Mostrando entradas con la etiqueta Daimiel. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Daimiel. Mostrar todas las entradas

viernes, 12 de diciembre de 2014

¿Cómo se hacen las rosquillas fritas?

La receta de las rosquillas fritas manchegas forma parte de la herencia cultural y gastronómica que pasa de abuelos a padres, hijos, nietos, vecinos... y así sucesivamente generación tras generación. Mi madre es de Daimiel (Ciudad Real) y siempre preparaba estas rosquillas tan sencillas de hacer y tan riquísimas.




En cada casa se hacen de una forma diferente, ésta es la nuestra, no es la única ni la mejor, es la nuestra.

INGREDIENTES 

  • 4 Huevos
  • 1 Limón o 1 Naranja (usaremos su raspadura)
  • 500 gr de harina de repostería
  • Levadura química - Medio sobre
  • Bicarbonato - Una cucharadita
  • Azúcar blanca 170 gr
  • Leche 200 ml
  • Aceite suave de oliva 
  • Canela en polvo (opcional)
  • Mistela, moscatel o vino dulce (opcional)
Puedes usar aceite de girasol pero lo ideal es que sea de suave de oliva.


A COCINAR!!!

1. Vamos a mezclar todos los ingredientes secos menos el azúcar y la canela en un bol. Recuerda tamizar la harina. Si le pones canela que no sea más de media cucharadita. Así mezclamos, harina tamizada, bicarbonato y levadura en polvo.

2. Por otro lado separamos las claras de las yemas de los huevos. Batimos con fuerza las claras para espumarlas. Por otro lado mezclamos las yemas y el azúcar hasta que el azúcar se integre en la medida de lo posible, añadimos la leche poco a poco. Si quieres añadir vino tienes que restárselo a la leche. 
Ahora mezclamos las claras con las yemas y la leche. Vamos añadiendo poco a poco los ingredientes secos, a ser posible con un tamizador o un colador, sin dejar de remover para que no nos queden grumos. Amasamos manualmente hasta que toda la masa quede homogénea. Si no quieres que se te pegue mucho a las manos puedes untarte con mantequilla.

3. Ahora tenemos que darle forma a las rosquillas. Esta es la parte artística del asunto. Te recomiendo que pongas papel de hornear sobre una bandeja y espolvorees un poco, pero poco, de harina. Prepara un plato con azúcar y canela mezclados para revozarlas cuando salgan del aceite. Prepara también otro plato o bandeja con papel de cocina para quitarles el exceso de aceite de fritura. 

4. El aceite no debe estar muy caliente para que no se quemen por fuera y queden crudas por dentro. Cuando la rosquilla esté dorada por los dos lados la sacamos del aceite la escurrimos en el papel de cocina por ambos lados y sin pausa la rebozamos en el plato de azúcar, finalmente la dejamos sobre otra bandeja con papel de cocina. Ya veis que me obsesiono un poco por evitar el exceso de aceite en mis recetas, por estar más aceitosas no van a estar más buenas.

Repito el orden.

            1. Se dora en el aceite.
            2. Papel de cocina vuelta y vuelta.
            3. Baño de azúcar y canela.
            4. Plato o bandeja con papel de cocina.

Dejamos enfriar y ya podemos disfrutar de estas rosquillas tradicionales.


 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE




domingo, 21 de julio de 2013

EL PLATO TÍPICO DE ALMAGRO, EL TIZNAO

El tiznao es un plato a base de bacalao desalado y verduras de la huerta. Es una receta típica de La Mancha, y más concretamente de la provincia de Ciudad Real. En Almagro está considerado como uno de sus platos más celebres. De el tiznao podríamos decir que es un pisto, un moje, una salsa...en cualquier caso... Gastronomía quijotesca pura y dura. Es un plato exquisito al paladar, que combina de una forma espectacular productos del mar y de la tierra. 

Hoy os traigo un plato típico de los pueblos de Ciudad Real. Lo incluyo por recomendación de mi madre, que está siendo toda una fuente de inspiración y conocimiento. No hay plato que publique que ella no conozca. Ya  sea de la montaña de Alicante, de un pueblo de Zaragoza o de su tierra, Daimiel
Vamos a por el tiznao de mi madre.

TIEMPO 40 MINUTOS       DIFICULTAD BAJA       PRECIO BAJO


Tiznao Receta


INGREDIENTES


  • BACALAO EN SALAZÓN, MEDIO KILO
  • 3 CEBOLLETAS
  • AJOS (UNA CABEZA)
  • 2 PATATAS (OPCIONAL)
  • 4 PIMIENTOS SECOS CHORICEROS
  • CAYENA, PIMIENTO SECO PICANTE O GUINDILLA SECA.
  • ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA 
  • AGUA Y SAL

A COCINAR!!! 

El tiznao tiene muchas.... pero que muchas variantes que luego intentaré resumir. Ya sabéis que me gusta que comentéis posibles variaciones para aumentar la gastrodiversidad de cada plato. Solo hace falta buscar un poquito en google para darte cuenta de todas los tipos diferentes de tiznao que hay pululando por la red.

EMPEZAMOS

El bacalao hay que pasarlo por el grifo para quitarle la sal. Hay quien lo pone a remojo muchas horas antes para quitarle toda la sal, pero mi madre me cuenta que ellas no lo hacían así. 

1. Empezamos por decir que en los pueblos las verduras se cocinaban entre las cenizas calientes de lo fogones y eso le daba un sabor muy especial. Nosotros usaremos el horno a falta de brasas. Lo precalentamos a 180ºC aproximadamente. Metemos las cebolletas en mitades o cuartos, las patatas, el pimiento choricero y el picante, también en bacalao y los dejamos 20 minutos. Los pimientos rojos necesitan menos tiempos, es bueno que los quites antes de que se cumpla el tiempo para que no cojan sabor a quemado.

Hay quienes utilizan la plancha sobre el fuego para hacer el tiznao. Y así los ingredientes quedan mas torrados, con manchitas negras de haberse quemado un poco... de hay viene el nombre del plato, tiznao. Tu eliges como cocinarlo.

2. Sacamos del horno todo lo que teníamos dentro y dejamos que repose un poco. Ponlos en un recipiente y tápalo durante unos minutos para que se enfríe un poco. Ahora es el momento de desmigajar el bacalao trocear los pimientos, picar los ajos y pelar las patatas. Reservaremos a parte el pimiento picante.

3. En una cazuela ponemos un dedo de aceite y cuando este bien caliente introducimos los ingredientes (patata, ajo, bacalao, cebolleta, pimientos rojos) y dejamos que coja color y sabor durante dos o tres minutos. Vamos removiendo para que no se queme nada. Pasado ese tiempo añadimos, con mucho cuidado de no salpicarnos, medio vaso de agua. Ojito con el aceite que mancha y quema! Este momento ideal para ponerle un poquito de pimentón dulce y darle ese color tan característico. Dejamos hasta que empiece a hervir, eso es que ya está hecho. Al final del todo, pones el pimiento picante (cayena). Yo tengo chile rojo de árbol seco que me trae mi familia mexicana de la otra parte del mundo, es perfecto para este plato si te gusta el picante rico. El picante se pone al final porque hay gente a la que no le gusta así, tan picoso. 

PRESENTACIÓN

El tiznao está muy rico recién hecho, pero dicen las malas lenguas que al día siguiente está más rico aún. El resultado final es una especie de mojete, en el que se moja  pan de pueblo calentito y te mueres de gusto. Es que no hay nada como la cocina antigua y con raíces ¿A que sí?

VARIANTES

Hay quien también asa patatas, que a la brasa están de muerte, quien añade pimentón dulce, pimientos rojos frescos, tomate, especias como el orégano, albahaca o eneldo y seguro que hay más posibilidades. Bueno ya me contáis.

¿QUÉ BEBEMOS?


Un chato de vino tinto, si es manchego y peleón mejor. Una bota de vino que tenía mi abuelo y la llevaba a la playa como buen manchego también sirve. 

ORIGEN

Ancestral, como todos los platos manchegos. El bacalao era el pescado de los pobres y no podía faltar nunca en la alacena o colgado de un gancho. Hay muchísimos platos de la cocina manchega en el que el bacalao es el protagonista, el atascaburras por ejemplo. En El Quijote de Cervantes le sirven tiznao en alguna de las posadas que visita. 


Y no puedo terminar esta receta sin decir que tenéis que probar las berenjenas de Almagro, son algo increible. Y si son de un barril de barro en plena feria del pueblo que sea te sabrán más ricas aún. Yo tengo el nítido recuerdo de las filas de tinajas con distintos tipos de berenjenas de Almagro en la Feria de Daimiel del año la tana y el olor tan peculiar y rico que tenían... que tiempos aquellos. 


elplatotipico.com

SIGUEMÉ EN LAS REDES




jueves, 18 de julio de 2013

Migas Manchegas Receta

Las Migas Manchegas son uno de los platos estrella de la Gastronomía de Castilla la Mancha. Aun recuerdo como cuando era niño mi abuela, preparaba unas riquísimas migas con chorizo, pimiento verde, tocino y después le añadía uva y melón. Era postre y comida todo en uno. 

Mi familia por parte de madre proviene de Daimiel y por eso pese a ser yo "alicantino borracho y fino" tengo unas arraigadas raíces culinarias manchegas. El pisto, las gachas, el tiznao, atascaburras... son solo algunos de las recetas que junto a las Migas Manchegas rondan por mi memoria gastronómica. 

Sí alguien a día de hoy sirviese un plato tan dulce y tan salado con esos contrastes, con esas texturas y ese sabor diríamos que es cocina de laboratorio. Pero en este caso el laboratorio son los campos de La Mancha y los cocineros, pastores y trabajadores del campo reunidos alrededor de un fuego cocinando con paciencia las Migas Manchegas de toda la vida.

Migas manchegas

TIEMPO 2 HORAS Y MEDIA         DIFICULTAD BAJA         PRECIO BAJO  

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • Pan duro de tres o cuatro días. 1 kg aproximadamente 
  • 1 Cabeza de ajo grande o 2 pequeñas
  • Pimentón dulce
  • 1 Pimiento verde
  • 1 Pimiento rojo seco (fácil de encontrar no te preocupes)
  • 1 Chorizo rojo 
  • 200 gr de panceta
  • Agua 
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Uva
  • Melón (opcional)
A COCINAR!!!

1. La noche antes de cocinar las migas cogemos el pan lo troceamos en dados pequeños. Lo ponemos en un recipiente lo humedecemos con agua, un diente de ajo y una chucharadita de sal.

2. Al día siguiente ponemos en una sartén honda y grande aceite de oliva en abundancia para freír 1 cabeza grande de ajo o dos pequeñas, partidas por la mitad sin pelar (puede ponerle más según quieras las migas de potentes). Cuando estén fritos, con cuidado de que no se quemen los retiramos. Ahora hacemos lo propio con los pimientos verdes. Una vez hechos los reservamos y añadimos la panceta cortada en tacos. Cuando la panceta esté lista la sacamos y entonces ponemos el chorizo cortado a rodajas.

3. Ahora viene el paso largo. Tenemos en la sarten solo el aceite, con el sabor de todo lo que hemos frito.  Añadimos las migas de pan a fuego lento, en el caso de que no estén muy humedecidas puedes ponerles unas gotas más de agua. Hay que ir removiendo para que no se agarre a la sarten, durante un buen rato, casi una hora. Cuando veamos que las migas y estén sueltas añadimos el pimentón. En todo este tiempo puedes dedicarte a preparar un buen postre, leer un libro o jugar al Candy Crush eso ya lo dejo en tu mano. Tienes que ir añadiendo poco a poco el sofrito para que se incorpore a las migas. Y remover para que no se quemen las del fondo, durante 5 minutos. Busca colaboradores entre los comensales para que os turnéis para removerlas al principio. Las migas tienen que quedar sueltas y doraditas. Vale la pena el tiempo invertido, te lo aseguro.

4. Ya tenemos las migas hechas, ahora preparamos a parte uvas bien hermosas. Yo prefiero las moradas del Valle del Vinalopó (haciendo patria) y trocea melón que este bien fresquito, las uvas a ser posible también.

PRESENTACIÓN

Yo tengo unas cazuelitas de barro que van ideales para este tipo de platos y siempre las uso. Pongo las migas unas cuantas uvas por encima un trozo de chorizo y un par de panceta. Luego en bols por separado pongo más uva, mas tocino y panceta y el melón. Ya cada uno que se eche lo que quiera. El primer bocado es exquisito, el salado de las migas mezclado con el dulzor y la textura de la uva... es una experiencia única.


¿QUÉ BEBEMOS?

La tradición dice que agua cuanta menos mejor, porque las migas se hinchan en el estómago y te llenas más rápido. Yo prefiero un chato de vino tinto y dar algún traguito. Al final cuando termines si quieres te bebes dos cubos de agua.


VARIANTES

Hay a quien le gusta un huevo frito encima de las migas ya terminadas, además se pueden acompañar con sardina salada, chistorra, sandía, naranja...


ORIGEN

Volvemos al clásico plato de pastores. Era una buena forma de reciclar el pan duro, una comida potente para los días de frío y muy con un alto contenido en calorías. También se dice que podría ser un plato originario de los musulmanes asentados en la península, que al no tener cuscús utilizaban las migas de pan para sustituirlo. De cualquier modo es muy antigua y ha pasado de padres a hijos durante siglos.


Como cada cocinero tiene su forma de hacerlas anímate a comentar como las haces tú o como te están más ricas. Aprenderemos todos a mejorar nuestra receta.

Hasta pronto!!

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE