Mostrando entradas con la etiqueta dulce. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dulce. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de febrero de 2016

Receta de Strawberry rollers con chocolate

Hoy vamos preparar la receta de los Strawberry rollers.

Una receta muy sencilla para un postre o merienda rápido. No se muy bien como llamarle en español en inglés sería algo así como Strawberry rollers, "rollos de fresa".Es muy muy muy sencillo de hacer, rápido, ingredientes fáciles de conseguir y un resultado muy vistoso y muy dulce. Vamos con nuestros Strawberry rollers... o rollitos de fresa con chocolate.




INGREDIENTES

- Pan de molde
- Fresas
- Crema de chocolate o crema de cacahuetes... 
- Leche
- Mantequilla
- Azúcar, azúcar moreno
- Canela


A COCINAR!!! 


1. Empezamos con nuestros Strawberry rollers. Lo primero que vamos a hacer es quitarle los bordes al pan y después aplanar el pan de molde con un rodillo de amasar. El pan contra más fresco esté mejor porque así no se romperán las rebanadas. Los bordes del pan no se tiran. Yo los guardo para hacer picatostes y se los pongo a alguna crema. 

2. Una vez que tenemos el pan bien aplanado y compactado lo untamos con crema de chocolate. Es evidente que no voy a decir marcas, cada uno que coja la que quiera. Si no os gusta el chocolate podéis usar leche condensada, crema de cacahuete o dulce de leche, cajeta... Cortáis las fresas en trozos pequeños y las ponéis en uno de los bordes del pan para poder enrollarlos con más facilidad. Es parecido a hacer sushi, pero no. Hacer los rollos bien compactos para que no se abran. Los mojamos en la leche y pasamos al siguiente paso. 

3. En un sartén ponemos un poco de mantequilla y una poquito de azúcar al gusto. Lo calentamos y ponemos nuestros rollos para dorarlos un poco. Los retiramos de la sartén los ponemos sobre papel de cocina y espolvoreamos un poco de canela. Ya tenemos listos nuestros Strawberry rollers o Rollos de fresa con chocolate. 

Este postre dulce es perfecto para un desayuno especial, una merienda o para dar un toque dulce a la hora del café. Es muy rápido de hacer y seguro que os ponen un diez en casa. 

Y como esta receta ha sido tan sencilla y corta, y me gustan tanto las fresas voy a dedicaros unas cuantas curiosidades sobre esta fruta tan especial.

Historias con Fresas

- Ana Bolena, 2ª esposa de Enrique VIII tenía una marca de nacimiento en el cuello con forma de fresa. En aquellos tiempo eso era seña de brujería y muchos así la juzgaron. No tenía suficiente la pobre Anita ya con Enrique...

- Madame Tallien, una mujer importante de la corte de Napoleón se daba baños en jugo de fresas. Ya en aquellos tiempos era considerada como un cosmético de calidad para las piel de las mujeres. Usaba la nada despreciable cifra de 10 kilos de fresa en cada baño, menos mal que en aquellos tiempos no se bañaban a diario. Franceses...

- Los indios americanos fueron los inventores de la tarta de fresas. Ellos machacaban la fresa la mezclaban con harina de maiz y los calentaban al fuego para hacer pan de fresas. Luego llegaron los ingleses y se apropiaron de la receta. Mal ingleses, muy mal. 


 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE




4.70/5 – 1379

jueves, 5 de marzo de 2015

Buñuelos de New Orleans (Nueva Orleans) Beignets ¿Cómo se hacen?

Los beignets o buñuelos de Nueva Orleans son un dulce típico de Luisiana de Estados Unidos. Igual que nuestra receta de buñuelos de calabaza lo es en España. Me llamaron la atención viendo la película "Tiana y el Sapo" y aquí tenéis la receta.

Estos buñuelos de New Orleans o beignets son una verdadera delicia. Te recomiendo que los prepares algún día para probarlos y quizás los comas mientras ves la película ¿Quién sabe?





INGREDIENTES - BEIGNETS - BUÑUELOS DE NUEVA ORLEANS
  • 500 gramos de harina tamizada
  • 200 ml de leche caliente
  • 2 huevos
  • 25 gramos de levadura fresca 
  • 100 ml de agua caliente
  • 1/2 cuharadita de sal
  • 70 gramos de azúcar
  • Esencia de vainilla
  • 60 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
CONSEJOS
  • Tamiza la harina siempre
  • Saca la mantequilla del refrigerador con mucha antelación
  • También puedes usar semillas de cardamomo para darle un toque de sabor especial. Si las vas a usar mientras calientas la leche infusiónala con las semillas de cardamomo. 

A COCINAR!!!

PREPARACIÓN

1. En un bol grande ponemos el agua templada y disolvemos la levadura fresca y el azúcar removiendo bien. Dejamos reposando unos 15 -20 minutos.

2. En otro recipiente mezclamos la leche templada, la sal y los huevos. Batimos suavemente hasta que queden uniformes y añadimos un par de cucharaditas de esencia de vainilla. Depende de la intensidad que quieras y de lo que te guste ese sabor en particular claro.

3. Añadimos la mezcla de huevo y leche al bol de agua y levadura, removemos bien hasta que todo quede integrado. Después cucharada a cucharada vamos añadiendo la harina. Tenemos que asegurarnos que no queden grumos, así que mejor tamizarla antes. Al mismo tiempo vamos incorporando la mantequilla poco a poco. Al final tenemos que tener una masa uniforme y sin grumos parecida a la del pan. La dejamos reposar durante unos 15 minutos.

4. Sobre una superficie plana y limpia apta para amasar espolvorea harina. Amasa durante unos minutos hasta que no se pegue a los dedos ni a la mesa. Entonces la hacemos una bola, la ponemos en un bol grande y lo tapamos con papel transparente. Hay que dejarla reposar durante dos horas para que la masa suba. Ten en cuenta que va a crecer más de el triple así que usa un recipiente grande.

5. Ahora volvemos a espolvorear harina sobre la mesa sacamos la masa del bol y la amasamos ligeramente para después aplánala con un rodillo suavemente sobre la mesa. Recuerda enharinar el rodillo también. Deja un grosor de un dedo o poco más. Contra más grosor dejes más altos serán los buñuelos. Ahora solo queda cortarlos en porciones iguales, puedes usar un molde o un cuchillo. La forma tradicional es rectangular. 

6. Ahora solo nos falta freírlos en abundante aceite de girasol. Yo te recomiendo hacerlo máximo de dos en dos. Tienen que quedar dorados pero dejando una línea central más blanquita. Hay que estar muy atentos al aceite. Unos segundos de descuido puede significar buñuelos quemados y aceite estropeado. 

7. Según salen del fuego los ponemos sobre papel de secar para que expulsen el exceso de aceite. Una vez fríos tienes la posibilidad de ponerles un poco de miel por encima y espolvorear azúcar glas y si no te gustan con miel poner solo el azúcar en polvo. Y ya tienes tus buñuelos al estilo de New Orleans o Beignets. Los mismos que preparaba Tiana pero seguro que más ricos. 

PRESENTACIÓN

Como ya os he comentado una vez terminados puedes usar miel, siropes, azúcar glaseada, mezclar agua con azúcar y untarlos con una brocha... Lo que tu quieras. 

ORIGEN E HISTORIA

Los buñuelos son conocidos en el mundo entero. Desde Valencia hasta Nueva Orleans, pasando por China y muchos países del norte de África. Es por lo tanto complicado especificar su principal raíz, aunque todo hace pensar que sea uno de los muchísimos dulces que los árabes trajeron a España durante su estancia en la península. 

En la película de Disney "Tiana y el principe Sapo" La protagonista es toda una especialista en este postre tan popularizado en la ciudad sureña de New Orleans. Allí los toman tanto como desayuno, almuerzo, merienda, o cena. Seguro que muchos y muchas de los que habéis visto la película os habréis encaprichado con uno de estos riquísimos buñuelos o Beignets.



 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

4.70/5 – 1379

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Cómo se hacen peladillas caseras de Navidad? Receta.

Las peladillas son un dulce típico de Navidad, seguramente uno de los más esperados por los niños y los más mayores junto con el turrón y el mazapán. En esencia las peladillas son almendra recubierta de almíbar de azúcar. Preparar peladillas caseras es fácil y rápido, aquí os paso una receta con variantes para poder hacer peladillas paso a paso








INGREDIENTES

  • Almendra 500 g. A ser posible cruda y sin piel de la variedad marcona.
  • Azúcar blanco 500 g.
  • Agua 100 cl.
  • Canela. Una cucharadita.
  • Anís (opcional). Una cucharadita.
  • Piel de naranja o limón (opcional).

A COCINAR!!!

1. Tostar o torrar las almendras. Para ello podemos hacerlo en el horno o en una sartén. 
Si las preparas en un horno por papel de hornear en una bandeja y coloca las almendras sobre él. Pre-calienta el horno baja temperatura (entre 100ºC y 120ºC) y déjalas allí por media hora. Siempre vigilando porque dependiendo del tamaño de almendra y del error del horno puede ser más o menos tiempo.
Si las preparas en la sartén (como yo), ponlas en una sartén y a fuego bajo-medio. No dejes que se queden quietas mucho rato y ves moviéndolas para que vayan adquiriendo un color dorado y a ser posible uniforme. Después dejamos que se enfríen y reservamos. 

2. Preparar el almíbar. Las peladillas van recubiertas por una capa de azúcar y ese azúcar lo preparamos con un almíbar. En este punto podemos introducir ciertas variaciones al gusto personal y tradición de cada uno. Lo clásico un almíbar de canela pero puedes infusionar en el agua anís, piel de naranja o limón para darle un toque diferente. 
Calienta agua en un cazo grande o también una olla. Recuerda que si es anti-adherente mejor que mejor. Mientras el agua está caliente sería el momento indicado para poner la rama de canela o canela en polvo, o bien el anís o los cítricos. Pasado un rato para que el sabor se integre bien retiramos todo lo que no sea agua del cazo y añadimos el azúcar. Removemos siempre con la ayuda de una cuchara de palo hasta conseguir una textura de almíbar espeso sin llegar a ser muy espeso, como una miel o sirope. 

3. Añadir las almendras tostadas. Añadimos las almendras que serán peladillas pronto y en ese punto es cuando es importante no dejar de remover en ningún momento. Para que todas las peladillas tengan una capa uniforme y no queden pegadas unas con otras. Hay que pasarse un tiempo con la cuchara de palo y cuando ya están sueltas moviéndo el cazo con movimientos circulares para que  vayan cogiendo forma. 

Solo queda dejarlas enfriar. 


CONSEJOS Y APUNTES

- Es difícil conseguir unas peladillas perfectas sin la maquinaria adecuada, pero podemos usar nuestro ingenio y cosas que tenemos en casa. Si cuando ya comienzan a despegarse las pasamos a un tamiz grande de harina y lo movemos con formas circulares quedarán más redonditas. También puedes usar una sartén plana grande. 

- Si quieres peladillas de colores en el momento que preparas el almíbar puedes añadir alguna gota de colorante de repostería.

- No desesperes si no te sale bien a la primera y no dudes en incluir tus propias ideas.

- Puedes comprar las almendras ya tostadas pero recuerda que si las compras crudas hay que prepararlas y si vienen con piel pelarlas. 


Espero que disfrutéis haciendo esta receta de peladillas clásica de Navidad y me comentéis que tal os salieron. Felices fiestas y seguid cocinando.



    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE


Turrón blando

Mazapanes

Pan de Cádiz



SÍGUEME EN LAS REDES







viernes, 21 de marzo de 2014

Receta para preparar Mona de Pascua Casera de Alicante ¿Cómo se hace?

Receta de Mona de Pascua tradicional. La Mona de Pascua es un bollo muy típico de Alicante. En realidad la Mona de Pascua se prepara en muchas regiones de España pero yo me voy a centrar en la Mona de Pascua tradicional de Alicante.

La masa y forma de prepararlo es muy parecida a la del Roscón de Reyes con la diferencia de que haremos porciones individuales y adornaremos con un huevo duro. Aquí tienes la receta.

La tradición de comer la Mona de Pascua está muy arraigada en Alicante y cada lunes y martes de Pascua los alicantinos nos vamos al campo o la playa a disfrutar de la familia y comernos la mona. De hecho más que Pascua nosotros le llamamos "monas" en plan... "¿Dónde vamos en monas?". 






INGREDIENTES PARA 5 O 6 MONAS DE PASCUA
  • LECHE ENTERA 125 ml
  • ACEITE DE OLIVA 35 ml
  • HARINA DE FUERZA 1/2 Kg
  • ESENCIA DE AZAHAR
  • AZÚCAR BLANCA 125 g
  • LEVADURA FRESCA 25 g (un dadito)
  • RALLADURA DE LIMÓN O NARANJA
  • 2 HUEVOS
  • ANÍS ESTRELLADO O CARDAMOMO (OPCIONALES)
A COCINAR!!!

1. Calentar la leche en un cazo y añadirle el anís estrellado o las semillas de cardamomo muy bien machacadas. El tema de el anís y el cardamomo es cosa mí. Son monas #amimanera. Solo le aportan un toque de sabor diferente. No hay que dejar que el agua llegue a hervir pero si dejarla al fuego al menos durante 10 o 15 minutos para que coja sabor. Dejamos enfriar y cuando esté tibia y esto es muy importante, no debe estar muy caliente, añadimos el dadito de levadura fresca. Si lo haces con la leche caliente la levadura se morirá y ya ni mona ni toña ni nada. 

2. Ahora en un recipiente grande,  puede ser el de la amasadora, ponemos el azúcar y la mitad del aceite y mezclamos bien. Añadimos los huevos y batimos hasta que tengamos una pasta homogénea. Añadimos la ralladura de limón o naranja y un par de cucharadas de esencia de azahar (está en muchos supermercados). 




3. Ahora vamos a añadir poco a poco la harina que tienes que haber tamizado para que quede más esponjosa. Vamos añadiendo cucharadas de harina, removemos, chorrito de leche, removemos, chorrito de aceite, removemos... así hasta que tengamos todos los ingredientes en el bol. Si usas una amasadora o batidora lo tendrás más fácil, pero de siempre se ha hecho a mano y aún no se a muerto nadie. Así que no hay excusa. ¿Cuándo está la masa lista? Cuando no se pega al recipiente y está suelta.

4. Como consejo te diré que procures que la leche con la levadura no se te enfríe por completo. Así que si prefieres aparcar ese paso y calentarla cuando ya tengas la harina lista, puedes hacerlo. Ya tenemos nuestra masa de fermentación lista. Ahora la tenemos que dejar reposar o levar, que es la palabra correcta, durante unas 4 o 5 horas. Preferiblemente en un lugar que tenga una temperatura templada. También lo puedes dejar en la nevera o en la cocina pero entonces tendrás que esperar el doble de horas a que la levadura suba. La tenemos que tener en un recipiente grande, ten en cuenta que puede subir hasta tres veces su tamaño. Tapar el recipiente con un paño mojado.

CONSEJO - Para hacer subir la masa con más facilidad puedes usar el método que uso para el roscón. Meter la bola de masa en un recipiente grande con agua templada. Se irá al fondo pero en unos minutos subirá a la superficie. En ese momento ya la sacamos y la ponemos a levar como antes he explicado... en un recipiente grande tapado con un paño... bla bla bla.


5. Pasadas unas horas verás como tu bola de masa ha crecido mucho. Ahora es el momento de partirla en los trozos que luego serán nuestras monas o toñas individuales. Para ello os aconsejo poner papel de hornear sobre una encimera y pintarlo con una brocha y unas gotitas de aceite de oliva. Ojo digo unas gotitas, lo justo para que no se pegue al papel. También te recomiendo que mojes tus manos con un poco de mantequilla o aceite, será más fácil manejar la masa y no se te pegará. Cortamos la masa (yo uso una espátula metálica) en unos 5 o 6 trozos y separa uno más pequeño para luego hacer decoraciones. 

6. Ponemos papel de hornear en una bandeja de horno y echamos un poco de harina por encima, la distribuimos con el pincel. Esto es para que no se peguen las monas al papel durante el horneado. Ahora es el momento artístico. Tienes que darle la forma que tu quieras a la mona, pero ojo, no es masa fresca no se puede manipular del mismo modo, tienes que ir con más cuidado. Yo te recomiendo que hagas círculos si es tu primera vez o las hagas alargadas con forma de barra de pan pequeña. Tienes que hacerle el hueco para poner el huevo. Una buena forma es poner ya el huevo duro directamente. Y ahora hay que volver a dejarlas levar durante unas dos horas y pico. Sobre la bandeja y si puede ser tapadas pero sin que el trapo las toque, a modo de carpa. 

7. Ya están listas para poner en el horno que vamos a precalentar a 180ºC con función arriba y abajo. Solo nos falta decorarlas. Para ello ponemos los huevos si aún no lo habíamos hecho. Con el trocito que de masa que habíamos reservado hacemos unos churritos para hacer una cruz sobre el huevo a modo de ventana. También puedes usarlos para otras decoraciones si tu imaginación te lo permite. Batimos un huevo muy bien y pintamos con un pincel todas las monas. 
También puedes poner un poquito de agua con esencia de azahar y echar unas cucharadas de azúcar para hacer un glaseado casero rústico. Pintamos con un pincel donde queramos.

Metemos nuestras monas de pascua al horno a altura media durante unos 20 minutos. Recuerda que como siempre os digo los hornos mienten como bellacos. Controla visualmente tus monas, si ves que se doran demasiado tápalas con papel de aluminio. Es más yo tendría preparado el papel de aluminio sí o sí antes incluso de meterlas al horno para ahorrarme tiempo. El tiempo del horno es relativo, pueden ser 15 o 25, los hornos son unos aparatos ingratos. Así que no te fíes. 

8. Ya están fuera del horno y la casa huele de maravilla. El aroma a monas de Pascua recién hechas es incomparable. Ahora dejamos que se enfríen y podemos seguir decorándolas como queramos. Con birutitas de colores, con dibujos de buttercream, o glasa real como las de las galletas de jengibre. O las dejas tal cual que es lo que se hacía antaño. 

VARIANTES

Todas las que tu quieras, hay muchas. Cada panadero tiene su forma de prepararlas. Pero la esencia es muy parecida a la del Roscón de Reyes.

¿QUÉ BEBEMOS?

Un chocolate caliente sería lo ideal. 

HISTORIA Y ORIGEN

El nombre proviene de la palabra árabe munna que significa provisión de la boca. Era un regalo que los vasallos hacían a sus señores. La costumbre arraigó por todo el Mediterráneo. Los cristianos lo adoptaron como un postre que simboliza que la Cuaresma ha terminado.

Cuentan los más mayores en Alicante que las monas eran un regalo que hacían los padrinos a los niños cuando eran pequeños al salir de misa en Domingo de Pascua. Parece que esa tradición fue arraigando y pasaron a ser los padres los que compraban mona para los hijos y para ellos. Lo típico era ir a "comerse la mona" en los diferentes espacios abiertos que la ciudad tenía por aquel entonces: el Monte Benacantil, La Serra Grossa, la "Montaña del Huevo", el Monte Tossal. Tened en cuenta que no había coches y no era tan fácil desplazarse en familia. Se cantaban canciones, se jugaba a la comba, se volaban cometas... Existe un cuadro del artista alicantino Gastón Castelló que describe la escena a la perfección.
Actualmente la gente joven sigue organizándose para monas. Desde hace unas décadas las playas también son una zona muy concurrida esos días. 

En otras regiones como Murcia, Valencia, Cataluña y Aragón tiene su particular visión de las Monas de Pascua. Las catalanas por ejemplo son unos roscos con los huevos duros distribuidos a modo Roscón de Reyes. 

A la versión sin huevo duro se le suele llamar toña. 



CURIOSIDADES

Dice una tradición no escrita que tienes que romperle el huevo duro en la cabeza a alguien a traición. También existe la leyenda urbana de que que algunos panaderos ponen huevos crudos para fomentar la risa... Doy fe de ello. Las decoraciones de las monas son hoy en día muy variadas, desde la tradicional, a los míticos cocodrilos hasta monas de chocolate con los huevos coloreados...


OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

jueves, 19 de diciembre de 2013

¿Cómo se hacen las galletas de hombre de Jengibre?

Las galletas de jengibre con forma de hombre son todo un clásico de la Navidad en el reino unido y Estados Unidos.  Aquí en España somos más de turrón y mazapán pero nunca hacemos un feo a los dulces que vienen de fuera. Lo cierto es que estas galletas están muy, pero que muy ricas. Tienen un sabor muy especial gracias a la combinación del jengibre, la canela y el clavo. La forma de hombre y la decoración son lo de menos porque si no es Navidad también puedes prepararlas. La receta es muy sencilla y  te la voy a explicar paso a paso tal y como yo las hago. Espero que te guste la famosa galleta Gingerbread Man.






INGREDIENTES



  • MANTEQUILLA SIN SAL 100g
  • HARINA 250g
  • 1 HUEVO 
  • JENGIBRE MOLIDO 1 CUCHARADITA 
  • CLAVO MOLIDO 1 CUCHARADITA
  • NUEZ MOSCADA 1/2 CUCHARADITA
  • CANELA 1/2 CUCHARADITA
  • AZÚCAR MORENO 100g 
  • MELAZA* O MIEL DE CAÑA* 125g 
  • SAL 1/2 CUCHARADITA
  • BICARBONATO 1/2 CUCHARADITA 
  • LEVADURA QUÍMICA (EN POLVO) 1/2 CUCHARADITA

* Si no quieres comprar melaza o miel de caña y tienes miel en casa también puedes usarla. No es exactamente el mismo sabor pero también están muy buenas.



A COCINAR!!!


1. Lo primero a tener en cuenta es que la mantequilla debe estar a temperatura ambiente y la harina tamizada. Para eso la mantequilla debe estar una buen rato fuera del frigo, pero si en tu casa hace frío no va a reblandecerse mucho. Te doy dos consejos para evitar ese problema. Puedes rallar la mantequilla como si de un queso se tratase con un rallador normal. Eso suele ser muy eficaz. La segunda opción es calentarla en el microondas en intervalos de 5 segundos hasta que veas que se queda como una mayonesa de textura. 
En la receta yo uso azúcar moreno, también puedes usar de la normal. Pero la de caña le da un sabor y color especial. 

Mezclamos la mantequilla con el azúcar y batimos manualmente o con batidora hasta que esté totalmente integrada. No deben quedar grumitos. Esos grumos son porque no me has hecho caso y no has preparado bien la mantequilla. 


2. Añadimos a la yema de huevo y batimos hasta integrar todos los ingredientes, guarda la clara en el refrigerador para la glasa decorativa. Tamiza la harina junto con las especias, la sal y las levaduras. Lo reservamos. 

3. Ahora toca poner la melaza, o miel de caña en el bol de la masa. Poco a poco y sin dejar de batir. Tiene que quedar como una mezcla oscura y un poco pegajosa. Cuando este todo bien homogeneizado vamos incorporando la mezcla de harina poco a poco cucharada a cucharada. Si usas batidora amasadora es el momento de cambiar a las varillas amasadoras. Si lo haces manualmente tienes que poner un puñado de harina en mesa y comenzar a trabajar la masa manualmente. Incorpora la harina poco a poco hasta que la masa sin dejar de estar brillante ya no esté tan pegajosa. Verás que olor tan rico tiene la masa "galletuna".

4. Cuando tengas esté en punto adecuado haz una bola envuélvela con film transparente y métela al frigorífico durante al menos una hora. Esto te vale para cualquier galleta de molde que hagas. Conseguimos que la masa quede más compacta, menos pegajosa y más manejable. 



5. Precalentamos el horno a 180ºC función arriba y abajo. Sobre la mesa que vayas a trabajar pon papel de hornear. Ahora os explico mi método para estirar la masa, que no es nada del otro mundo pero a mi me funciona bien. Coge una porción de masa y un trozo de papel de hornear, pliégalo por la mitad. En la zona donde has hecho el pliego pon la bolita de masa y comienza a amasarla con el rodillo. De esta forma evitamos que se pegue al rodillo, que se pegue a la encimera y que la masa pierda el frío de golpe. Tienes que estirarla hasta dejarla finita, del tamaño del grosor de una llave. Es decir unos 5 milímetros. Si las haces más gordas se hincharán mucho y quedarán crudas por dentro, además no serán crujientes. 
Separa la lámina superior de papel de hornear y usa tu molde. Deja una separación prudencial entre galleta y galleta porque crecen un poco. Yo en este punto tengo que dar otro consejo. Si intentas separar la galleta con su forma del papel para ponerla en la bandeja del horno puede romperse. Yo lo que hago es recortar ese trozo de papel en el que está la galleta y ponerlo en la bandeja. Si usas los ingredientes en la proporción que yo te he puesto te saldrán mínimo dos bandejas de galletas de hombres de jengibre. 



6. Mételas al horno y déjalas en la parte central entre 10 y 15 minutos. Deben quedar doradas tirando a morenas. Las sacamos del horno y las dejamos 5 minutos sobre la bandeja, después las pasamos a una rejilla para que se enfríen y ya están listas. 
Yo, como podéis ver en las fotos conté con la colaboración de mi pinche habitual, mi hija Natalia. Es una receta divertida para los niños, te aconsejo que la hagas en familia. 



DECORACIÓN

Yo como podéis ver, no he tenido tiempo de decorarlas fueron devoradas directamente. El sabor es muy rico, la melaza y el clavo le dan un toque muy especial. Lo cierto es que de jengibre no tienen mucho. Deberían llamarlas galletas de clavo que es a lo que más huelen. 
Para decorarlas puedes usar glasa y anises. Tendrás que usar una manga pastelera con la boquilla más fina. También venden unos tubitos especiales para pintar y glasear galletas. Los encontrarás en cualquier gran supermercado. Pero si prefieres hacer tú la glasa aquí tienes la receta

GLASA DECORATIVA (Glaseado real, glasa real o royal icing)
  • AZÚCAR EN POLVO
  • CLARA DE HUEVO
  • LIMÓN
En un recipiente batimos una clara de huevo con unas gotitas de limón hasta el punto de nieve. Después añadimos azúcar en polvo y vamos removiendo poco a poco con una espátula. Debe quedar una pasta espesa y sin aire. La ponemos en una manga pastelera y decoramos. Si quieres darle color puedes usar los colorantes alimenticios de gel o en pasta, que son los mejores. No uses líquidos o te disolverán la glasa. 
Una vez apliques este glaseado hay que dejarle una media hora para que solidifique. 

VARIANTES

Hay recetas sin clavo, otras en las que se usa azúcar glaseada para todo. También puedes encontrar recetas que no llevan miel de caña, sino miel normal. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Un vaso de leche, todo un clásico. 

ORIGEN E HISTORIA

Por lo visto la costumbre de elaborar galletas y pan de jengibre se remonta al siglo XVI en Inglaterra. Pero la forma de hombrecillo la popularizó la Reina Isabel I de Inglaterra. Usaba unas galletas que tenían una forma parecida a su persona para obsequiar a las visitas. Imagino que sería algo así...

- REINA - Hola buenas tardes
- Invitado - Hola para mi aún son buenos días, es que vengo de Alicante y tengo "jet lag"
- REINA - Ohhh Alicante? Benidorm fiesta fiesta
- Invitado - Si señora pero en Alicante hay más cosas que la fiesta y que Benido....
- REINA - Ahh Yes yes, paella!
- Invitado - Se está usted cubriendo de gloria señora reina.
- REINA - Oh my good, tu no enfades. Toma galleta! Soy mi!
- Invitado - Ché tú ¿Esta es usted? ¿Con forma de galleta? Mire le voy a decir una cosa sin ofender y desde el cariño. Con el tema de la "armada invencible" perdisteis más vosotros que nosotros.
- REINA - EAT! EAT! 
- Invitado - ÑAM! Pues doña reina, está muy rica. 
- REINA - Yes, yes. Friends? Amigos?
- Invitado - ¿Nos devuelves Gibraltar?
- REINA - Nouuuu!
- Invitado - Pues me pone cuarto y mitad de galletas para llevar y dígame cuanto le debo que no quiero tener deudas con usted. 

Obviamente esta es una dramatización de lo que pudo ser una visita de un alicantino a la Reina de Inglaterra. Los personajes que aparecen en la historia son totalmente ficticios y cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. 

Como curiosidades podemos recordar al famoso hombre de jengibre de la película de animación Srhek. Esa galleta es la protagonista de un cuento popular llamado "El hombre de Jengibre" escrito en 1875. El libro cuenta como un hombre de galleta de jengibre escapa del horno nada más salir y sale corriendo. Evitando a la abuela, al abuelo y a muchos otros animales de los que se va burlando en su huida. Finalmente se lo come un zorro. Yo no sé que tenían los que hacían cuentos en la cabeza en aquella época, pero no me extraña que los niños terminaran traumatizados.

Espero que os animéis a preparar galletas de hombre de jengibre, que no se os escapen del horno y que paséis una buena semana. 


Un abrazo muy grande de parte de éste que escribe y cocina. 



RECETAS DE NAVIDAD DE MI BLOG QUE TE PUEDEN INTERESAR

receta galletas de mantequilla sencilla receta galletas danesas
GALLETAS DE MANTEQUILLA
MAZAPÁN CASERO
PAN DE CÁDIZ
HASTA PRONTO Y FELIZ NAVIDAD



martes, 19 de noviembre de 2013

Como se hacen los Mantecados

Ya falta menos para la Navidad y si las cadenas de supermercados se permiten el lujo de decorar sus fachadas dos meses antes... yo también me puedo permitir poner desde ya mis recetas repostería navideña.
Hoy es el turno del mantecado. El mantecado, tal y como su propio nombre indica, es un dulce en el cual se utiliza manteca. La manteca de cerdo se utiliza para preparar algunos de los dulces más populares del país como por ejemplo... Mantecados! Un dos tres... Responda otra vez! Mantecados! Polvorones! Nevaditos! Magdalenas, Galletas... Helados! Ensaimadas... y podríamos seguir un buen rato más.
Hace poco expliqué como preparar turrón blando y los mazapanes, ahora le toca al mantecado. Posiblemente sea el más sencillo de los tres. Existen muchas variedades diferentes de mantecado con sus respectivos subgéneros y posteriores subespecies. Yo voy a explicaros como se hacen algunos de los más populares y vosotros elegís el que más os guste.

MANTECADOS TRADICIONALES




INGREDIENTES PARA 10 A 13 MANTECADOS
  • MANTECA DE CERDO BLANCA 80g
  • HARINA DE TRIGO 160g
  • AZÚCAR 50g
  • 1/8 DE RALLADURA DE LIMÓN
  • 1 PIZCA DE SAL
  • 25ml DE MISTELA O MOSCATEL
Preparación

1. Ponemos en un bol el azúcar con la manteca de cerdo y vamos amasando, posteriormente vamos incorporando la harina y la sal. Cuando la masa este cogiendo consistencia añadimos poco a poco la ralladura de limón para evitar el efecto pegote. Por último llenamos una copita de mistela y ponemos 25 ml en la masa y el resto para nosotros. Sigue amasando y al final tendrás una bola homogénea. Para que coja más consistencia y se haga mejor al horno envuelve la masa en papel transparente y déjala una hora en el frigorífico. Este consejo lo puedes aplicar siempre que hagas masa para galletas o mantecados.




2. Sacamos la masa del frigo y comenzamos a estirarla con un rodillo. La dejamos del grosor de un dedo y medio, o como a ti te guste. Yo usé unos moldes de galletas para darles forma circular. 



3. Metemos los mantecados al horno a 210ºC con función arriba y abajo, en zona del medio durante unos 14 minutos. Cuando lleve 10 minutos deja solo la parte de arriba del horno. Así evitarás que se tueste demasiado por debajo.


Ahora lo decoramos con azúcar y listo. También puedes usar algún glaseado para dejarlos más bonitos. Este mantecado tiene consistencia media y no lleva casi azúcar. Están muy ricos sin ser espectaculares. Son los de toda la vida, sencillos pero muy ricos y fáciles de preparar.

MANTECADOS DE ANTEQUERA



INGREDIENTES
  • MANTECA BLANCA DE CERDO 250g
  • AZÚCAR 200g 
  • HARINA DE TRIGO 500g
  • ALMENDRA TOSTADA Y MOLIDA 150g
  • CANELA EN POLVO 1 CUCHARADA
Preparación

1. Tostar la harina. Para ello pondremos papel de hornear sobre una bandeja de horno. Extendemos la harina y la metemos al horno, que debe estar precalentado a 130ºC. Removemos cada diez minutos durante 40 o 50 minutos. Debe quedar de color canela. Mezclamos la harina sobre la misma bandeja con la almendra molida. Después dejamos enfriar la mezcla.
2. Ponemos la manteca de cerdo en un cazo y la derretimos a fuego lento. Después la espumamos con unas varillas batiendo con fuerza. Puedes usar la batidora eléctrica sin problema. Una vez que está derretida la ponemos en un bol y añadimos el azúcar y la canela. Seguimos removiendo sin parar y vamos añadiendo progresivamente la mezcla de harina tostada y harina de almendra. Va a llegar un momento en el que tendrás que dejar a un lado las varillas y amasar con las manos. 
3. Cuando la masa ya es homogénea se extiende sobre una superficie plana y se alisa con un rodillo. Debe quedar un grosor de entre 1 y 2 dedos. Si tienes moldes puedes usarlos para cortar la masa, si no siempre puedes usar un vaso o una taza de café. Ponemos los mantecados en una bandeja de horno forrada con papel y metemos a calentar a 170ºC durante 7 minutos. Hay que dejarlos enfriar y ya están listos para comer.

Este otro mantecado es un poco más compacto pero no mucho más. Al tostar la harina el mantecado queda crujiente por fuera y mantecoso por dentro. Además estos mantecado se conservan durante mas tiempo precisamente por el tema de la harina tostada. 

MANTECADOS DE LIMÓN



INGREDIENTES
  • HARINA DE REPOSTERÍA 500g
  • MANTECA DE CERDO BLANCA 250g
  • AZÚCAR GLASÉ 250g
  • LA RALLADURA DE MEDIO LIMÓN 
Preparación

1. Aquí también tostamos la harina pero lo haremos a 170ºC durante una hora. Removiendo cada diez minutos para que el tueste sea homogéneo. 
2. Mezclamos el azúcar con la manteca de cerdo y la ralladura de limón. Amasamos bien.
3. Añadimos la harina tostada progresivamente y seguimos amasando. El resultado será una masa que podemos estirar sobre la mesa de la cocina. Ahora como en los otros casos tienes que elegir tu molde. Yo uso muchos juguetes de mi hija. Los lavo bien y son moldes perfectos... figuritas con estrellas, rombos, triángulos, círculos... si no tienes moldes de ningún tipo usa la taza de café, si no tienes taza de café eres un triste y no mereces hacer mantecados... 
4. Los metemos al horno sobre una bandeja forrada con papel de hornear. Usaremos la función solo arriba a la máxima potencia durante muy poco tiempo. Entre dos y cinco minutos, lo justo para que se sequen y no se quemen. Los dejamos enfriar y espolvoreamos azúcar glass sobre ellos. Ya está listos. 


Esta receta de mantecados no lleva almendra y si limón. También puedes ponerle almendra. Tendrías que añadir 250g . Salen un poco más frágiles pero con un sabor muy rico. 

MANTECADOS DE MISTELA O VINO DULCE



INGREDIENTES
  • MISTELA O MOSCATEL 1 VASO
  • AZÚCAR 40g
  • AZÚCAR GLASSE PARA ESPOLVOREAR
  • MANTECA DE CERDO BLANCA 200g
  • HARINA DE REPOSTERÍA 400g
Preparación

1. Mezclar en un bol la manteca, la mistela, azúcar normal y la harina. Extender la masa con un rodillo sobre la bancada con un rodillo. Dejar un grosor de dedo y medio. Sacar las figuritas con los moldes y meter en el horno a 180ºC durante al menos 15 minutos. 
2. Sacamos del horno dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glass y si quieres un poquito de canela.

Estos mantecados se suelen hacer tradicionalmente con forma de rosquilla usando dos moldes redondos de distinto tamaño. Pero no pasa nada si tienen forma cuadrada. 

Podría seguir explicando recetas de mantecados por mucho rato. En algunos casos suelen decorarse con una almendra en la parte superior, eso se solía hacer para diferenciar los de almendra de los que no la llevan. También se les puede poner por encima semillas de sésamo tostadas. Los hay incluso de cacao. Para hacerlos de cacao sustituye una parte de la harina por cacao en polvo y listo. 

¿QUÉ BEBEMOS? 

Vino dulce, mistela, moscatel o un jerez son la mejor opción. También un anís, licores de hiervas y como no... un café. Yo no tomo café que me subo por las paredes... así que me ponéis un café con leche con la leche fría, gracias.

HISTORIA Y ORIGEN

El origen de los mantecados tiene su polémica. Dos localidades consideran que fueron las primeras en comenzar a elaborar este dulce Antequera y La Estepa. La cuestión es que aunque las primeras referencias escritas se remontan al siglo XVI existe la certeza de que en Antequera ya eran elaborados desde hacía más tiempo. El origen en este caso y como excepción parece no ser árabe, el motivo de esta afirmación es un ingrediente, la manteca de cerdo. Al parecer comenzaron a prepararse debido a un excedente en los dos componentes claves de los mantecados harina y manteca. Durante años Antequera fue la proveedora oficial de la Casa Real. 

Con el paso del tiempo el consumo de estos dulces se fue popularizando y extendiendo desde el interior de Andalucía al resto de la geografía ibérica. Pero no fue hasta el siglo XIX cuando se comenzaron a fabricar con ambición comercial. ¿Fueron doña Filemona Micaela Ruiz y su marido los primeros comerciantes de mantecados? Parece ser que así fue. El marido de Filemona era carretero y llevaba mercancías desde La Estepa hasta Córdoba para venderlas en el mercado y allí comenzaron a comercializarse los primeros mantecados.
A principios del siglo XX La Estepa ya contaba con varias fábricas que incluso comenzaban a comerciar con otros países. 

Actualmente es un dulce imprescindible en cualquier mesa navideña. Aunque los mantecados son populares de otras festividades. 


MANTECADOS O... POLVORONES


Muchos estaréis con la mosca detrás de la oreja... "¿Qué diferencia hay entre el polvorón y el mantecado?". En realidad el polvorón es una modalidad de mantecado. Su nombre es sinónimo de Navidad y éstos sí que solo podemos encontrarlos en estas fechas. Bueno ahora en los supermercados te los quieren "encasquetar ya desde octubre"... ea... y si pudieran decir que ya es Navidad en febrero también lo harían. Odio eso. Los polvorones son tienen según se trate distintas proporciones de almendra, frutos secos, cacao, canela, esencias, azúcar glasé... no os calentéis la cabeza los polvorones son un tipo de mantecado. 


CURIOSIDADES 

  • Tenemos a Don Polvorón que es un personaje secundario de la serie de animación Hora de Aventuras, una de mis programas favoritos. Finn y Jake lo petan.

  • El polvorón más grande del mundo se elaboró en La Estepa y pesó más de 300 Kilos. No me gustan estas cosas, al final siempre se desperdicia comida. Podrían dedicar ese dinero a otras cosas más útiles o mandar el polvorón a un lugar que pase hambre. No me quiero ni imaginar la cara de la gente cuando lo descarguen del avión o lo lancen en paracaídas... que mala es la imaginación a veces. 
  • Mucha gente, eso espero al menos, chafa el mantecado con las manos antes de comérselo. Hay quien incluso se sienta encima, para evitar que se quiebre en las manos.

¿QUÉ BEBEMOS?

Un vino dulce sin duda. Yo te recomiendo una mistela, un cantueso, moscatel o cualquier vino dulce.

COMO LE LLAMAN A LOS MANTECADOS EN OTROS LUGARES
  • Castellano - Mantecado
  • Gallego - Bolo seco friável (según el traductor de google)
  • Alemán - Buttergebäck 
  • Francés - Sablé
  • Inglés - Shortbread
  • Italiano - Frollino
  • Holandés - Sprits

OTRAS RECETAS QUE PUEDEN INTERESARTE DE MI BLOG

RECETAS DE NAVIDAD DE MI BLOG QUE TE PUEDEN INTERESAR


MAZAPÁN CASERO
PAN DE CÁDIZ
HASTA PRONTO Y FELIZ NAVIDAD


AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE