Mostrando entradas con la etiqueta típico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta típico. Mostrar todas las entradas

martes, 30 de mayo de 2017

Como hacer coca de mollitas receta paso a paso.

Receta coca de mollitas



La coca de mollitas o coca de molletes es una de las comidas mas tradicionales de la Gastronomía de Alicante. La receta para hacer coca de mollitas ha permanecido inalterada durante generaciones.

Su inconfundible sabor y textura nos transporta a recuerdos de nuestro pasado. Es junto con la coca amb tonyina la estrella de los almuerzos de los alicantinos. La vas encontrar en todas las panaderías de Alicante en sus distintas variedades: coca de mollitas de hojaldre, coca de mollitas de pan, coca de mollitas de chocolate. 

Yo voy a enseñarte como hacer coca de mollitas casera. Es una receta muy fácil y rápida. Espero que te animes a prepararla y me llames para que podamos comer esta deliciosa coca salada tan tradicional de mi ciudad.

Ingredientes Coca de Mollitas

Para la medida de cantidad de los ingredientes usaremos siempre la misma taza.

  • HARINA DE FUERZA DE TRIGO 375 g = 3 TAZAS (PARA LA BASE)
  • ACEITE DE OLIVA SUAVE 225 g = 1 TAZA 
  • 1/2 TAZA DE CERVEZA
  • 1/2 TAZA = 112 g DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN  (PARA LAS MIGAS)
  • SAL, BASTANTE
  • HARINA DE TRIGO NORMAL 300g (PARA LAS MIGAS)

A COCINAR!!!

1. Vamos a empezar con la masa de la base. Para ello tamizamos la harina (unas 3 tazas) con una cucharita de sal y lo ponemos en un bol. Hacemos un hueco en el centro y vamos vertiendo el aceite de oliva. Removemos bien con un cucharón o espátula. Si lo prefieres puedes usar una batidora amasadora. Una vez tenemos una masa homogénea ponemos la cerveza y seguimos amasando unos 10 minutos. Puedes ponerle más o menos sal, eso va al gusto. Ponemos papel de hornear en una bandeja del horno y lo espolvoreamos con harina (puedes ayudarte de un pincel). Ahora extendemos la masa sobre el papel. Debería ser un rectángulo para aprovechar al máximo el espacio, pero hay quien las hace con forma de mini-pizzas. Yo no soy partidario de ello. La Coca de Mollitas tiene cuatro esquinas!... Ché! 

2. Ponemos el horno a precalentar a 200ºC con la función arriba-abajo. Mientras el horno se pone a punto prepararemos las mollitas. Para ello mezclamos 300 g de Harina tamizada, junto con el aceite de oliva virgen extra y un par de pellizcos de sal. En este punto te diré que yo prefiero que la mollita esté más salada que la base, así que controla la proporción de sal base/mollitas. Vamos mezclándolo todo con una espátula. Después lo pasamos a un recipiente de plástico que se pueda tapar, y agitamos el contenido como si de unas maracas se tratase. Se irán formando bolitas y pegotitos de harina (esas son nuestras mollitas). Ahora las extendemos por encima de la masa. 

3. Ya tenemos la coca lista para meter al horno, pero antes vamos a cortarla en porciones rectangulares. Lo hacemos antes porque la base de la coca es durita y las migas están sueltas sobre ella. Si intentamos cortarla con la coca hecha se nos destrozará entera. La dejamos en el horno durante al menos 20 minutos y vamos controlando que las miguitas de arriba se vayan poniendo doradas, y no marroncitas. Sacamos del horno y la dejamos enfriar en la bandeja durante 5 minutos. Luego la vamos pasando en porciones a la rejilla para que se enfríe del todo.

Receta coca de mollitas YoutubeSí prefieres ver la receta en vídeo. Puedes verla en el canal de youtube de El Plato Típico deja tu like y suscríbete.
Te explico paso a paso como hacer la coca de mollitas para que te salga perfecta.






PRESENTACIÓN

Esta coca es campechana, no necesita mucha decoración. Es muy estética por si misma. A mi me parece bonita hasta en la bandeja del horno.

¿QUÉ BEBEMOS?

La Coca de Mollitas es muy salada y además se queda pegada al paladar y la garganta. Yo sin duda me inclino por una cerveza bien fría. 

VARIANTES

Dicen que cuando un plato es perfecto no hay que intentar mejorarlo, porque se conseguirá lo contrario. Pero los panaderos alicantinos rizaron el rizo cuando sobre la masa aún cruda pusieron chocolate y encima las mollitas. Puedes usar crema de avellanas o chocolate fondant. El contraste del chocolate con el salado es fantástico. 
Otra variante sería sustituir la cerveza por vino blanco.
También puedes sustituir la base por una placa de hojaldre.

ORIGEN

La Coca de Mollitas forma parte del recuerdo de infancia de cualquier alicantino. Todos recordamos haberla comido como almuerzo en el instituto, de que siempre te preguntaba el panadero... "¿Quieres del centro o borde?", de tomarlas en las cenas y comidas de barrio,en Hogueras, en Moros y Cristianos... en la calle durante las populares cenas del sobaquillo o en la Romería de la Santa Faz. Te tomabas unSiempre en competencia con la coca de pisto y la "coca amb tonina"...  Qué tiempos aquellos, que nostalgia, que buenos recuerdos. 
La palabra coca está emparentada con la palabra inglesa cake (pastel), y ambas proceden del holandes kok. En el levante español y parte de Aragón son muy populares. 

Bueno espero que os animéis a hacer esta coca salada. No os vais a arrepentir, eso sí tened a mano una cerveza o algún refresco para no atragantaros con ella. 

ENLACES DE INTERÉS

  • Wikipedia - Esta receta esta seleccionado por Wikipedia como RECETA 5 ESTRELLAS

elplatotipico.com

SIGUEMÉ EN LAS REDES






4.70/5 – 1379

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Cómo se hacen peladillas caseras de Navidad? Receta.

Las peladillas son un dulce típico de Navidad, seguramente uno de los más esperados por los niños y los más mayores junto con el turrón y el mazapán. En esencia las peladillas son almendra recubierta de almíbar de azúcar. Preparar peladillas caseras es fácil y rápido, aquí os paso una receta con variantes para poder hacer peladillas paso a paso








INGREDIENTES

  • Almendra 500 g. A ser posible cruda y sin piel de la variedad marcona.
  • Azúcar blanco 500 g.
  • Agua 100 cl.
  • Canela. Una cucharadita.
  • Anís (opcional). Una cucharadita.
  • Piel de naranja o limón (opcional).

A COCINAR!!!

1. Tostar o torrar las almendras. Para ello podemos hacerlo en el horno o en una sartén. 
Si las preparas en un horno por papel de hornear en una bandeja y coloca las almendras sobre él. Pre-calienta el horno baja temperatura (entre 100ºC y 120ºC) y déjalas allí por media hora. Siempre vigilando porque dependiendo del tamaño de almendra y del error del horno puede ser más o menos tiempo.
Si las preparas en la sartén (como yo), ponlas en una sartén y a fuego bajo-medio. No dejes que se queden quietas mucho rato y ves moviéndolas para que vayan adquiriendo un color dorado y a ser posible uniforme. Después dejamos que se enfríen y reservamos. 

2. Preparar el almíbar. Las peladillas van recubiertas por una capa de azúcar y ese azúcar lo preparamos con un almíbar. En este punto podemos introducir ciertas variaciones al gusto personal y tradición de cada uno. Lo clásico un almíbar de canela pero puedes infusionar en el agua anís, piel de naranja o limón para darle un toque diferente. 
Calienta agua en un cazo grande o también una olla. Recuerda que si es anti-adherente mejor que mejor. Mientras el agua está caliente sería el momento indicado para poner la rama de canela o canela en polvo, o bien el anís o los cítricos. Pasado un rato para que el sabor se integre bien retiramos todo lo que no sea agua del cazo y añadimos el azúcar. Removemos siempre con la ayuda de una cuchara de palo hasta conseguir una textura de almíbar espeso sin llegar a ser muy espeso, como una miel o sirope. 

3. Añadir las almendras tostadas. Añadimos las almendras que serán peladillas pronto y en ese punto es cuando es importante no dejar de remover en ningún momento. Para que todas las peladillas tengan una capa uniforme y no queden pegadas unas con otras. Hay que pasarse un tiempo con la cuchara de palo y cuando ya están sueltas moviéndo el cazo con movimientos circulares para que  vayan cogiendo forma. 

Solo queda dejarlas enfriar. 


CONSEJOS Y APUNTES

- Es difícil conseguir unas peladillas perfectas sin la maquinaria adecuada, pero podemos usar nuestro ingenio y cosas que tenemos en casa. Si cuando ya comienzan a despegarse las pasamos a un tamiz grande de harina y lo movemos con formas circulares quedarán más redonditas. También puedes usar una sartén plana grande. 

- Si quieres peladillas de colores en el momento que preparas el almíbar puedes añadir alguna gota de colorante de repostería.

- No desesperes si no te sale bien a la primera y no dudes en incluir tus propias ideas.

- Puedes comprar las almendras ya tostadas pero recuerda que si las compras crudas hay que prepararlas y si vienen con piel pelarlas. 


Espero que disfrutéis haciendo esta receta de peladillas clásica de Navidad y me comentéis que tal os salieron. Felices fiestas y seguid cocinando.



    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE


Turrón blando

Mazapanes

Pan de Cádiz



SÍGUEME EN LAS REDES







martes, 30 de julio de 2013

SEQUILLOS, EL ROLLO ROSCO SEQUITO

Los sequillos son típicos de la zona que yo llamo el "triángulo alimurcete". Seguro que los que sois de la zona me entendéis. Estamos hablando del punto en que Alicante, Albacete y Murcia hacen frontera. Esa zona no entiende de comunidades autónomas. Los pueblos tienen costumbres y tradiciones muy parecidas. Será por eso que siendo yo "alicantino borracho y fino" recuerdo de siempre haber visto los famosos sequillos en las panaderías de mi ciudad. Así que no le voy a poner un pueblo de origen a los sequillos. Digamos que son alimurcetenses... y me quedo "más ancho que pancho".




INGREDIENTES
  • 160 gr DE ACEITE DE GIRASOL
  • 200 gr DE HARINA DE TRIGO
  • 250 ml DE AGUA
  • 8 HUEVOS
  • 400 gr DE AZÚCAR GLASS
  • ESENCIA DE VAINILLA
La elaboración es muy similar a la de los Rollos de Amor de Jumilla. 

1. Mezclamos el agua y el aceite en un cazo grande. Cuando comience a hervir retiramos del fuego y vamos incorporando la harina tamizada poco a poco, sin parar de darle vueltas. Cuando esté todo bien mezclado lo dejamos respirar y enfriar durante un rato.

2. Ahora es el momento de incorporar los huevos. Lo haremos poco a poco, de uno en uno. Con cuidado de no cortar la masa. Para que esto no suceda te aconsejo que al mezclar siempre uses el mismo sentido de giro y no lo cambies. Añade todos los huevos menos dos, que los reservamos para el merengue. Cuando tengas la masa terminada la dejamos enfriar en el frigorífico mientras se prepara el glaseado de merengue.

3. Para el merengue vamos a necesitar la clara de 2 huevos. En un vol mezclamos todos los ingredientes con unas varillas. Tenemos que darle suficiente fuerza al brazo o la batidora como para darle volumen y coja aire, añadimos unas gotas de esencia de vainilla y seguimos batiendo hasta que tenga una consistencia cremosa.

4. Tienes que precalentar el horno a 180 ºC. Cogemos una bandeja y en ella ponemos papel de horno y un poquito de harina. Si no tienes papel de horno puedes engrasar la bandeja, es para que no se peguen.
Para darle forma a los rollos sequitos hay muchas posibilidades, yo os voy a decir dos. La primera una manga pastelera con boquilla grande. Tienes que dejarlos de tamaño donut. La segunda es colocando pegotes de masa con la cuchara y luego darles forma con el dedo mojado en agua. El agujero se hace de ese mismo modo, metiendo el dedo húmedo en el centro y haciendo el hueco.

5. Pues ahora solo queda meterlos al horno a 180 ºC media hora aproximadamente. Vigila que no se pongan demasiado morenos, si lo hacen baja la intensidad del horno. Lo ideal sería usar la función de ventilador. Los sacamos y apagamos el horno. Ponemos el merengue por encima de los rollos con todo el arte que podamos. Para que te quede bonito usa una manga pastelera de boquilla grande redonda, pero con una cuchara y a pegotones también sirve.

6. Volvemos a meter la bandeja en el horno con los sequitos ya casi listos. Solo hay que dejar que el glaseado se ponga duro. Con el calor del horno apagado debería bastar.

Ya tienes tus sequitos terminados.

PRESENTACIÓN

Los sequitos no tienen mucho que presentar, si acaso dejarlos puestos bien bonitos unos sobre otros y poco más.

VARIANTES

Yo le pongo esencia de vainilla al glaseado, pero puedes prescindir de ella. Por lo demás esta es la receta. También puedes ponerle unas gotitas de limón al glaseado opcionalmente.

¿QUÉ BEBEMOS?

Mistela bien fresquita! Los sequitos como su propio nombre indica, no son fáciles de tragar sin más. A la hora del café también es muy típico servirlos. Yo recuerdo de pequeño que mi madre los compraba en bolsas. El glaseado que se despegaba de los sequillos quedaba al fondo de la bolsa y eso era lo primero que yo me comía.

ORIGEN

Como ya te he comentado antes los sequillos en forma de rollos con glaseado de merengue por encima son clásicos de algunos pueblos de La Mancha, de Murcia y del interior de Alicante. Hay más dulces de repostería que se llaman sequillos o sequitos... pero no son el mismo. Dicen que Jumilla es el lugar de procedencia de este dulce, pero los alicantinos lo han tomado como algo muy suyo. Sobre todo en la zona de Novelda, Elda, Castalla, Petrer... son toda una tradición.

Bueno pues quien sea alicantino y no tenga un recuerdo de la infancia con sequillos es un bicho raro. Espero que todos os animéis a hacer esta receta tan fácil, ya que lamentablemente los sequillos han desaparecido de nuestras pastelerías y panaderías. Parece que ahora no existe otra cosa que no sean las cupcakes... no tengo nada en contra de ellas (yo las hago) pero nuestros dulces tradicionales son insustituibles. Tenemos que protegerlos y darles valor. Nadie lo va hacer por nosotros. Demostrad a vuestros hijos lo ricos que estaban los dulces de nuestra infancia. Que no todo son magdalenas tuneadas con figuritas de Peppa Pig.





lunes, 29 de julio de 2013

ROLLOS DE AMOR DE JUMILLA

Solo por el nombre que tiene, este dulce tradicional jumillano ya merece estar en El Plato Típico. Los Rollos de Amor son uno de los muchos secretos que guarda la repostería de la localidad murciana de Jumilla





OTROS NOMBRES
Almojábenas (en Orihuela), Roscos de Amor

INGREDIENTES

  • 250 ml DE AGUA (1 VASO Y 1/3)
  • 135 ml DE ACEITE DE OLIVA 
  • 65 ml DE ACEITE DE GIRASOL
  • 250 g DE HARINA DE REPOSTERÍA (2 VASOS)
  • AZÚCAR GLASS
  • 5 HUEVOS M
  • 1/2 L DE AGUA
  • 6 CUCHARADAS DE AZÚCAR NORMAL
  • CANELA EN RAMA 
  • LA PIEL DE UN LIMÓN, SIN LO BLANCO
A COCINAR!!

1. Mezclamos los dos aceites, el de girasol y oliva. Esto suele hacerse en muchas recetas de repostería para debilitar la potencia del sabor del aceite de oliva sin quitarle protagonismo. Ponemos la mezcla de aceite y el agua en una olla o cazo a fuego alto hasta que hierva. Entonces poco a poco con una cuchara vamos añadiendo la harina (que debías haber tamizado) y vamos mezclando hasta conseguir una masa homogénea. Esto podemos hacerlo con el cazo retirado del fuego o a fuego muy lento. Ahora toca esperar una media hora hasta que se enfríe totalmente (no lo pongas en la nevera... paciencia). 

2. Ahora viene el punto delicado y clave, añadir los huevos. Se tiene que hacer de uno en uno para que quede bien, y hasta que el huevo no está totalmente integrado en la masa no se pone el siguiente. Con una cuchara de palo, con paciencia y siempre en el mismo sentido para favorecer la mezcla. Esto es muy importante, si no lo haces es posible que no te queden bien. 

3. Sacamos la bandeja del horno y lo ponemos a precalentar a 200 ºC con la función aire si es posible. Engrasamos la bandeja y vamos poniendo pegotones de masa. Ten en cuenta que la masa resultante es muy pegajosa, puedes usar la cuchara de madera para ponerlos. En el horno doblarán el tamaño que tienen, así que sepáralos bien y no pongas más de 8 por tanda. 
Mójate un dedo en agua para darles la forma redondeada y hacerles el agujero. Así es como se hace tradicionalmente, si prefieres usar una cuchara también te servirá.
Ahora los dejamos en el horno durante unos 20-25 minutos. Recuerda, ese tiempo es con la función de aire. Además debes controlar que no se quemen, vigílalos. Si notas que se están quemando por arriba baja la temperatura, no pasa nada. 

4. Cuando ya estén bien hechos los sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre la misma bandeja. Espolvoreamos azúcar glass por encima. La cantidad ya es a gusto de cada uno, en Jumilla le ponen bastante. Como variante diré, que antes de espolvorearlos hay quien los moja con almíbar. La verdad es que así están más ricos. 

5. El almíbar es muy fácil de preparar. Se pone el agua a calentar junto con las 6 cucharadas de azúcar, la canela en rama y el limón. Se deja a fuego lento hasta que vaya reduciendo y ya tienes tu almíbar listo. Mejor aplicarlo mientras estén calientes los rollos. 


PRESENTACIÓN

En una bandeja con un papel debajo para que absorba el exceso de almíbar. Los apilamos de forma caótica. No, no son macarons, ni pastitas danesas. Son Rollos de Amor de Jumilla y no necesitan ser perfecto, porque no existen los amores perfectos, pero sí los riquísimos y dulces.

VARIANTES

Ya te las expliqué antes. Almíbar sí o almíbar no, aceite de oliva al 100% o adulterado con suavizado con girasol, más o menos azúcar glass. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Como todo dulce manchego, la mistela, los licores de hiervas y un moscatel serían lo mejor. Con una café bien rico también van perfectos.

ORIGEN

Los Rollos de Amor son un dulce de origen árabe, aunque hay quien piensa que realmente pueda ser un dulce judío. En cualquier caso son muchas las generaciones de jumillanos que han ido pasando la receta de unos a otros hasta llegar a nuestros días. Por supuesto los monasterios de la zona también tuvieron un papel muy importante a la hora de conservar la tradicional elaboración. Ahora todos podemos disfrutar de este dulce tan exquisito y sencillo de elaborar. El nombre viene dado de que son típicos de San Valentín.

viernes, 26 de julio de 2013

PANECICOS DULCES DE HELLÍN O PANECILLOS DULCES

Hola amigos y compañeros. Siguiendo con la vena reposte-típica hoy volvemos a los Campos de Hellín para aprender como se hacen los panecicos dulces o panecillos dulces. Este dulce es tradicional de toda la esa zona de Albacete y también de algunos pueblos cercanos de Murcia. Evidentemente por cercanía. Son típicos de Semana Santa, pero puedes comerlos en cualquier época del año. Para que mi padre no me desherede tengo que confirmar que este dulce también es típico de Tobarra.





INGREDIENTES
  • 1 LIMÓN
  • 1 NARANJA
  • AGUA 1/2 L
  • CLAVO 
  • PIÑONES
  • CANELA EN RAMA
  • AZÚCAR 250 g
  • PAN RALLADO 300 g
  • 2OO ml de ACEITE DE OLIVA
  • 6 HUEVOS

A COCINAR

1. Tenemos que quitarle la piel al limón y la naranja intentando que sea solo piel, sin lo blanco. Te aconsejo que uses un buen cuchillo o un pela-patatas afilado. Ponemos el agua en un cazo junto con el clavo y la rama de canela. También añadimos el azúcar, 5 clavos y un puñado de piñones. Si no tienes rama de canela... puedes usar canela en polvo pero no quedan igual. Ahora calentamos el agua para hacer un almíbar.  Hay que dejarlo a fuego lento y esperar que hierva. Lo mantenemos así entre 15 o 20 minutos, burbujeando. 

2. Mientras nos ponemos con los panecillos. Para ello necesitaremos las 6 claras de los huevos y 4 yemas. Batimos al punto de nieve y entonces añadimos el pan rallado, vamos envolviendo con una espátula de abajo arriba. Poco a poco para que no pierdan el aire y queden más esponjosos. Déjalos respirar durante 5 minutos y no te preocupes se luego se queda más espesa y compacta, es normal. 

3. Ahora ponemos el aceite a calentar, ponle un trocito de masa flotando pequeño y cuando veas que comienza a burbujear ya tienes la temperatura. No debe ser muy intenso, mejor freírlo a fuego bajo para controlarlos mejor y que no se quemen. Se hacen muy rápido son casi un vuelta y vuelta. No pongas muchos de golpe a freír que si no te quedaran uno negro y otro blanco. Mi consejo es que con una cuchara cojas un trozo de masa y te ayudes con otra para dejarla caer al aceite. Pon tres cada vez, cuando tengas las tres vas dándoles la vuelta por el mismo orden que las pusiste en la sartén. Los vas sacando y dejando en un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite unos minutos.

4. Ahora que tenemos el almíbar terminado ponemos en el cazo los panecillos y dejamos que se cuezan durante unos 15 minutos. En este punto hay gente que no lo hace así. Hay quien directamente pone sobre el plato o la fuente de panecicos dulces el almíbar y terminan ahí la receta. Cualquiera de las dos maneras es buena, pero son diferentes. Hirviéndolos en el jugo quedan más borrachitos y con más sabor. De la otra manera quedan más caramelizados por encima y sequitos por dentro. Tu eliges. 

5. Por último los dejamos enfriar sin sacarlos del almíbar en la nevera, tapados. Ni se te ocurra meterlos calientes en la nevera. Hay que dejarlos enfriar a temperatura ambiente y luego al refrigerador. Al día siguiente estarán perfectos para comer.

Como consejo decirte que contra más secas estén las cáscaras de limón y naranja mejor. Si tienes una nevera no-frost déjalas un par de días antes y se secarán rápido.

PRESENTACIÓN

Los panecicos o panecillo dulces... no son bonitos, son un poco amorfos. Dice la tradición que así debe ser, así que los ponemos todos en una fuente bonita o platito de porcelana. Puedes adornarlos con alguna piel de naranja, limón y alguna flor de azahar. Ponles los piñones de la salsa por encima para que estén más estéticos. 

VARIANTES

Ya las he ido mencionando por el camino. Lo curioso es que este dulce también se come con potaje de garbanzos manchego. De hecho así las comía yo siempre, solo que no las pasaban por almíbar y les ponían perejil. Así las hace mi madre. Se mojan como esponjas y están muy ricas.

¿QUÉ BEBEMOS?

Un poquito de moscatel, orujo de hiervas o anís estaría bien.

ORIGEN

Volvemos a lo mismo de siempre, parece que el origen es árabe.


CURIOSIDADES

Si os dais cuenta hay muchos dulces típicos de Semana Santa, y es normal. La gente más humilde que vivía en los pueblos alejados de los nobles y señores, solo podían permitirse algunas alegrías al año. La Semana Santa era la excusa perfecta para poder gastar un poco más y preparar unos dulces. No los hacían el resto del año sencillamente porque no se podía económicamente, no la gente humilde al menos. 

domingo, 21 de julio de 2013

EL PLATO TÍPICO DE ALMAGRO, EL TIZNAO

El tiznao es un plato a base de bacalao desalado y verduras de la huerta. Es una receta típica de La Mancha, y más concretamente de la provincia de Ciudad Real. En Almagro está considerado como uno de sus platos más celebres. De el tiznao podríamos decir que es un pisto, un moje, una salsa...en cualquier caso... Gastronomía quijotesca pura y dura. Es un plato exquisito al paladar, que combina de una forma espectacular productos del mar y de la tierra. 

Hoy os traigo un plato típico de los pueblos de Ciudad Real. Lo incluyo por recomendación de mi madre, que está siendo toda una fuente de inspiración y conocimiento. No hay plato que publique que ella no conozca. Ya  sea de la montaña de Alicante, de un pueblo de Zaragoza o de su tierra, Daimiel
Vamos a por el tiznao de mi madre.

TIEMPO 40 MINUTOS       DIFICULTAD BAJA       PRECIO BAJO


Tiznao Receta


INGREDIENTES


  • BACALAO EN SALAZÓN, MEDIO KILO
  • 3 CEBOLLETAS
  • AJOS (UNA CABEZA)
  • 2 PATATAS (OPCIONAL)
  • 4 PIMIENTOS SECOS CHORICEROS
  • CAYENA, PIMIENTO SECO PICANTE O GUINDILLA SECA.
  • ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA 
  • AGUA Y SAL

A COCINAR!!! 

El tiznao tiene muchas.... pero que muchas variantes que luego intentaré resumir. Ya sabéis que me gusta que comentéis posibles variaciones para aumentar la gastrodiversidad de cada plato. Solo hace falta buscar un poquito en google para darte cuenta de todas los tipos diferentes de tiznao que hay pululando por la red.

EMPEZAMOS

El bacalao hay que pasarlo por el grifo para quitarle la sal. Hay quien lo pone a remojo muchas horas antes para quitarle toda la sal, pero mi madre me cuenta que ellas no lo hacían así. 

1. Empezamos por decir que en los pueblos las verduras se cocinaban entre las cenizas calientes de lo fogones y eso le daba un sabor muy especial. Nosotros usaremos el horno a falta de brasas. Lo precalentamos a 180ºC aproximadamente. Metemos las cebolletas en mitades o cuartos, las patatas, el pimiento choricero y el picante, también en bacalao y los dejamos 20 minutos. Los pimientos rojos necesitan menos tiempos, es bueno que los quites antes de que se cumpla el tiempo para que no cojan sabor a quemado.

Hay quienes utilizan la plancha sobre el fuego para hacer el tiznao. Y así los ingredientes quedan mas torrados, con manchitas negras de haberse quemado un poco... de hay viene el nombre del plato, tiznao. Tu eliges como cocinarlo.

2. Sacamos del horno todo lo que teníamos dentro y dejamos que repose un poco. Ponlos en un recipiente y tápalo durante unos minutos para que se enfríe un poco. Ahora es el momento de desmigajar el bacalao trocear los pimientos, picar los ajos y pelar las patatas. Reservaremos a parte el pimiento picante.

3. En una cazuela ponemos un dedo de aceite y cuando este bien caliente introducimos los ingredientes (patata, ajo, bacalao, cebolleta, pimientos rojos) y dejamos que coja color y sabor durante dos o tres minutos. Vamos removiendo para que no se queme nada. Pasado ese tiempo añadimos, con mucho cuidado de no salpicarnos, medio vaso de agua. Ojito con el aceite que mancha y quema! Este momento ideal para ponerle un poquito de pimentón dulce y darle ese color tan característico. Dejamos hasta que empiece a hervir, eso es que ya está hecho. Al final del todo, pones el pimiento picante (cayena). Yo tengo chile rojo de árbol seco que me trae mi familia mexicana de la otra parte del mundo, es perfecto para este plato si te gusta el picante rico. El picante se pone al final porque hay gente a la que no le gusta así, tan picoso. 

PRESENTACIÓN

El tiznao está muy rico recién hecho, pero dicen las malas lenguas que al día siguiente está más rico aún. El resultado final es una especie de mojete, en el que se moja  pan de pueblo calentito y te mueres de gusto. Es que no hay nada como la cocina antigua y con raíces ¿A que sí?

VARIANTES

Hay quien también asa patatas, que a la brasa están de muerte, quien añade pimentón dulce, pimientos rojos frescos, tomate, especias como el orégano, albahaca o eneldo y seguro que hay más posibilidades. Bueno ya me contáis.

¿QUÉ BEBEMOS?


Un chato de vino tinto, si es manchego y peleón mejor. Una bota de vino que tenía mi abuelo y la llevaba a la playa como buen manchego también sirve. 

ORIGEN

Ancestral, como todos los platos manchegos. El bacalao era el pescado de los pobres y no podía faltar nunca en la alacena o colgado de un gancho. Hay muchísimos platos de la cocina manchega en el que el bacalao es el protagonista, el atascaburras por ejemplo. En El Quijote de Cervantes le sirven tiznao en alguna de las posadas que visita. 


Y no puedo terminar esta receta sin decir que tenéis que probar las berenjenas de Almagro, son algo increible. Y si son de un barril de barro en plena feria del pueblo que sea te sabrán más ricas aún. Yo tengo el nítido recuerdo de las filas de tinajas con distintos tipos de berenjenas de Almagro en la Feria de Daimiel del año la tana y el olor tan peculiar y rico que tenían... que tiempos aquellos. 


elplatotipico.com

SIGUEMÉ EN LAS REDES




AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE