Mostrando entradas con la etiqueta sencillo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sencillo. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de febrero de 2016

Receta de los Pimientos rellenos



Hoy vamos a preparar una receta típica de Alcoy, pimientos rellenos - bajoques farcides. 

La receta nos llega desde Alcoy de la mano de Ainhoa. Ella aprendió a cocinarlos de su suegra y es que los pimientos rellenos o bajoques farcides son toda una tradición que pasa de generación en generación en Alcoy. Los vamos a preparar al vapor aunque también se pueden hacer al horno. Estos son los ingredientes para preparar nuestros pimientos rellenos - bajoques farcides. 



INGREDIENTES

- Pimiento rojo uno por persona.
- Aceite de oliva
- Sal 
- Perejil en polvo.
- Ajo en polvo.
- Carne picada / Cabeza de lomo en trocitos / tonyina de sorra
- Arroz bomba.
- Sal
- Tomate triturado

A COCINAR!!!

1. Preparamos la carne. Podemos usar carne picada pero la recomendación es usar cabeza de lomo cortada en dados. Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén, la carne y espolvoreamos abundante ajo y perejil en polvo. Dejamos que la carne comience a hacerse pero nunca del todo y ponemos el arroz. Rehogamos durante medio minuto y añadimos el tomate triturado. Es entonces y no antes cuando debemos ponerle la sal. El punto de sal es muy importante, debe quedar bastante salado pero no en exceso.



2. Mientras el sofrito se va haciendo, unos 5 minutos aproximadamente, podemos ir vaciando los pimientos rojos. También sería buena idea poner a calentar el agua. Os recuerdo que nosotros vamos a preparar pimientos rellenos al vapor. Rellenamos los pimientos solo hasta la mitad porque el arroz ganará volumen y si los llenas demasiado pueden explotar. 



3. Acomodamos los pimientos rellenos en la vaporera y los tapamos con papel de aluminio para que no pierdan humedad y se cocinen en su propio jugo Los dejamos a fuego medio durante una hora y cuarto aproximadamente. En cualquier caso puedes ir echando un vistazo y cuando veas que están listos apaga el fuego. 

Ya tenemos listos nuestros pimientos rellenos, preparados para servir. 
Como ya os he comentado esta es una receta muy típica de Alcoy y en general del norte de Alicante - Sur de Valencia. Gracias Ainhoa por compartir con todos los lectores de El Plato Típico tu receta y gracias también por las fotos. 


  OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

Pericana de Alcoy

Tortilla de Patatas

Paparajotes Murcianos



SIGUEMÉ EN LAS REDES



















4.70/5 – 1379

martes, 14 de abril de 2015

Receta para hacer Bizcocho de vainilla, café y yogur.

Hoy os traigo una receta para preparar bizcocho o pastel de yogur marmoleado de vainilla y café. Una receta fácil y rápida para preparar un postre de 10.

Los bizcochos de yogur son muy sencillos de preparar y casi nunca salen mal. Por eso si no tienes costumbre de preparar postres te recomiendo que pruebes esta receta. 


Bizcocho de vainilla yogurt y limon

Bizcocho casero


INGREDIENTES

* ES IMPORTANTE TENER EN CUENTA QUE LA MEDIDA VASITO SE REFIERE AL VASITO QUE CONTIENE EL YOGUR (yogur de 125g)
  • 1 YOGURT NATURAL SIN AZÚCAR
  • MANTEQUILLA A TEMPERATURA AMBIENTE 10 gramos
  • 3 HUEVOS M
  • 2 VASITOS DE AZÚCAR POLVO/GLAS
  • 2 VASITOS DE HARINA DE TRIGO (REPOSTERÍA MEJOR)
  • 1/2 SOBRE DE LEVADURA QUÍMICA TIPO ROYAL
  • 2/3 DE VASITO DE ACEITE DE GIRASOL
  • 1/2 VAINA DE VAINILLA (PUEDES SUSTITUIRLA POR AZÚCAR AVANILLADO O POR ESENCIA DE VAINILLA)
  • 2 CUCHARADAS DE CAFÉ LÍQUIDO (YA PREPARADO)

A COCINAR!!!

PREPARACIÓN

1. Lo primero que vamos ha hacer es untar nuestro molde con la mantequilla para que no se nos pegue el bizcocho y además salga más dorado por los bordes. También puedes espolvorear un poco de harina para asegurarte de que no se va a pegar. 
Ya podemos poner a precalentar el horno a 180ºC función arriba y abajo. 

2. En un bol ponemos los huevos y los batimos junto con el azúcar. Recuerda que cuando trabajamos con huevos es mejor abrirlos uno a uno en otro pequeño recipiente para evitarnos que uno salga malo y tengamos que desecharlos todos. 
Batimos hasta que el azúcar quede totalmente integrado con los huevos. Después añadimos poco a poco la harina, el yogur, la levadura química y el aceite. Mezclamos todos los ingredientes muy bien hasta tener una masa/crema homogénea. 

3. Separamos la masa resultante en dos partes iguales. A una de ellas le integraremos la vainilla y a la otra el café. En este punto puedes imaginar que puedes usar otros sabores para tu bizcocho, como chocolate, naranja, limón, ron, canela... Este sería el momento de poner incluso algún colorante alimenticio de repostería para darle color, pero es opcional.

4. Ahora tenemos que poner las dos masas en el molde sin que se mezclen demasiado. Existen distintas técnicas. Si tienes ayudante en ese momento podéis verter al mismo tiempo y por un lado cada uno la mezcla. Otra opción sería inclinar el molde de modo que la masa quede en un lado y luego echar la otra rellenando, y la forma más básicas sería poner una de base y la otra por encima. Si lo haces así se delicado a la hora de poner la capa superior. Usa unas varillas o un cucharón para evitar que se mezclen demasiado.

5. Con el horno ya precalentado a 180ºC ponemos nuestro molde en una bandeja en la parte central durante un tiempo de 30 minutos aproximadamente. A partir de los 20 minutos puedes ir picando con un palillo para comprobar si sale seco y limpio. Cuando esto suceda ya estará listo. 
Fíate más de tu instinto y del palillo que del tiempo, porque muchas veces los termostatos de los hornos mienten. 

6. Una vez esté en su punto lo sacamos del horno y lo dejamos sobre la bandeja durante unos 10 minutos. Lo desmoldamos y lo ponemos sobre una bandeja de rejilla durante una media hora hasta que se enfríe del todo. 
Parece una tontería pero si no lo haces así del mismo calor de la condensación se puede humedecer y no quedar igual. 
Y ya hemos terminado el bizcocho, tarta, pastel amarmolado de yogur, vainilla y café. Ideal para la hora del café. 



4.70/5 – 1379

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Cómo se hacen peladillas caseras de Navidad? Receta.

Las peladillas son un dulce típico de Navidad, seguramente uno de los más esperados por los niños y los más mayores junto con el turrón y el mazapán. En esencia las peladillas son almendra recubierta de almíbar de azúcar. Preparar peladillas caseras es fácil y rápido, aquí os paso una receta con variantes para poder hacer peladillas paso a paso








INGREDIENTES

  • Almendra 500 g. A ser posible cruda y sin piel de la variedad marcona.
  • Azúcar blanco 500 g.
  • Agua 100 cl.
  • Canela. Una cucharadita.
  • Anís (opcional). Una cucharadita.
  • Piel de naranja o limón (opcional).

A COCINAR!!!

1. Tostar o torrar las almendras. Para ello podemos hacerlo en el horno o en una sartén. 
Si las preparas en un horno por papel de hornear en una bandeja y coloca las almendras sobre él. Pre-calienta el horno baja temperatura (entre 100ºC y 120ºC) y déjalas allí por media hora. Siempre vigilando porque dependiendo del tamaño de almendra y del error del horno puede ser más o menos tiempo.
Si las preparas en la sartén (como yo), ponlas en una sartén y a fuego bajo-medio. No dejes que se queden quietas mucho rato y ves moviéndolas para que vayan adquiriendo un color dorado y a ser posible uniforme. Después dejamos que se enfríen y reservamos. 

2. Preparar el almíbar. Las peladillas van recubiertas por una capa de azúcar y ese azúcar lo preparamos con un almíbar. En este punto podemos introducir ciertas variaciones al gusto personal y tradición de cada uno. Lo clásico un almíbar de canela pero puedes infusionar en el agua anís, piel de naranja o limón para darle un toque diferente. 
Calienta agua en un cazo grande o también una olla. Recuerda que si es anti-adherente mejor que mejor. Mientras el agua está caliente sería el momento indicado para poner la rama de canela o canela en polvo, o bien el anís o los cítricos. Pasado un rato para que el sabor se integre bien retiramos todo lo que no sea agua del cazo y añadimos el azúcar. Removemos siempre con la ayuda de una cuchara de palo hasta conseguir una textura de almíbar espeso sin llegar a ser muy espeso, como una miel o sirope. 

3. Añadir las almendras tostadas. Añadimos las almendras que serán peladillas pronto y en ese punto es cuando es importante no dejar de remover en ningún momento. Para que todas las peladillas tengan una capa uniforme y no queden pegadas unas con otras. Hay que pasarse un tiempo con la cuchara de palo y cuando ya están sueltas moviéndo el cazo con movimientos circulares para que  vayan cogiendo forma. 

Solo queda dejarlas enfriar. 


CONSEJOS Y APUNTES

- Es difícil conseguir unas peladillas perfectas sin la maquinaria adecuada, pero podemos usar nuestro ingenio y cosas que tenemos en casa. Si cuando ya comienzan a despegarse las pasamos a un tamiz grande de harina y lo movemos con formas circulares quedarán más redonditas. También puedes usar una sartén plana grande. 

- Si quieres peladillas de colores en el momento que preparas el almíbar puedes añadir alguna gota de colorante de repostería.

- No desesperes si no te sale bien a la primera y no dudes en incluir tus propias ideas.

- Puedes comprar las almendras ya tostadas pero recuerda que si las compras crudas hay que prepararlas y si vienen con piel pelarlas. 


Espero que disfrutéis haciendo esta receta de peladillas clásica de Navidad y me comentéis que tal os salieron. Felices fiestas y seguid cocinando.



    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE


Turrón blando

Mazapanes

Pan de Cádiz



SÍGUEME EN LAS REDES







lunes, 16 de septiembre de 2013

Pinchos Morunos ¿Cómo se hacen?

Los pinchos morunos o pinchitos, son sin duda, uno de los platos de carne más ricos y populares de la gastronomía popular. Me sería complicado poder decir de que localidad son endémicos o cual fue su lugar de partida, pero si tuviera que elegir seguramente me iría a Andalucía. Realmente podría parecer que hacer un pincho moruno es fácil... carne, una brocheta, especias... Pero no es tan sencillo. Lo cierto es que todos hemos comido pinchos de cientos de sitios diferentes de bares, restaurantes, de la suegra, de la carnicería... y todos son distintos. Yo os voy a presentar la receta de unos pinchos que hice y para mi son los que mejor me han quedado nunca. Espero que os gusten tanto como a nosotros.





INGREDIENTES

  • 800 g DE PECHUGAS DE POLLO
  • AJO
  • SAL
  • PIMENTÓN DULCE
  • ORÉGANO
  • AGUA 1/2 VASO
  • CAYENA (OPCIONAL)
  • VARILLAS PARA PINCHITOS 
  • ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Lo principal para que un pincho este riquísimo es que la majada (adobo) sea bueno y tengamos paciencia con el tiempo. 

1. Ponemos 3 dientes de ajo en un mortero y machacarlos bien. Tiene que quedar casI como una pasta. Añadimos 1 cucharadita de sal, 3 de pimentón dulce, una cuchara grande de orégano. Removemos todo bien y le añadimos el agua. Si te gustan más picantes (yo tengo una mexicana en casa), puedes ponerle también cayena, yo uso chile rojo de árbol que nos trajeron de México.

2. Cortamos la carne en tacos, más o menos de 3x3 centímetros. Los ponemos en un recipiente, yo uso un bol. Le echamos por encima el adobo que habíamos preparado y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Lo tapamos y lo metemos al frigorífico. 
En este punto es donde hay que tener paciencia y previsión. Lo ideal es hacerlos de un día para otro. Contra más tiempo estén en remojo más ricos estarán. Pero... con 3 o 4 horas ya están estupendos, doy fe. 
Acuérdate de mover la carne cada media hora más o menos para que todo quede bien impregnado. 

3. Tienes dos opciones, pincharlos en las varillas antes o después. Yo los pincho antes y los suelo hacer en una plancha, los hago allí por pura comodidad. Si tu prefieres hacerlos en la sartén o en el horno el resultado será muy similar. Si los haces en la sartén pones el fuego a calentar a fuego medio alto. Pones los pinchos morunos y los riegas con un chorrito de aceite de oliva más. No uses el jugo que te quedó para mojarlos, porque se te cocerán y no quedan igual. Mejor lo usas al final, cuando ya estén terminados. Calientas el adobo que habíamos usado y con una cuchara los mojas un poco. Pero eso ya es al gusto de cada uno.

PRESENTACIÓN

Los pinchos morunos son un plato original por si solo. En un plato llano o bandeja, con una buena guarnición de patatas fritas o bravas. 

QUE BEBEMOS

Pues una cerveza sería estupendo. Así podemos transportarnos a esa terraza del bar de tapas que más nos gusta, o aquella otra en la que estuviste en vacaciones... los pinchos me evocan vacaciones, verano y también las barbacoas que hacían mis padres en "el campo de todos" junto con morcillas, chorizos, panceta... mmmm... con el pan de pueblo... y las patatas a la brasa. Vale... ya basta! ¿Veis como tengo razón cuando digo que es un plato evocador de recuerdos?



ORIGEN

Podríamos pensar por el nombre que el origen es árabe. De hecho en gran parte del norte de África puedes encontrar platos muy parecidos. Pero los pinchitos morunos llevan tanto tiempo entre nosotros y les tenemos tanto cariño que diremos que son ibéricos. Una cosa si es cierta... los puedes hacer de pollo, de cordero, de ternera... pero no de cerdo ¿Será por la costumbre musulmana de no comer cerdo? Es  posible, pero en realidad lo que pasa es que no quedan igual de ricos, no combina igual de bien que con las otras carnes. 






OTRAS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

sábado, 14 de septiembre de 2013

CÓMO HACER TURRÓN BLANDO CASERO

Dicen que "la cabra siempre tira p'al monte", será por eso que me encantan las recetas de mi provincia. Además en este caso es una receta de la que podemos sentirnos bien orgullosos, porque es conocida en el mundo entero. El Turrón es imprescindible en cualquier mesa durante la Navidad. Pues además de ser muy típico, muy antiguo y muy famoso... es muy fácil de preparar en casa. Así que ahora que aun hay tiempo para que lleguen las fiestas navideñas podemos empezar a practicar para saber como hacer nuestro propio turrón blando. En este punto vamos a diferenciar entre turrón duro o de Alicante y turrón blando o de Xixona.
Yo voy a enseñaros como se hace el blando, del duro ya me encargaré la semana que viene.
Bueno... VAMOS AL TURRÓN!! (no he podido resistirme a decirlo)






INGREDIENTES


  • 100 g DE AZÚCAR POLVO
  • 150 g DE MIEL MILFLORES
  • 250 g DE ALMENDRAS TOSTADAS MOLIDAS
  • 50 g DE ALMENDRAS ENTERAS TOSTADAS
  • 1 LIMÓN (UNA CUCHARITA DE RALLADURA) opcional
  • CANELA opcional
Con estas cantidades tendrás para dos o tres pastillas normales de turrón. Si quieres hacer más o menos solo debes adaptar la cantidad de ingredientes, no hay problema. Si no tienes miel milflores puede ser de cualquiera. La almendra entera preferiblemente debería ser de la variedad marcona (alicantina). Puedes tostarlas tu mismo en casa. 

AL TURRÓN!! (bis)

1. La almendra es una de las claves para hacer el turrón. Normalmente los turroneros usan almendra de la variedad marcona, que es muy típica de la provincia de Alicante. 
Yo recomiendo comprar las almendras crudas osea 300g. Las tostamos en una sartén con mucho cuidado porque se pueden quemar. Hay que moverlas constantemente para que eso no pase y queden doraditas. Separamos un puñado que usaremos para dejar tropezones y trozos más grandes y el resto las molemos hasta dejarlas casi como una harina o pan rallado muy fino. 

Con las almendras enteras haremos lo siguiente, las vamos a triturar en trocitos pequeños de distintos tamaños. Eso es cortarlas con un cuchillo en varios trozos para que no queden todas igual.
Bueno dicho esto... Al turrón!! 

2. Ponemos en un recipiente apto para cocinar la miel y el azúcar glas. Templamos a fuego medio bajo y vamos removiendo la mezcla para que se disuelva el azúcar. Puedes cambiar la cantidad de miel para que te salga más seco o menos, y la miel da igual la variedad que sea pero contra más espesa mejor. 
Opcionalmente puedes añadir un poco de canela y ralladura de limón a la mezcla. Pero es un poco a gustos de cada uno.

3. Mientras está templada la mezcla añadimos las almendras, tanto las molidas como las troceadas removemos bien durante un par de minutos a fuego bajo y reservamos. Cuando se haya enfriado un poco amasamos con las manos hasta que se forme una masa homogénea. En este punto puedes probarlo de sabor, aún estás a tiempo de añadir alguna especia o un toque personal.

4. Ahora hay que enmoldar la masa. Podéis usar un recipiente cuadrado cualquiera, hacer uno de madera a medida o usar incluso un cartón de leche partido por la mitad. 
Ponemos una servilleta de cocina o papel absorbente de fondo, después forramos el interior con papel de hornear y dejamos que sobresalga por arriba para luego poder taparlo por la parte superior. En la parte superior ponemos otro papel de cocina. El tema del papel de cocina es para eliminar el exceso de aceites. Ponemos un peso encima, que puede ser un cartón de leche o dos para que compacte la masa. La metemos al frigorífico y la dejamos allí durante unos días. Pero vigílalo a diario para ver como evoluciona. Si tu nevera es "nofrost" es posible que se quede más duro. Contra más días esté más compacta quedará la masa. 
Una vez al día hay cambiarles las servilletas, la de abajo con mucho cuidado para no romper el turrón. 
Cuando cambies las servilletas puedes mirar como va de consistencia y si está en un punto que te gusta ya lo puedes sacar. Al ser un turrón casero lo ideal es consumirlo en poco tiempo. 

CONSEJOS Y CONSIDERACIONES

- No es sencillo que esta receta salga bien a la primera. Si no te queda perfecto de primeras tienes que tener en cuenta que hay ciertas variables que son difíciles de controlar. 
- Te recomiendo que al menos un par de veces al día compruebes como va el turrón. Si se seca demasiado y está muy duro termina antes el proceso. Si por el contrario queda más blando es porque tiene exceso de humedad.
- Ten paciencia y sobre todo ten en cuenta que el turrón comercial se hace con máquinas especiales que no tenemos en casa. A mi no me salió bien ni a la primera ni a la segunda, pero fui rectificando hasta encontrar el método. Me pasó igual con las lentejas... o la fabada. Paciencia, tolerancia a la frustración y ánimo.

PRESENTACIÓN

Ya habéis visto que fácil y sencillo es hacer tu propio turrón blando o de Jijona en casa. Lo sacamos de la nevera y lo partimos en pastillas o porciones. Ya está listo para comer.




¿QUÉ BEBEMOS? 

Una mistela, o ya que estamos en Alicante un Cantueso. Un vino dulce le va genial, aunque el cava y la sidra también son muy utilizados con el turrón. 

VARIANTES

El turrón es en esencia, almendra, miel y azúcar. Todo lo que le añadimos después se pueden considerar variantes. Para el turrón blando hay quien lo mezcla con más frutos secos como avellanas y piñones. 

ORIGEN

No hace falta ser un genio ¿Verdad? Es un dulce de origen árabe. En Alicante se tenía mucha tradición porque es tierra de almendros y más concretamente de la variedad marcona. Que es ideal para este tipo de postres dulces. Existen referencias escritas del turrón desde el siglo XI. Estas sitúa el origen del turrón en la península arábiga. En aquel entonces se le conoce como "turun". En España se populariza desde el 1500 dC en la Provincia de Alicante, en la capital (donde yo vivo) y en Jijona. Existen documentos que acreditan que a los trabajadores de Alicante, durante el mes de Navidad les pagaban parte de su salario en forma de turrón. Ese es seguramente el origen de lo que hoy conocemos como "la cesta de Navidad". Con la llegada del cacao de América también llego el chocolate y en Alicante se dejó de elaborar turrón. Solo Jijona mantuvo esa tradición. A partir del siglo XVIII comienzan a elaborarse otras variedades como el guirlache. 
Actualmente el turrón sigue muy vivo y tiene su propia denominación de origen. Aunque muchas más marcas pretenden vendernos chocolatinas como "turrón de chocolate". Si no lleva almendra y miel no es turrón, son engendros publicitarios que aprovechan la campaña de Navidad y el buen nombre de este dulce para hacer su negocio ¿Se nota o no se nota que soy alicantino? Mira que me pongo a cantar el himno del Hércules en menos que canta un gallo eh! 
Espero que os guste la receta y que intentéis hacerla en casa, es muy sencilla. 
La semana que viene pongo la del turrón duro, lo prometo. 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

COMO SE HACEN LOS PESTIÑOS, DULCE ANDALUZ

Los pestiños son uno de los dulces más tradicionales y ricos he comido nunca. Su sabor y forma son inconfundibles y pese a su nombre (un tanto galleguiño), son oriundos de Andalucía (también se elaboran en otras regiones como las Castillas). Yo aún no he tenido el gusto de poder prepararlos, los tengo en mi lista de pendientes, pero me han pasado una receta muy buena. Hace poquito pude probar unos que me trajo mi hermano y aunque no estaban recién hechos eran para empezar y no parar de comer. Son tan fáciles de hacer que seguro que antes de que termine el mes tendré una bandeja preparada.
Aunque suelen elaborarse para fechas señaladas como Navidad o Semana Santa, los puedes  encontrar todo el año en las pastelerías de Málaga entre otras localidades.



Vídeo receta paso a paso

INGREDIENTES 
  • HARINA DE TRIGO 1 Kg
  • 2 LIMONES
  • AJONJOLÍ (SEMILLA DE SÉSAMO)
  • MATALAHÚGA (ANÍS VERDE)
  • BICARBONATO
  • VINO BLANCO 1 VASO
  • ACEITE DE GIRASOL 1/2 L
  • ACEITE DE OLIVA SUAVE 1/2 L
  • AZÚCAR 
  • CANELA EN POLVO Y EN RAMA
Con estos ingredientes salen muuuuuchos pestiños. Si es la primera vez te aconsejo que los reduzcas a la mitad.

A COCINAR!!

1. Ponemos a calentar el aceite de oliva en una cazuela o cazo hondo. Pelamos los limones y nos quedamos con las pieles (no es ralladura de limón, es toda la piel). Cuando el aceite esté calentándose ponemos una cáscara, no hace falta que esté muy fuerte, no debe chisporrotear como si fueran croquetas. También añadimos una rama de canela. Consejo: para que la canela en rama te dure todo el año una vez abierta guárdala en un tarro de cristal. Añadimos dos cucharas de postre de matalahúga (anís en grano). Vamos a dejarlo así unos 5 minutos más o menos con cuidado de que no se queme la cáscara de limón.

2. Mientras, ponemos la harina tamizada en un bol grande. La mezclamos con el ajonjolí (unas cuatro cucharas rasas) y una cuchara de bicarbonato. Removemos y en el centro hacemos un agujero, es el "momento volcán". En ese agujero vamos a poner el vaso de vino blanco. Retiramos el aceite del fuego y le quitamos la cáscara del limón. Lo vertemos en el bol. Seguramente te hará un efecto como de burbujeo, el aceite debe estar recién sacado del fuego, no te asustes. Saldrá humo y se formará una espuma durante unos segundos. Hay que remover todo con una cuchara o espátula. Lo más rápido es usar las manos, pero con cuidado de no quemarte. La verdad es que no se pega nada y se puede amasar con facilidad.
Tened en cuenta que si la masa queda muy arinosa y no se compacta tendréis que añadir más aceite y vino hasta que tenga la consistencia que queremos.
No tienen que quedar grumos. La masa final será de color oscuro y muy manejable. La dejamos en el bol, le hacemos una cruz en el centro con un cuchillo y la dejamos reposar tapada con un trapo durante 20 minutos. Esto se hace para que suba un poco más. 

3. Pasado ese tiempo ya están listos para darles forma. Yo creo que de todo el proceso este es el más complicado porque se necesita un poco de arte o práctica. Pero como te sale masa para hacer muchos seguro que al final le coges el truco. Se trata de coger un trocito de masa, estirarla en forma de rectángulo o óvalo. De grosor como medio dedo (uno o dos centímetros), la cruzamos a lo largo como si cerrásemos una chaqueta con un botón presionando un poco para que se pegue un poquito más arriba que del centro. Así nos queda un extremo semicerrado y el otro abierto. No te van a quedar todos iguales no sufras. El tamaño es al gusto, hay quien los hace más grandes o más pequeños. 

4. Los vamos a freír en el aceite de girasol. Lo ponemos a calentar y también le añadimos la cascará del limón que nos quedaba y otra rama de canela. Lo dejamos unos minutos (debe estar a fuego medio alto), retiramos la canela, el limón y empezamos a freír. Ahora sí es una fritura normal, es decir debe burbujear bien. Para asegurarte que el aceite está en su punto échale un trocito de masa y cuando veas que comienza a freírse ya lo tienes listo. Mientras se fríen hay que darles la vuelta para que se doren por los dos lados. Los vamos secando y dejando en un plato con papel de cocina para que escurran el excedente de aceite. Puede pasar que al poner el pestiño en el aceite se te deshaga. Eso es porque no tiene suficiente harina. Añade más harina a la masa y no te pasará. Yo me volví loco la primera vez por ese fallo.

5. Ya solo queda ponerles el azúcar con canela. También hay quien los hace de miel. El azúcar y la canela en polvo se mezclan en un plato hondo, se coge el pestiño y se emborriza (reboza) en la mezcla. La proporción es un poco al gusto. Tienen que quedar bien cubiertos. Luego los ponemos en vertical sobre el plato para que con un par de golpecitos suelten el exceso de mezcla. Si fuera con miel solo tendríamos que ponerles un poco de miel por encima como si de sirope se tratara. 

PRESENTACIÓN 

Pues podemos poner un par de bandejas o platos, uno con miel y otro con azúcar y canela. Poco más hace falta para que los pestiños estén apetitosos. El aroma que desprenden es su mejor presentación.

¿QUÉ BEBEMOS?

Lo dulce siempre combina muy bien con lo amargo. El café sería lo más aconsejable. Pero si quieres tomar un vino dulce, anís o un licor de hiervas tampoco estaría mal En mi caso... café con leche, como siempre. 


ORIGEN

Es evidente que por los ingredientes podemos hablar de un dulce árabe. Con los años y tras la salida de los musulmanes nos quedaron sus tradiciones y sus dulces. La receta se refugió en muchos conventos donde hoy en día aun se prepara unos pestiños muy ricos. La tradición ha pasado de abuelos a nietos y hoy en día no podemos decir que sea un plato en peligro de extinción, sigue muy vivo y muy presente, por muchos años espero.

Ya tenemos nuestros pestiños preparados para comer. Veis que fácil y rápido? Si vais a prepararlos mandadme una foto y la pondré en una nueva sección en la que estoy trabajando.

OTROS DULCES TRADICIONALES QUE TE PUEDEN INTERESAR


viernes, 16 de agosto de 2013

SUSPIROS DE MANACOR, REPOSTERÍA BALEAR


Hola a todos y bienvenidos a El Plato Típico. Ya que estamos en pleno mes de agosto y yo no me tomo vacaciones, me voy a permitir el lujo de ir a buscar la receta de hoy a un lugar muy veraniego, Mallorca. Pero no nos vamos a quedar en la capital, visitaremos la localidad de Manacor.
Manacor, aunque algunos no lo crean, ya existía antes de que allí naciese el tenista Rafa Nadal. Es una bella población ligada al mar y con una rica gastronomía. Hoy nos vamos a interesar por uno de sus dulces más tradicionales, los Suspiros de Manacor. Su elaboración es una tradición centenaria que se pierde en los tiempos y son tan ricos como sencillos de hacer.

Otros nombres: Sospirs, sospiros





INGREDIENTES

  • HARINA DE TRIGO 300 gr
  • AZÚCAR 300 gr 
  • HUEVOS 2
  • LIMÓN 1
  • CANELA 1 CUCHARADITA RASA
  • BICARBONATO SÓDICO, 1 CUCHARADITA o 5 gr de LEVADURA ROYAL

A COCINAR!!!

1. Lo primero que debemos hacer es poner el azúcar en un bol y mezclarla muy bien con los huevos. Removemos muy bien con las varillas o las manos hasta conseguir que el azúcar quede diluido. Puedes tardar un rato en conseguirlo, no te preocupes. 

2. Lo siguiente es conseguir la ralladura del la piel de limón sin llegar a la parte blanca. Mezclamos la ralladura en el bol con el huevo y el azúcar. Tamizamos la harina junto con una cucharadita de bicarbonato sódico, otra de canela y la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla. Los 300 gr de harina que he puesto en ingredientes son solo una cantidad orientativa. Hay que ir poniendo poco a poco sin dejar de amasar (con las manos o la amadasora) hasta conseguir que la masa no se pegue. Ese será el momento de dejar de añadir harina. Nos quedará una masa parecida a la del pan. 

3. El horno debe estar precalentado a 180ºC. Cogemos una bandeja del horno y le ponemos papel vegetal para evitar que se peguen. También puedes espolvorear un poco de harina. Amasamos la masa para formar cilindros de un dedo de grosor como máximo y de largo un palmo. Redondeamos los extremos. Los ponemos en la bandeja bien separados. La masa se expande y podrían pegarse. Los dejamos en el horno durante 20 minutos. Tienes que estar atento porque quizás estén hechos antes. La señal será que estén totalmente dorados y agrietados. Una vez fuera del horno hay que dejarlos reposar hasta que no estén calientes.

Esta es la dirección de mi blog. Si te ha gustado la receta no dejes de visitarlo para encontrar muchas más.
 http://elplatotipico.blogspot.com.es/ 

PRESENTACIÓN

Los Suspiros de Manacor son un pan dulce casero no apto para dentaduras postizas. Se suele comer como almuerzo, desayuno o merienda. La presentación de este dulce no es muy exigente, es un plato sencillo. Puedes poner varios alineados en una bandeja y será suficiente para ver como se los comen. 

VARIANTES

Bueno, pues realmente es un dulce tan sencillo que pocas variables tiene. Hay quién ni le pone canela ni ralladura de limón. Hay quien le añade semillas de anís, o quién le pone azúcar por encima una vez cocinado. Hay quien usa azúcar moreno. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Los Suspiros de Manacor son un bocado complicado y algo seco. Yo aconsejaría un licor de almendras o avellanas. La mistela o el moscatel tampoco serían una mala solución. También se pueden tomar con café o leche en el desayuno. 

ORIGEN

Es un dulce tan antiguo como austero. Los ingredientes hacen pensar que fue de origen árabe pero no he encontrado muchas referencias al respecto. Así que si Rafa Nadal o cualquier otro manacorí está leyendo esto, que se anime a contar la historia de los Sospiros de Manacor




miércoles, 7 de agosto de 2013

MENJAR BLANC. POSTRE TÍPICO DE REUS

Hoy visitamos la localidad catalana de Reus para disfrutar de uno de sus postres más ricos y antiguos, hablamos del Menjar Blanc (manjar blanco). Es un dulce con una tradición milenaria en el cual el ingrediente principal es la almendra. Es muy sencillo de elaborar y seguro que gustará a todos. Su consistencia viene a ser similar a la de unas natillas. Como suele suceder con los postres con tanta historia existen muchas variaciones. Yo os traigo la que me ha parecido más apropiada para que encontréis los ingredientes con facilidad y no tengáis excusa para no hacer el Menjar Blanc.




INGREDIENTES

  • 200 gr DE ALMENDRAS MOLIDAS (las venden en cualquier gran superficie)
  • 200 gr DE AZÚCAR
  • 1 RAMA DE CANELA
  • 1 LIMÓN
  • SAL
  • 1 LITRO DE AGUA
  • 3 HOJAS DE GELATINA O 100 gr DE MAICENA 

A COCINAR!!!

1. Lo primero será poner a hervir el agua con la piel del limón, la rama de canela y el azúcar. Cuando empiece a burbujear con fuerza lo mantenemos durante 5 minutos. Pasado ese tiempo pasamos el agua por un colador para descartar restos del limón o de la canela.

2. En un recipiente vertemos el líquido y lo mezclamos con las almendras molidas. Removemos y dejamos enfriar. Cuando esté frío lo metemos al frigorífico durante toda la noche, si es más tiempo no hay problema. Lo que buscamos es conseguir una leche de almendras con mucho sabor. 

3. Pasado ese tiempo, unas 12 horas, colamos la mezcla. Lo ideal es hacerlo en un colador de tela, pero si no tienes usa uno que sea bien fino. Solo nos interesa el líquido, la pasta de almendra no. Ponemos el líquido resultante a calentar en un cazo a fuego medio.

4. Hidratamos las láminas de gelatina. Yo por lo general lo hago por separado. Hay quien las coloca una sobre otra y así creo que no se hidratan correctamente. Una vez hidratadas las ponemos en el cazo para que se disuelvan con la leche de almendras. Hay que remover bien para que se mezcle y no se pegue. 
Una vez bien disuelta la gelatina vertemos el líquido en cuencos individuales. Puedes usar los míticos cacharritos de barro que todos tenemos en casa o usar copas de helado. Los dejamos enfriar en el frigorífico tapados con papel transparente. 

PRESENTACIÓN

En cada uno de los cuencos individuales espolvorear canela en polvo y decorara con una ramita de canela y una cascara de limón. También puedes poner alguna almendra pelada cruda en el mismo lugar donde pongas la ramita de canela. Que quede bonito, que este postre se lo merece. 

VARIANTES

Como ya he comentado son muchas las variantes en este postre típico de Reus y de muchas más localidades catalanas. Hay quien usa la leche de almendras concentrada que venden en los supermercados y se ahorra el paso de la leche de almendras. Hay quien no usa gelatina y sí maicena como espesante. Hay quien usa leche en lugar de agua y además luego añade nata. También puede aromatizarse con agua de rosas. 


¿QUÉ BEBEMOS?

Bueno tratándose de un postre tan dulce y semilíquido... yo creo que no bebería nada.

ORIGEN

Del Menjar Blanc hay referencias desde la Edad Media. Pero posiblemente su origen se remonte a épocas anteriores. Se supone que esta riquísima crema de almendras es de origen árabe, ellos usaban almidón como espesante. También existen referencias de este postre en Aragón y las Islas Baleares. Existen referencias de platos similares del siglo II adC. Puedes conocer más de la evolución del Menjar Blanc en este enlace http://ca.wikipedia.org/wiki/Menjar_blanc

Resumiendo estamos delante de un postre tan antiguo que pudieron haberlo comido reyes de otras épocas. Una crema de almendras con un sabor muy rico y facilísima de preparar.

Hasta pronto!!!

miércoles, 17 de julio de 2013

EL PLATO TÍPICO DE TOBARRA "ATASCABURRAS"

El atascaburras es un plato típico Tobarra y de gran parte de la provincia de Albacete. También se le llama Ajoarriero o Ajomotero. En su origen era un plato muy humilde que preparaban los pastores en sus largas jorndadas. Ahora es todo un clasico de la gastronomía manchega.

Esta receta de atascaburras que te presento es muy fácil y sencilla de preparar. En cada casa se prepara de una forma diferente. Con esta receta no vas a fallar, aunque sea la primera vez que lo prepares.

Atascaburras receta


TIEMPO 40 MINUTOS       DIFICULTAD BAJA        PRECIO BAJO

INGREDIENTES
  • 8 PATATAS MEDIANAS
  • 300 GR DE BACALAO EN SALAZÓN
  • 3 DIENTES DE AJO
  • 4 HUEVOS DUROS
  • 10 CUCHARADAS DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA
  • 50 GR DE NUECES
  • SAL

A COCINAR!!

1. Cocer las patatas con su piel durante al menos 30 minutos. Importante! Tienes que poner el bacalao en salazón en abundante agua la noche antes para que se desale. En otro cazo cocer el bacalao durante 5 minutos y reservar en un plato apartee, no dejarlo en el cazo que se pasará. El caldo que obtenemos, al menos una taza. Enfriamos las patatas y les quitamos la piel con un cuchillo y las hacemos puré. Desmigajamos el bacalao. 

2. Picamos finamente los ajos y los doramos con un poco de aceite. Los machacamos en un mortero o un recipiente cóncavo con un poco de caldo del bacalao . Los mezclamos con las patatas y con el bacalao. 

3. Añadimos ahora el aceite y removemos todo hasta que ligue, a esto se le llama majar y lo normal serían 15 minutos de mortero. Si ves que queda muy seco añade caldo de bacalao poco a poco, hasta conseguir una textura de puré. Comprueba que esté bien de sal. 

4. Para presentarlo cortamos los huevos duros en rodajas y los ponemos por encima junto con las nueces. Añadimos finalmente otra cucharada de aceite por encima para darle color.

PRESENTACIÓN

Para comerlo son ideales las cazuelas de barro, pero la tradición manda que se coma directamente del mortero cuchara y pan en mano.

¿QUE BEBEMOS? 

Un vino manchego de Jumilla sería lo ideal.

ORIGEN DEL PLATO

Existen referencias a este plato en los escritos desde el Siglo XVII y su origen provenir de los judíos conversos que habitaban Castilla la Mancha. Sobre el nombre hay dos versiones. Una dice que es porque los pastores comentaban que ese plato era capaz de saciar hasta a las burras. El otro viene de que el sonido que produce el mortero al mover la mezcla es similar al de las patas de las burras cuando se quedaban atascadas en el barro. Pero seguro que hay más. 

VARIANTES

Hay quien le añade pimiento choricero, hay quien le pone muchas más nueces, quién hace las patatas y el bacalao juntos (pero con los tiempos de la receta), hay quien le quita el corazón a los ajos y quien los bate con un poco de caldo en lugar de machacarlos. 

Espero que os guste esta receta y que os animéis a cocinarla. No dejemos morir nuestra gastronomía más profunda. Si vaís a Tobarra no dejéis de visitar el Monte Calvario y si váis en Semana Santa alucinaréis con sus famosos tambores

Hasta pronto.




AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE