéis entendido. Para incorporar las claras a la mezcla lo hacemos con una cuchara o espátula de abajo arriba con un movimiento envolvente. La idea es que pierda poco aire, así quedan más esponjosos. 

3. Ahora vamos con el "momento freidora". Debemos poner en la sartén aceite en abundancia como si fuéramos a freír patatas. Y tiene que estar ya caliente cuando pongas los buñuelos. Para darles forma simplemente con dos cucharas, como si fueran croquetas, y los ponemos en el aceite. Tienen que quedar dorados. Te recomiendo que los vayas poniendo sobre un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite. Mientras aún están calientes y sobre el plato ponemos un poco de azúcar por encima para decorar y darte un toque más dulce. Ya veis que hasta en este detalle se parecen a los churros. 

PRESENTACIÓN

Los buñuelos son un dulce no muy estético, es complicado que te salgan dos iguales. Así que no te esfuerces mucho, los pones en un platito con su azúcar y a comer. Están más ricos recién hechos. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Un chocolate calentito o un café con leche, son lo ideal para poder mojarlos.

ORIGEN

Es un clásico encontrar puestos de buñuelos en las fiestas de Fallas de Valencia y en general de cualquier pueblo valenciano. Compite y yo diría que incluso supera en ventas a los míticos churros, por lo general se venden en el mismo puesto ambulante. Pero no son exclusivos de Valencia. Existen muchas zonas de España como Cataluña, Islas Baleares, Aragón y Andalucía donde son muy típicos. Es más en Colombia, Cuba, Ecuador, México y USA también se consumen. Hay tanta variedad que incluso los hay de gamba, de carne, de queso... 

Bueno señores y señoras, niños y niñas, damas y caballeros (como dice mi hija), pues ya hemos aprendido algo más. Los buñuelos son un producto de producción multinacional. Espero que os animéis a intentar hacer los vuestros en casa y que os salgan tan ricos como a mi la primera vez. Ánimo.

 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

lunes, 9 de diciembre de 2013

Roscón de Reyes Casero ¿Cómo se hace?

Hola a todos y Feliz Navidad. Uno de los postres más típicos de la Navidad después del turrón y los mazapanes es sin duda el Roscón de Reyes. La tradición dicta que solo en la noche de reyes, 6 de enero, se debe comer este bizcocho en forma de rosca tan rico... aunque ahora los supermercados quieran que los compremos un mes antes a un mes después. En cualquier caso preparar tu propio Roscón de Reyes es sencillo y el resultado es más satisfactorio. Existen muchas versiones de Roscón de Reyes, yo he optado por una que vi hace un tiempo en la que se usa masa madre rápida. Y está es la que os voy a enseñar hoy. Espero que os guste. 

Por cierto está receta corresponde al reto de Navidad de los blogueros cocineros. Un grupo de personas excepcional que cocina de maravilla y del que estoy aprendiendo mucho. Aquí tenéis el link para ver todas las recetas del reto.  RECETAS DE NAVIDAD RETO






Esta receta pertenece al reto de blogueros cocinillas. En esta ocasión y aprovechando las fechas de Navidad hemos decidido plantar cada uno una receta tradicional que nos sea muy familiar. Y este ha sido el resultado...


INGREDIENTES

MASA MADRE


  • 150 g DE HARINA DE FUERZA (Y no puede ser otra)
  • LEVADURA FRESCA 12.5 g (Y no puede ser otra)
  • LECHE ENTERA 100 ml
  • AZÚCAR 
MASA HIJA
  • 550 g DE HARINA DE FUERZA
  • 25 g DE LEVADURA FRESCA 
  • 200 g DE AZÚCAR
  • 100 ml LECHE ENTERA
  • 3 HUEVOS FRESCOS
  • 100 g DE MANTEQUILLA 
  • LIMÓN Y NARANJA
  • EXTRACTO DE VAINILLA
  • EXTRACTO DE AZAHAR
  • RON
  • SAL
DECORACIÓN
  • FRUTA ESCARCHADA
  • YEMA DE HUEVO
  • AZÚCAR
  • ALMENDRAS O FRUTOS SECOS... A tu gusto.
  • LECHE
  • AGUA
RELLENO
  • NATA
  • CABELLO DE ÁNGEL
  • SOBRASADA... no sobradada no eh. Ni se te ocurra. 

Bueno vamos a empezar diciendo que rellenar el Roscón de Reyes no es imprescindible. Cada uno que haga lo que quiera con su roscón una vez esté terminado. Eso sí... ponerle algún regalito y el haba.

Vamos a necesitar varios bols o recipientes hondos. Cuchara de palo, varillas, tamizador, batidora. Saca ya la mantequilla del frigorífico para que esté en el punto de pomada osea como una crema de mayonesa. 

1. Empezamos por la masa madre. Lo primero será tamizar la harina junto con una cuchara de azúcar. Después calentamos 100ml de leche entera y ponemos medio cubo de levadura fresca, esto es 12.5g. La troceamos y damos vueltas con una cucharilla para que se vaya disolviendo en la leche tibia. Mucho ojo con este paso si calientas demasiado la leche matarás la levadura, que está viva. No irás a la carcel, pero como castigo no te subirá la masa y tu roscón será un desastre. Nunca la calientes a más de 30ºC. Es un consejo importante. 


Ponemos la harina en un recipiente dejando un hueco en el medio y vertemos allí la mezcla líquida de leche y levadura. Removemos con una cuchara de palo poco a poco de dentro a fuera para evitar grumos. Lo de la cuchara te servirá durante un ratito, pero al final tendrás que meter las manos en la masa. Además si no lo haces se irán quedando pegotes al fondo que luego serán más difíciles de integrar en la masa. La masa es pegajosa y un poco incomoda de trabajar, pero hay que hacerlo con paciencia. En 10 minutos obtendremos una bola compacta y así debe ser, compacta. Ahora ponemos en un recipiente hondo agua tibia. Hacemos una cruz en la masa para que respire mejor (como si fuera un pan) y la metemos al agua tibia (nunca más de 30ºC para no matar la levadura).





Si no amasas bien la masa tendrá aire y si eso pasa flotará. Si amasas bien la masa se irá al fondo y solo subirá cuando ya esté lista. Si tu masa flota dale 10 minutos más o menos antes de retirarla. Si no flota la saques cuando decida subir a la superficie ella sola. Si no sube nunca... le llamaremos la masa Titanic. Va a aumentar al doble de su tamaño más o menos. La sacamos del  agua y la dejamos en un recipiente a la espera. 




2. Masa del Roscón o masa hija. Lo primero tamizar la harina. Después vamos a rallar una naranja y un limón sin tocar la parte blanca de la piel. Ahora en un recipiente hondo ponemos los huevos y los batimos. Mezclamos en los huevos el azúcar y batimos. Añadimos las ralladuras de limón y naranja, una cucharadita de esencia de vainilla, dos cucharaditas de ron y media de sal. Mezclamos todo muy bien. El huevo debe levantarse un poco, es decir ponerse espumoso. 




Mientras bates puedes calentar la leche entera y mezclar con ella la levadura. En este caso un cubito entero. Repito, no sirve la levadura en polvo. Tiene que ser levadura fresca, la venden en la sección de lácteos de cualquier supermercado. Casi siempre junto a la mantequilla. 
Mezcla finalmente la leche con el huevo.



Ahora volvemos a la harina tamizada, hacemos un pequeño volcán y vertemos la mezcla líquida. Remueve poco a poco con una cuchara de palo integrando bien los ingredientes y evitando grumos. Yo en este punto comencé a usar mi batidora-amasadora. Es sencillita pero me hace ayuda bastante con recetas de este tipo.



Voy mezclando y ayudando con una cuchara a velocidad media. Cuando ya está todo bien integrado añade poco a poco la mantequilla y sigue batiendo. Ahora volvemos a mirar a nuestra olvidada masa madre. Es el momento de que madre e hija se reúnan para formar una sola masa. También es el momento de añadir una cucharadita de esencia de azahar. Si no tienes puedes usar un poco de zumo de naranja, no es lo mismo pero también le da sabor rico. Yo esto también lo hice en la amasadora. La deje a velocidad media-alta unos diez minutos para que se integrará todo muy bien. 



Mientras puedes ir despejando la encimera y poniendo un poco de aceite de oliva sobre ella. Esto nos servirá para poder amasar sin que se pegue. Sacamos la masa del bol y lo dejamos sobre la encimera. Nos untamos las manos con un poquito de aceite o mantequilla y comenzamos a trabajar la masa. Amasamos y vemos que va ganando elasticidad. Yo la cojo con las dos manos y la dejo resbalar hacia abajo y voy repitiendo y repitiendo. Unos 10 minutos bastarán. La masa sigue siendo un poco pegajosa así que vamos a poner harina en un bol... sí sí... otro bol. Este último recipiente debe ser grande porque la masa va a subir al doble del tamaño que tiene ahora. Ponemos la masa hecha una bola en el bol y tapamos con un trapo de algodón. 



Ahora toca esperar a que leve. Yo la deje durante cuatro horas en el salón junto a mi rincón friki donde tengo el portatil y ahora que hace frío el calefactor. También la puedes dejar en el frigorífico o si en tu casa hace mucho frío en la cocina. Si la dejas fuera debe estar más tiempo, unas 12 horas. Si le ayudas con una fuente de calor con 4 horas serán suficientes. 



3. Ya han pasado 4 horas (¿Ves que rápido?), y nuestra masa ha subido al doble más o menos. Con esta cantidad de masa te dará para preparar dos roscones o uno gigantesco. Yo te recomiendo que cortes la masa en dos.Preparamos dos bandejas por separado con papel de hornear. Sobre la bandeja ponemos nuestra primera bola. Vamos trabajándola para hacerle poco a poco el agujero en el centro, con las manos o con un cucharón. Ten en cuenta que la masa se hincha y sube, así que no te preocupes si queda baja o el agujero grande porque luego se cerrará. Yo les puse un tazón aceitado para que no se le pegue la masa y se mantenga el agujero. Seguramente el primer roscón te servirá de lección y el segundo será perfecto. Si ya has conseguido que tenga la forma deseada ahora hay que meterles los regalos y el haba. Todo siempre envuelto en papel transparente apto para cocina. Si vas a rellenarlos luego de algo no les metas los regalos y cuando lo abras los pones.Y otra vez toca esperar unas dos horas hasta que la masa vuelva a subir al doble de su tamaño. Te recomiendo que pongas un molde, un tazón o un baso para que al crecer no se cierre el agujero y luego tengas que volver a hacerlo. 



4. Ya ha pasado hora y media, y podemos preparar el glaseado para el roscón. Para ello ponemos unas cucharadas de azúcar en un tazón y añadimos agua gota a gota mientras removemos.  Queremos obtener un glaseado basto de azúcar. Puedes añadir alguna esencia a limón o naranja si quieres. Tendremos una glasa pegostiosa pero fluida al final del proceso, como una mermelada. Precalentar el horno a 200ºC.
Batimos los huevos y los mezclamos con unas gotitas de leche. Yo este truco no lo conocía hasta que vi la receta y la verdad es que funciona genial. Sirve para que no se queme el dorado de huevo mientras se calienta en el horno. Cosa que nos suele suceder a veces. Pintamos los roscones con el huevo batido y la ayuda de un pincel de repostería. Yo le pongo fruta escarchada de adorno siempre aunque en esta ocasión solo me quedaban cerezas, aún así quedó muy bonito. Lo que hago es alternar fruta y pegote de glaseado además también le puse almendras crocanti. Pero puedes usar almendra fileteada, entera, nueces, pasas... 



5.Casi listo. Ya tenemos nuestro horno precalentado a 200ºC y los roscones listos para cocinarse. El tema de tener dos bandejas una para cada horno es bastante obvio. Así te evitas tener que coger el roscón y pasarlo de un sitio a otro mientras aún está crudo. Lo dejamos en la parte media del horno con calor arriba y abajo durante unos 20 minutos aproximadamente. Pero como cada horno es de su padre y de su madre no te fíes. Vigila y si ves que se dora mucho por arriba baja la temperatura y protégelo con papel de aluminio. Que han sido muchas horas de trabajo para que luego por un pequeño error de cálculo se queme todo. 



No lo he comentado pero lógicamente los dos roscones juntos no. Primero uno y luego el otro. 

Bueno pues ya tenemos nuestros roscones preparados y listos para ser comidos. Si quieres rellenarlos espera que se enfríen. 

Aunque esta es una receta muy trabajosa, sobre todo por los tiempos de espera, vale la pena prepararla porque el resultado es excelente. En este punto quiero darle el merito al creador de la receta, porque no es original mía. Alfonso Lopez de recetasderechupete.com, gracias por esta estupenda receta. 

Yo me lo he pasado muy bien preparándolo y espero que vosotros también disfrutéis de la experiencia.


PRESENTACIÓN

No hace falta. Su presencia es realmente rica. Eso sí, no lo lleves a la mesa ya troceado o iniciarás una polémica gorda gorda. Vamos, que te pueden dar el roscón, como se dice vulgarmente. 

VARIANTES

Aunque tradicionalmente el Roscón de Reyes no tenía relleno desde hace unas décadas podemos encontrarlos rellenos de nata, de cabello de ángel, de trufa de chocolate, de crema pastelera, de dulce de yema e incluso relleno de mazapán... de sobrasada no. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Chocolate caliente y espeso como manda la tradición. Aprovecho para decir que tomárselo con leche debería estar penado, al no ser que sea por prescripción médica. 

HISTORIA Y ORIGEN

Al parecer el origen del Roscón de Reyes proviene de la época de los romanos. Así que es una tradición pagana aunque hoy se relacione con la llegada de los Reyes de Oriente al portal de Belén. 
Los romanos celebraban que los días comenzaban a alargarse más comiendo una rosca dulce que elaboraban con distintos ingredientes como higos, dátiles y miel. Este dulce se repartía entre ciudadanos, plebeyos y esclavos, o eso dicen al menos los cronistas de la época. Ya por aquel entonces se ponía un haba seca entre todos los roscones que se repartían. Aquel que encontraba el haba tenía el privilegio de ser tratado como un rey durante un día. Como suele pasar siempre, con el paso del tiempo las diferentes culturas y religiones quisieron integrar estas tradiciones haciéndolas parecer propias. 

Las referencias históricas en España son muy variadas. En diferentes documentos se habla de la tradición del Roscón de Reyes. Con esto no quiero decir que desde la época de los romanos se coma en España Roscón de Reyes. Pero sí que la historia que la tradición es antigua y hoy en día totalmente generalizada y popularizada. En otros países sucede algo parecido. Es el caso de Francia y Portugal, donde desde hace siglos se tiene constancia de su existencia. En los países de habla hispana también se ha popularizado comer Roscón de Reyes el día 6 de enero. En México y Argentina son tradiciones muy arraigadas. 

Pese a que la tradición decía que quien encontraba el haba era el afortunado hoy en día misteriosamente se le ha dado la vuelta a la tortilla. Hoy se dice que quien encuentra el haba debe pagar el roscón y quien encuentra la figurilla del Rey del Roscón tiene como premio la corona. Se ha introducido la costumbre de poner en el interior del roscón pequeños regalitos e incluso en algunos casos dinero en efectivo. Esto es al menos en España. En otros países como México si encuentras la figurita que simboliza al niño Jesús te comprometes a preparar ser el anfitrión de la fiesta de La Candelaria el 2 de febrero e invitar a todos a tamales y atole. 

¿Cómo lo llaman en otros lugares?

En Español - Roscón de Reyes
En Cataluña - Tortell de Reis
En Hispanoamérica - Rosca de Reyes 
En Portugal - Bolo Rei
En Francés - Couronne des Rois


RECETAS DE NAVIDAD DE MI BLOG QUE TE PUEDEN INTERESAR


MAZAPÁN CASERO
PAN DE CÁDIZ
HASTA PRONTO Y FELIZ NAVIDAD


martes, 24 de septiembre de 2013

Tacos Dorados Mexicanos ¿Cómo se hacen?

Hola a todos. Hoy me vuelvo a salir del guión de platos típicos españoles, para volver a un plato típico mexicano. Después del éxito de la receta de tacos mexicanos os voy a dar la receta de una de sus variantes más populares, los Tacos Dorados. Personalmente son los que más me han gustado de siempre y tengo la suerte de haberlos comido tanto en España como en México. Los Tacos Dorados tienen como principal peculiaridad que están fritos en aceite. Al freírlos los enrollamos en forma de tubo, pero no hay que confundirlos con las flautas. Hay muchas variantes distintas de Tacos Dorados, con distintos rellenos y salsas. Mis favoritos siempre serán los que comí en casa de mi cuñada Laura en Tlaquepaque (Jalisco).
Vamos a empezar por buscar los ingredientes para nuestros Tacos Dorados.



INGREDIENTES

  • TORTILLAS DE MAÍZ
  • CREMA DE QUESO O DE NATA
  • LECHUGA ICEBERG
  • TOMATE PERA
  • AGUACATE O GUACAMOLE
  • CEBOLLA
  • CARNE DE POLLO
  • CARNE DE TERNERA 
  • QUESO RALLADO O QUESO
  • CILANTRO (OPCIONAL)
  • LIMÓN O LIMA (OPCIONAL)
  • ACEITE DE GIRASOL
     PARA LA SALSA ROJA
  • TOMATE PERA MADURO
  • AJO
  • CEBOLLA
     PARA LA SALSA VERDE
  • TOMATES VERDES PEQUEÑOS
  • CHILES VERDES O PIMIENTO ITALIANO
  • JALAPEÑOS (OPCIONAL)
  • CILANTRO FRESCO
  • CEBOLLA
  • ACEITE DE OLIVA
Ya habéis notado que además de aprender a preparar Tacos Dorados esta receta nos servirá para saber como se hacen las dos salsas principales de México, la verde y la roja. 
Las tortillas de maíz auténticas son casi imposibles de encontrar en España y elaborarlas es complicado. Yo opto por comprar unas del "Carre" que pone que son de maíz al 40%... Las de harina no tienen el mismo sabor.
La crema de queso igual la puedes comprar en cualquier supermercado o hacerla tu mismo en casa. 
El guacamole que os recomiendo con diferencia es el del "merca". El cilantro fresco lo encontrarás en la sección de hortalizas en pequeños paquetes. La carne puede ser pechuga y la otra carne la que tu quieras, ternera, cerdo o incluso chorizo... lo que se te antoje. 
Los jalapeños los venden en conserva en el "Carre", allí también venden unos botes de salsa verde Herdéz que son importados de México. 
Respecto al queso rallado, allí usan un queso muy especial. No es exactamente rallado es como queso fresco en daditos. Puedes probar con queso fresco de Burgos o directamente queso rallado. 
Hechas todas las aclaraciones posibles para facilitaros la compra... Vamos a cocinar!


A COCINAR!!! 

1. Lo primero que vamos hacer son las salsas para tenerlas ya listas. Los tacos dorados están ricos según salidos del fuego. Si preparamos primero los tacos y luego las salsas... nos los comeremos fríos, y no es lo mismo. 
Para la Salsa Roja. Cogemos 3 o 4 tomates pera y los pelamos. En México al tomate rojo le llaman jitomate y al verde tomate. Así ahora estamos trabajando con los jitomates, los pelamos y les quitamos las pepitas en la medida de lo posible. Después troceamos en daditos. Cogemos 1/4 parte de los trocitos y los pasamos por la batidora (esto ya son manías personales). Cogemos un diente de ajo y lo picamos muy muy finito, lo ponemos en un mortero con un poco del jugo de tomate y los machacamos. Para cuatro jitomates usaré un cuarto de cebolla mediana, pero va un poco al gusto. La picamos fina y la mezclamos con el tomate. Ahora va todo a la sartén. Le ponemos un poquito de sal y hacemos un sofrito ligero. Veréis como cambia de color a poco rato. Ya tenemos la salsa lista. 
Para la Salsa Verde. Ponemos agua en un cazo a calentar. Hervimos los tomates con piel y todo. Ya que estén cocidos les quitamos la piel. Usaremos 1/4 de cebolla para unos 3 tomates verdes. Picamos la cebolla y las hojas de cilantro. Batimos los tomates con una licuadora y si no tienes pues una batidora normal. Tiene que quedar bastante líquido. Le añadimos la cebolla, el cilantro y un chorrito de aceite de oliva... y si te gusta picante puedes añadirle también rajitas de jalapeños. Ya veis que a los tomates verdes no les quitamos las semillas, no hace falta. 

2. Ya tenemos las dos salsas ahora vamos a picar la lechuga iceberg muy muy fina y una cebolla. 
Vamos con la carne. Si es pollo, ternera o similar la vamos a preparar cocida. En México suelen hacer un consome, es decir, un caldo bien rico y con mucho sabor. Pero eso lo dejo a tu elección. Si quieres hacerlo, cuando vayas a cocer el pollo le puedes poner antes verduras y hortalizas para darle más sabor o usar una pastilla de caldo. Una vez hecho el pollo se deshebra. Es decir se separa como si fueran hilitos. Aquí en España eso no se suele hacer, pero allí se usa en muchos platos. Si es otro tipo de carne la picamos bien finita. 

3. Preparamos una sartén profunda con aceite de girasol y lo ponemos a calentar. Cogemos una tortita o tortilla (así es como debemos llamarlas), ponemos carne en su interior y la enroscamos como un churro con la mano. Le clavamos un par de palillos o tres para que no se abran. Cuando el aceite esté bien caliente se fríen. Ten en cuenta que con los palillos no podrás darles la vuelta. Así que debe haber suficiente aceite. Yo recomiendo no poner muchas de golpe porque puede ser complicado controlarlas todas. Según los vamos sacando de la sartén los ponemos en un plato con papel absorvente y luego los vamos apilando en una bandeja formando pirámide. 

Preparación de la mesa. 
Este es un paso importante porque los tacos llegarán a la mesa y todo debe estar dispuesto para empezar a comerlos. Ponemos la salsa verde, la roja, el guacamole y la de queso en distintos boles o recipientes, cada uno con su cuchara. Ponemos la lechuga picada en otro plato y lo mismo con la cebolla. Si no se me olvida nada ya lo tenemos todo dispuesto. Si hemos preparado consomé también lo servimos en un recipiente. 

¿Cómo se comen?
El ritual para comer un taco dorado también es importante, pasa como con los tacos normales. Seguimos un protocolo que no necesariamente tiene que ser el mismo para todos, pero es el que yo recomiendo. 
Cogemos un taco dorado y lo ponemos en nuestro plato. Le ponemos una salsa por encima, ya sea roja, verde o guacamole. Luego le ponemos la lechuga y la cebolla. Por encima el queso rallado y sobre este la salsa de queso o nata. Se coge con la mano con la total certeza de que va a chorrear y se come. Si tenemos consomé también se lo ponemos por encima en 

Están riquísimos y cuando comes uno no quieres parar. Realmente os los recomiendo. Lamentablemente cuando vamos a comer a un restaurante "Mexicano", no suelen tener mucha comida mexicana real. Viene a ser algo parecido a los restaurantes chinos, todos sabemos que los chinos no comen exactamente eso. Aquí los restaurantes están adaptados a los españoles, así que cuando probamos comida mexicana real alucinamos. 

Si algún mexicano tiene alguna otra receta o variante por favor que me la diga. Siempre estoy dispuesto a aprender sobre la cocina popular mexicana. Hoy hemos preparado tacos dorados de pollo, pero los hay de patata (papa), de queso... 

¿QUÉ BEBEMOS?
Unas chelas bien fresquitas. Chelas = Cervezas.

OTRAS RECETAS MEXICANAS QUE TE PUEDEN INTERESAR



jueves, 12 de septiembre de 2013

HUESOS DE SANTO... ¿CÓMO SE HACEN?

Mira por donde hoy me voy a poner religioso hasta los huesos... Vamos a aprender como se preparan los famosísimos Huesos de Santo. Seguro que todos habéis oído hablar de ellos aunque quizás no tengáis el gusto de haberlos probado. Es un dulce que se remonta a la época de la ocupación árabe en la península ibérica así que tienen mucha historia. Mucha historia pero ninguna complicación para hacerlos en casa. Con esta sencilla receta que me han contado vas a poder probarlos y comprobar lo bueno que es preparar tu repostería.


Foto gentileza de Lola en la Cocina



INGREDIENTES

Para el mazapán
  • 300 g DE ALMENDRAS MOLIDAS
  • 300 g DE AZÚCAR GLASS
  • 1 CLARA DE HUEVO
Para el relleno
  • 300 g DE AZÚCAR
  • 12 HUEVOS 
  • 150 ml DE AGUA
Para el almíbar
  • 300 g DE AZÚCAR
  • 150 ml DE AGUA

A COCINAR!!!

1. Mezclamos la almendra molida con el azúcar glas. Le añadimos la clara de huevo y removemos también toda la mezcla. Hasta que nos quede una masa. No te preocupes no va a tener mucha consistencia. El huevo que sea mínimo. Si te quedas corto de clara puedes ponerle una más. Ahora tapamos la masa con un paño y la dejamos reposar durante una hora en el frigorífico. Mientras nos ponemos a otras cosas.

2. Ponemos en un cazo el agua y el azúcar. Calentamos a fuego medio y removemos hasta que veamos que comienza a hervir. Lo dejamos unos diez minutos vigilando siempre la temperatura. Como saber cual es la textura ideal? Coges almíbar con una cuchara y lo vuelves a verter en el cazo. Debe hacer un hilo continuo y espeso, como miel. 

3. Ahora vamos con el relleno que es de yemas. Cogemos un recipiente y vamos poniendo las yemas. Mi consejo es te busque una tacita para abrir cada huevo y verter allí la clara. Porque si se te rompe una yema cuando llevas 11 huevos es una faena. Además si algún huevo sale malo lo podrás apartar a tiempo. Reserva las claras para hacer unas milhojas de merengue por ejemplo. Una vez que todas las yemas están en el recipiente las pasamos por un colador y las reservamos.

4. Ponemos el almíbar a calentar otra vez. Lo justo para que coja calor, tiene que estar a fuego lento. Ahora cogemos las yemas. Las vamos vertiendo poco a poco en el cazo, como si fueran un hilo y removemos. Poco a poco irá cogiendo consistencia, lo separamos del fuego y entonces si podremos usar las varillas eléctricas para que la crema cuaje. La textura tiene que ser tipo crema consistente. Como unas natillas espesas. Lo tapamos y refrigeramos por al menos unas dos horas. Con esto conseguimos que se vuelva menos líquida y sea más manejable.

5. Ahora llega el momento artístico. Hay que darle la forma a los huesos y eso puede ser complicado. Si le coges la maña te van a quedar bonitos, la cuestión es no desmoralizarse. Lo ideal seria hacerlos todos iguales. Haz tantas bolitas de masa como puedas, todas igual de grandes. Las amasas como churritos cilíndricos y les hacemos el agujero interior. Puedes hacerlo con alguna herramienta de cocina que tenga un mango fino y cilíndrico, con un bolígrafo (bien limpio)... eso lo dejo a tu elección. El resultado final debe ser un tubo del tamaño de un dedo más o menos. El agujero interior tiene que ser mayor que el diámetro de un bolígrafo, así que tendrás que ampliarlo con movimientos circulares. Deja bonitos los extremos y redondeados. Hay quien los hace sin necesidad de vaciarlos, como si fueran un canelón. 

6. Llega el momento álgido y ese es rellenar los huesos con las yemas. Para eso lo ideal es usar una manga pastelera o una jeringa de repostería. Rellenamos los canutillos uno a uno. Cuando ya estén todos los montamos en una bandeja sobre papel de hornear. Deben airearse durante al menos dos días y hay que darles la vuelta para que se aireen por los dos lados. Así que cuando lleven un día les damos la vuelta con cuidado. El mazapán se irá poniendo duro y eso le da el toque final a los huesos de santo. 

VARIANTES FINALES

Después de ver muchas recetas me di cuenta que había gente que cuando ya los tenía rellenos los rebozaba con azúcar glass y los dejaban secar en la bandeja. Otros los bañaban en almíbar y los dejaban secar durante más de dos días incluso. Este punto es el que más variaciones tiene. Yo te aconsejo la opción del azúcar glass. Si es la primera vez que los preparas es la mejor opción. Para la siguiente tanda ya aplicaremos otra técnica.

PRESENTACIÓN

Lo cierto es que no es un dulce rápido ni sencillo de elaborar, pero vale la pena el tiempo invertido. Su elaboración en los conventos es muy tradicional, aunque en Semana Santa y sobre todo en el día de Todos los Santos las pastelerías y panaderías de todas las ciudades tienen en sus vitrinas los inconfundibles huesos de santo. 
La receta atravesó el Atlántico y en México los huesos de santo también son toda una tradición muy ligada al Día de Muertos. Allí encontrarás los clásicos y muchas otras variantes. Los vas a ver de colores, rellenos de cremas diversas, de buttercream de sabores, decorados con texturas... 


Variantes de huesos de santo
¿QUÉ BEBEMOS?

Un vino dulce o un licor de hiervas... o tequila. Yo... un café con leche, gracias.

ORIGEN 

El nombre de Huesos de Santo viene dado por su forma alargada y exterior blanco. Puede parecer una tibia en miniatura y además al estar rellenos en el interior podríamos pensar que tiene hasta el tuétano. En fin, la verdad que lo miras y mucha forma de hueso no tiene, pero son tradiciones que se remontan siglos atrás. Además como se comen típicamente en la festividad de Todos los Santos... el nombre es perfecto. 

Espero que os animéis ha preparar los huesos de santo. Si lo hacéis no olvidéis comentármelo y mandarme las fotos para la nueva sección que preparo. 

Un saludo y... Con Dios!!! 

OTRAS RECETAS DE REPOSTERÍA QUE TE PUEDEN INTERESAR DE MI BLOG


viernes, 6 de septiembre de 2013

COMO HACER CEVICHE MEXICANO EN ESPAÑA

El ceviche es un plato fantástico que tuve la oportunidad de conocer gracias a mi mujer, que es mexicana. Esta receta de ceviche no es exclusiva de México, en muchísimos países de América se come ceviche, sobre todo en Perú. Lógicamente las variantes y combinaciones son prácticamente infinitas, pero las cosas esenciales no suelen cambiar mucho. 1. Se usa pescado o marisco, ya sean gambas, camarones, pulpo... 2. Se cocina con el ácido del limón. 3. El ceviche está buenísimo! 
Además tengo que deciros que se prepara muy rápido y se toma refrigerado así que ideal cuando hace calor. Vamos con los ingredientes para preparar el ceviche #amimanera.

OTROS NOMBRES: ceviche, cebiche, sebiche, seviche.





INGREDIENTES

  • PESCADO BLANCO, YO USE COLAS DE RAPE -1/2 Kg
  • TOMATE PERA 2-3
  • 1/2 CEBOLLA
  • 6 LIMAS O 2-3 LIMONES 
  • 1 PIMIENTO VERDE ITALIANO O CHILES SERRANOS 
  • CILANTRO FRESCO
  • ZANAHORIA (OPCIONAL)
  • PEPINO (OPCIONAL)
  • 1 AGUACATE
  • TORTILLAS DE MAÍZ FRITAS, TOTOPOS. 
  • GAMBAS (OPCIONAL)
A ver, que nadie se me asuste. Ya se que no tenemos chiles serranos en España, por desgracia. Se pueden sustituir por pimiento verde italiano o por esos pimientos verdes pequeñitos semipicantes (mentira de la gorda porque no pica ninguno) que puedes encontrar en supermercados o mercadillos. El cilantro fresco ya lo venden en cualquier supermercado también, Carrefour o Mercadona por ejemplo. Las limas o limones... en fín es que para los mexicanos un limón es lo que para nosotros una lima o limones del caribe. Son esos pequeñitos verdes. El tomate pera o de bolar, o el que tu quieras... debe estar maduro. Las tortillas o totopos son lo que nosotros mal llamamos nachos. Elige unos que no tengan mucho condimento, que sean todo maíz sin sabores raros ni polvos naranjas.

A COCINAR!!

1. Este plato no tiene mucho misterio, vamos a trocear el pescado en tacos pequeños. Tienen que quedarnos de tamaño como migas. Si los haces muy grandes quizás el limón no alcance a cocinarlo bien. Exprimimos los limones o las limas y los ponemos en un recipiente grande, ensaladera o bol. Añadimos el pescado troceado y si has comprado gambas también las ponemos. Picamos los tomates, la cebolla y los pimientos sin semillas ni rabito. Los añadimos también y vamos mezclando bien para que el limón se integre por todos los ingredientes. La cebolla tienes que esta picada muy fina. El cilantro también lo vamos a picar pero solo las hojas. Será lo último que vamos a añadir.

2. En este punto hago un paréntesis. Hay gente a la que el sabor del pescado con limón así, tal y como yo he puesto la receta le parece demasiado fuerte. Para esos les recomiendo lo siguiente. Poner al principio solo el limón y el pescado durante unos 10-15 minutos. Removiendo hasta que vemos como el pescado ha pasado de color cruzo a blanco. Entonces retiramos el pescado y lo lavamos en un escurridor con un poco de agua. Del zumo de limón que queda en el bol reservamos un poco en un vaso. Volvemos a poner el pescado en el bol y entonces añadimos toda la verdura picada y el cilantro. Después ponemos unas cucharadas de limón y removemos. 

3. Ahora toca dejarlo enfriar un tiempo en la nevera. Tapado para que no pierda humedad y se reseque. El aguacate y las tortillas son para la presentación. 

PRESENTACIÓN

En un recipiente individual, un platito hondo, cazuelita... lo que tengas por casa. ponemos un poco de ceviche. Luego decoramos con unos cuantos triángulos de maíz, como si fueran galletas en un helado. Cortamos el aguacate en rajas y decoramos con unas cuantas por encima. El aguacate que sea lo último que pones, porque se oxida muy rápido y pierde su color. Y... a comer se ha dicho. Se suele tomar como primer plato o entrante. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Pues yo siempre tengo a punto unas Corona bien frías. Por cierto en México son Corona, no Coronita y son chelas no cervezas. Tuve la suerte de poder pasar al lado de varias fábricas de Corona en mi viaje a Jalisco. 

ORIGEN

El ceviche con v o con b, significa lo mismo. Se come en todo el mundo. Pero dicen las malas lenguas que su verdadero origen es peruano (si lo lee mi mujer me mata). Existe una palabra del dialecto Quechuá siwichi, que significa pescado tierno. Ahora bien la palabra árabe sibech, que usaban los moriscos de España significaba pescado marinado con naranja agría y limón. 
Como yo no soy historiador y no me pagan para meterme en jardines ajenos... lo dejo ahí y ya cada uno que saque sus conclusiones. . .
.


OTROS PLATOS QUE TE PUEDEN INTERESAR DE MI BLOG


jueves, 5 de septiembre de 2013

El "ESGARRAT", UN PLATO MUY VALENCIANO

Esgarrat valenciano. Hoy me vuelvo a quedar en casa, no voy a irme muy lejos para presentaros el Esgarrat. Un plato muy común en la Comunidad Valenciana a base de pimiento, bacalao y aceite de oliva. El Esgarrat nos puede servir como aperitivo, entrante, tapa e incluso como primer plato. En cualquier caso es un plato para chuparse los dedos y mojar pan. Es típico también usar pescados en salazón diferentes al bacalao como la mojama, hueva, palometa... El Esgarrat tiene muchas variantes, todas buenas y ricas. 

OTROS NOMBRES: esgarraet, escalibada de bacalao, espencat





INGREDIENTES
  • 750 gr PIMIENTOS ROJOS
  • 160 gr DE BACALAO 
  • 1 dl DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA
  • 2 HUEVOS DUROS (OPCIONAL)
  • SALAZONES (MOJAMA, HUEVA, CAPELLÁN, SALMÓN, PALOMETA...) OPCIONAL
A COCINAR!

1. Este plato es sumamente sencillo de preparar. Lo primero es hacer los pimientos. Lo ideal sería a la brasa, como se hacía antiguamente. Como hoy en día no tenemos cocinas como las de antaño podemos hacerlos en la sartén con unas gotitas de aceite a fuego lento. Con cuidado de que no se quemen mucho. Cuando estén hechos los pelamos, retiramos las semillas y los cortamos en tiras finas. También le ponemos sal, pero no mucha porque el bacalao ya está salado de por sí.

2. Desmigajamos el bacalao. Ya lo venden en muchos sitios así, desmigajado. Lo calentamos un poco en la misma sartén donde hemos hecho los pimientos y lo mezclamos en un plato con los pimientos. Lo regamos todo con un buen chorro de aceite de oliva virgen. 

3. Opcionalmente también le puedes añadir todo tipo de salazones y huevo duro. 

PRESENTACIÓN

Lo normal es un plato o cazuela de barro... Pero no hace falta nada muy especial. Solo si le pones huevo pues lo colocas estratégicamente para que se vea vistoso.

¿QUÉ BEBEMOS?

Yo con los salazones siempre prefiero la cerveza. 

VARIANTES 

Como ya he comentado antes hay quien le pone distintos tipos de salazón o huevo.

ORIGEN

Lo cierto es que este plato se come en muchos lugares de la Comunidad Valenciana pero especialmente en la Provincia de Castellón. Es un plato a base de bacalao, que siempre fue el pescado de los pobres. Tiene por lo tanto un origen humilde. 

Si te ha gustado la receta puedes ver muchas más en mi blog EL PLATO TIPICO, también puedes agregarme en twitter en el logo de la derecha. 

OTROS PLATOS QUE TE PUEDEN INTERESAR DE MI BLOG

miércoles, 24 de julio de 2013

NUÉGADOS, DULCE MANCHEGO TRADICIONAL

Desde que le comenté a mis padres que estoy escribiendo este blog no han parado de darme referencias de recetas antiguas. Mi padre me dijo que tenía que buscar la receta de los nuéganos, o nuégados o... muéganos. No se acordaba muy bien del nombre, dice que era algo que el comía cuando era niño en su pueblo, Tobarra. Lo sorprendente es que mi mujer que es de Guadalajara (JALISCO-MÉXICO), dijo "ahhh sí, muéganos en mi país también se comen". Eso terminó de despertar mi curiosidad, tan antiguo que ni mi padre se acuerda y... típico de toda la vida en México?? No me cuadraba mucho, así que me toco hacer un estudio de navegación "profrustrante" (profundo y frustrante) en google.. Al final pude encontrar la receta de mi padre gracias a que me dijo que se hacía con cañamones, y su nombre es NUÉGADOS. Nada que ver con los muéganos mexicanos. No voy a enrollarme más, empiezo con los ingredientes.




INGREDIENTES
  • HARINA DE TRIGO 
  • HUEVOS 7 MEDIANOS
  • VINAGRE 1/2 VASO
  • ACEITE DE OLIVA 6 CUCHARADAS PARA LA MASA
  • ACEITE DE OLIVA PARA FREÍR
  • ANÍS 1 CUCHARADA 
  • AZÚCAR 4 CUCHARADAS, 72 gr
  • 500 gr DE MIEL 
  • CAÑAMONES TOSTADOS 10 CUCHARADAS (herboristerías)
  • 1 LIMÓN 

A COCINAR!!

1. Rallamos el limón y después lo exprimimos el zumo, reservamos. Ahora añadimos en un recipiente hondo los huevos y los vamos batiendo uno a uno. Si lo prefieres hazlo con la batidora peor a velocidad no muy alta. Le añadimos el aceite poco a poco y seguimos batiendo. Cuando esté todo mezclado le añades el azúcar, y por último el anís, la ralladura y el zumo de limón. 
Ahora vamos añadiendo la harina poco a poco, hasta que tome una consistencia de masa de pan o rosquillas. Lo dejamos reposar unos minutos para que los sabores se mezclen bien. 

2. Mientras ponemos aceite a calentar. Estiramos la masa en churritos y luego la cortamos para hacer bolitas un poco más grandes que una canica. Las freímos en el aceite fuerte sin quemarlas y las retiramos. 

3. En un cazo ponemos la miel y la calentamos al fuego. El cazo que sea lo suficientemente grande para que luego puedas poner las bolitas fritas y remover. Cuando la miel esté bien caliente echamos las semillas de cañamón junto con las bolitas y removemos bien. Lo tenemos que mantener en el fuego hasta conseguir una pasta, una melaza espesa pero no sólida. 

4. Ahora necesitamos espacio o bandejas de horno. Porque vamos a extender el pringue resultante para que quede de un grosor de un dedo o menos. Ten en cuenta que cuando la masa empieza a enfriarse es más difícil de manipular. Tienes que tenerlo todo preparado y enharinado para que no se pegue. También puedes poner papel de repostería para cubrir las bandejas. Extendemos la masa y dejamos que se enfríe. 

5. Una vez fría la cortamos como si fuera turrón en pastillas, o más pequeños como adoquines (caramelo típico de Zaragoza), en cuadrados... eso ya es cosa tuya y de tu presentación.

PRESENTACIÓN

Pues ya tenemos nuestros nuégados cortados y listos para tomar. Presentación no necesita mucha la verdad. Hay quien le pone unas obleas finas por debajo, como el turrón o lo envuelve como caramelos para que se mantenga mejor. Hablando de mantener, siempre en un lugar fresco, que no le de el sol o se te pondrán pringosos. 

¿QUÉ BEBEMOS? 

Se pueden tomar a la hora del café o después de comer, con un anís, orujo de hiervas o mistela.

VARIANTES

Bueno, como ya os he contado hay dulces con nombre muy parecido. En esencia todas son tortas de miel y azúcar con harina. Presentados en bolitas formando un volcán, incluso la versión mexicana es en esencia la misma. También hay quien le pone nueces, piñones, almendras y otros frutos secos.

ORIGEN

Bueno vamos a la polémica. Miel... azúcar, harina, especias... no hace falta ser un genio ¿Verdad? Es un dulce árabe que nos legaron los sudafricanos que vivieron en la península durante muchos años. La polémica viene con mis hermanos mexicanos. Ellos dicen que la receta es original de allí. Los ingredientes tienen algunas diferencias que yo atribuyo a que los españoles que fueron a América no contaban con todos los ingredientes, pero pienso que su origen es español. Lo que sí es cierto  es que en España el nuégado fue perdiéndose junto con muchas más recetas tradicionales de pueblo, mientras que en México sigue siendo un dulce de actualidad y con muchas variantes. Es un dulce antiquísimo, sin duda. Puedes imaginar en los pueblos y aldeas, en las fiestas algún vendedor de nuégados. En los pueblos manchegos es típico comerlo entre enero y marzo, será por... ¿"la calor"?. 

CURIOSIDADES

Muéganos, nuégados, ñueganos... muchos nombres para un solo dulce. Parece ser que finalmente trascendió en que en la Edad Media a las golosinas de los niños se les llamaba genéricamente muéganos.

Los cañamones no son otra cosa que las semillas del cáñamo. No, no me miréis con esa cara... sí de la familia del Cannabis pero las semillas que se  venden en las herboristerías no tienen nada de alucinógenas ni sustancias nocivas. Son variedades distintas de la misma planta. Este cáñamo era el que se usaba para hacer sillas, capazos y cosas así... mal pensados. Si te los dan sin tostar, ponlos en el horno para que se queden perfectos.

Ahora solo toca ponerse manos a la obra y prepararlos, ya me contarás que tal te salieron y si puedes mándame fotos.

Hasta pronto!!!

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE