Mostrando entradas con la etiqueta rosco. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta rosco. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de julio de 2014

¿CÓMO SE HACEN LOS BUÑUELOS DE CALABAZA?

La verdad es que pese haber oído mil veces hablar de los famosísimos buñuelos de calabaza jamás los había probado.

 Lo cierto es que los buñuelos son un dulce típico de Valencia y dicen las malas lenguas que es más sencillo y rápido comprarlos en la calle que elaborarlos en casa. Para que os hagáis una idea los buñuelos vienen a ser como los churros. Hay puestos en los que los elaboran y también los hacen en ciertas panaderías, cafeterías y churrerías claro. Pues nunca los había probado, hasta que los he preparado y... no puedo comparar. Pero parece que me han salido buenos, eso dice Patricia (a mi también me parecieron riquísimos), la cuestión es que la receta era buena y tuve la suerte del principiante. Espero que a vosotros os pase lo mismo. 


OTROS NOMBRES Y VARIANTES: Buñuelos de Viento, buñuelos rellenos, buñuelos de crema, buñuelos del Ampurdá...





INGREDIENTES

  • 250 gr DE HARINA 
  • 600 gr DE CALABAZA
  • 1 CUCHARADITA DE LEVADURA EN POLVO
  •  4 HUEVOS M
  • 50 gr DE AZÚCAR
  • SAL
  • LA RALLADURA DE DOS NARANJAS
  • ACEITE DE GIRASOL
A COCINAR!!

Tengo que admitir que yo he usado mi flamante nueva amasadora para esta receta, pese a que en la original usaban el método del volcán. 

1. Lo primero es poner agua en un cazo. Hay que limpiar la calabaza de pipas y piel para dejar solo la carne. La dejamos hervir un buen rato como si fuéramos hacer puré o crema de calabaza. Tiene que quedar blanda. Cuando esté hecha la pasamos por la batidora y reservamos el puré. El agua del cazo no hay que tirarla porque la vamos a usar para hacer la masa.

2. Ahora vamos con la masa. Tamizamos la harina, como siempre, para evitar que se formen grumos. La mezclamos con una pizca de sal, la levadura y la azúcar. Vamos a utilizar solo las yemas de los huevos. También ponemos la ralladura de las naranjas. Mientras se sigue amasando añadimos chorritos del caldo de cocción y finalmente el puré de la calabaza hasta tener una textura como la de los churros. Acuérdate como los amasa el churrero, debe ser más manejable que la del pan. No deben quedar grumos, la masa debe ser fina para que queden sin sorpresas. Las claras que habíamos separado de las yemas hay que llevarlas a punto de nieve. A ver, en este punto os cuento mi problema. Tengo una batidora amasadora que facilita mucho las cosas, pero no puedo usarla al mismo tiempo para levantar las claras y amasar la mezcla. Eso lo descubrí tarde y me tocó hacerlo a mano, cosa que es cansina y desesperante. Así que cuando separes las yemas de las claras usa la batidora amasadora para dejar preparado el punto de nieve. Creo que me habéis entendido. Para incorporar las claras a la mezcla lo hacemos con una cuchara o espátula de abajo arriba con un movimiento envolvente. La idea es que pierda poco aire, así quedan más esponjosos. 

3. Ahora vamos con el "momento freidora". Debemos poner en la sartén aceite en abundancia como si fuéramos a freír patatas. Y tiene que estar ya caliente cuando pongas los buñuelos. Para darles forma simplemente con dos cucharas, como si fueran croquetas, y los ponemos en el aceite. Tienen que quedar dorados. Te recomiendo que los vayas poniendo sobre un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite. Mientras aún están calientes y sobre el plato ponemos un poco de azúcar por encima para decorar y darte un toque más dulce. Ya veis que hasta en este detalle se parecen a los churros. 

PRESENTACIÓN

Los buñuelos son un dulce no muy estético, es complicado que te salgan dos iguales. Así que no te esfuerces mucho, los pones en un platito con su azúcar y a comer. Están más ricos recién hechos. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Un chocolate calentito o un café con leche, son lo ideal para poder mojarlos.

ORIGEN

Es un clásico encontrar puestos de buñuelos en las fiestas de Fallas de Valencia y en general de cualquier pueblo valenciano. Compite y yo diría que incluso supera en ventas a los míticos churros, por lo general se venden en el mismo puesto ambulante. Pero no son exclusivos de Valencia. Existen muchas zonas de España como Cataluña, Islas Baleares, Aragón y Andalucía donde son muy típicos. Es más en Colombia, Cuba, Ecuador, México y USA también se consumen. Hay tanta variedad que incluso los hay de gamba, de carne, de queso... 

Bueno señores y señoras, niños y niñas, damas y caballeros (como dice mi hija), pues ya hemos aprendido algo más. Los buñuelos son un producto de producción multinacional. Espero que os animéis a intentar hacer los vuestros en casa y que os salgan tan ricos como a mi la primera vez. Ánimo.

 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

lunes, 9 de diciembre de 2013

Roscón de Reyes Casero ¿Cómo se hace?

Hola a todos y Feliz Navidad. Uno de los postres más típicos de la Navidad después del turrón y los mazapanes es sin duda el Roscón de Reyes. La tradición dicta que solo en la noche de reyes, 6 de enero, se debe comer este bizcocho en forma de rosca tan rico... aunque ahora los supermercados quieran que los compremos un mes antes a un mes después. En cualquier caso preparar tu propio Roscón de Reyes es sencillo y el resultado es más satisfactorio. Existen muchas versiones de Roscón de Reyes, yo he optado por una que vi hace un tiempo en la que se usa masa madre rápida. Y está es la que os voy a enseñar hoy. Espero que os guste. 

Por cierto está receta corresponde al reto de Navidad de los blogueros cocineros. Un grupo de personas excepcional que cocina de maravilla y del que estoy aprendiendo mucho. Aquí tenéis el link para ver todas las recetas del reto.  RECETAS DE NAVIDAD RETO






Esta receta pertenece al reto de blogueros cocinillas. En esta ocasión y aprovechando las fechas de Navidad hemos decidido plantar cada uno una receta tradicional que nos sea muy familiar. Y este ha sido el resultado...


INGREDIENTES

MASA MADRE


  • 150 g DE HARINA DE FUERZA (Y no puede ser otra)
  • LEVADURA FRESCA 12.5 g (Y no puede ser otra)
  • LECHE ENTERA 100 ml
  • AZÚCAR 
MASA HIJA
  • 550 g DE HARINA DE FUERZA
  • 25 g DE LEVADURA FRESCA 
  • 200 g DE AZÚCAR
  • 100 ml LECHE ENTERA
  • 3 HUEVOS FRESCOS
  • 100 g DE MANTEQUILLA 
  • LIMÓN Y NARANJA
  • EXTRACTO DE VAINILLA
  • EXTRACTO DE AZAHAR
  • RON
  • SAL
DECORACIÓN
  • FRUTA ESCARCHADA
  • YEMA DE HUEVO
  • AZÚCAR
  • ALMENDRAS O FRUTOS SECOS... A tu gusto.
  • LECHE
  • AGUA
RELLENO
  • NATA
  • CABELLO DE ÁNGEL
  • SOBRASADA... no sobradada no eh. Ni se te ocurra. 

Bueno vamos a empezar diciendo que rellenar el Roscón de Reyes no es imprescindible. Cada uno que haga lo que quiera con su roscón una vez esté terminado. Eso sí... ponerle algún regalito y el haba.

Vamos a necesitar varios bols o recipientes hondos. Cuchara de palo, varillas, tamizador, batidora. Saca ya la mantequilla del frigorífico para que esté en el punto de pomada osea como una crema de mayonesa. 

1. Empezamos por la masa madre. Lo primero será tamizar la harina junto con una cuchara de azúcar. Después calentamos 100ml de leche entera y ponemos medio cubo de levadura fresca, esto es 12.5g. La troceamos y damos vueltas con una cucharilla para que se vaya disolviendo en la leche tibia. Mucho ojo con este paso si calientas demasiado la leche matarás la levadura, que está viva. No irás a la carcel, pero como castigo no te subirá la masa y tu roscón será un desastre. Nunca la calientes a más de 30ºC. Es un consejo importante. 


Ponemos la harina en un recipiente dejando un hueco en el medio y vertemos allí la mezcla líquida de leche y levadura. Removemos con una cuchara de palo poco a poco de dentro a fuera para evitar grumos. Lo de la cuchara te servirá durante un ratito, pero al final tendrás que meter las manos en la masa. Además si no lo haces se irán quedando pegotes al fondo que luego serán más difíciles de integrar en la masa. La masa es pegajosa y un poco incomoda de trabajar, pero hay que hacerlo con paciencia. En 10 minutos obtendremos una bola compacta y así debe ser, compacta. Ahora ponemos en un recipiente hondo agua tibia. Hacemos una cruz en la masa para que respire mejor (como si fuera un pan) y la metemos al agua tibia (nunca más de 30ºC para no matar la levadura).





Si no amasas bien la masa tendrá aire y si eso pasa flotará. Si amasas bien la masa se irá al fondo y solo subirá cuando ya esté lista. Si tu masa flota dale 10 minutos más o menos antes de retirarla. Si no flota la saques cuando decida subir a la superficie ella sola. Si no sube nunca... le llamaremos la masa Titanic. Va a aumentar al doble de su tamaño más o menos. La sacamos del  agua y la dejamos en un recipiente a la espera. 




2. Masa del Roscón o masa hija. Lo primero tamizar la harina. Después vamos a rallar una naranja y un limón sin tocar la parte blanca de la piel. Ahora en un recipiente hondo ponemos los huevos y los batimos. Mezclamos en los huevos el azúcar y batimos. Añadimos las ralladuras de limón y naranja, una cucharadita de esencia de vainilla, dos cucharaditas de ron y media de sal. Mezclamos todo muy bien. El huevo debe levantarse un poco, es decir ponerse espumoso. 




Mientras bates puedes calentar la leche entera y mezclar con ella la levadura. En este caso un cubito entero. Repito, no sirve la levadura en polvo. Tiene que ser levadura fresca, la venden en la sección de lácteos de cualquier supermercado. Casi siempre junto a la mantequilla. 
Mezcla finalmente la leche con el huevo.



Ahora volvemos a la harina tamizada, hacemos un pequeño volcán y vertemos la mezcla líquida. Remueve poco a poco con una cuchara de palo integrando bien los ingredientes y evitando grumos. Yo en este punto comencé a usar mi batidora-amasadora. Es sencillita pero me hace ayuda bastante con recetas de este tipo.



Voy mezclando y ayudando con una cuchara a velocidad media. Cuando ya está todo bien integrado añade poco a poco la mantequilla y sigue batiendo. Ahora volvemos a mirar a nuestra olvidada masa madre. Es el momento de que madre e hija se reúnan para formar una sola masa. También es el momento de añadir una cucharadita de esencia de azahar. Si no tienes puedes usar un poco de zumo de naranja, no es lo mismo pero también le da sabor rico. Yo esto también lo hice en la amasadora. La deje a velocidad media-alta unos diez minutos para que se integrará todo muy bien. 



Mientras puedes ir despejando la encimera y poniendo un poco de aceite de oliva sobre ella. Esto nos servirá para poder amasar sin que se pegue. Sacamos la masa del bol y lo dejamos sobre la encimera. Nos untamos las manos con un poquito de aceite o mantequilla y comenzamos a trabajar la masa. Amasamos y vemos que va ganando elasticidad. Yo la cojo con las dos manos y la dejo resbalar hacia abajo y voy repitiendo y repitiendo. Unos 10 minutos bastarán. La masa sigue siendo un poco pegajosa así que vamos a poner harina en un bol... sí sí... otro bol. Este último recipiente debe ser grande porque la masa va a subir al doble del tamaño que tiene ahora. Ponemos la masa hecha una bola en el bol y tapamos con un trapo de algodón. 



Ahora toca esperar a que leve. Yo la deje durante cuatro horas en el salón junto a mi rincón friki donde tengo el portatil y ahora que hace frío el calefactor. También la puedes dejar en el frigorífico o si en tu casa hace mucho frío en la cocina. Si la dejas fuera debe estar más tiempo, unas 12 horas. Si le ayudas con una fuente de calor con 4 horas serán suficientes. 



3. Ya han pasado 4 horas (¿Ves que rápido?), y nuestra masa ha subido al doble más o menos. Con esta cantidad de masa te dará para preparar dos roscones o uno gigantesco. Yo te recomiendo que cortes la masa en dos.Preparamos dos bandejas por separado con papel de hornear. Sobre la bandeja ponemos nuestra primera bola. Vamos trabajándola para hacerle poco a poco el agujero en el centro, con las manos o con un cucharón. Ten en cuenta que la masa se hincha y sube, así que no te preocupes si queda baja o el agujero grande porque luego se cerrará. Yo les puse un tazón aceitado para que no se le pegue la masa y se mantenga el agujero. Seguramente el primer roscón te servirá de lección y el segundo será perfecto. Si ya has conseguido que tenga la forma deseada ahora hay que meterles los regalos y el haba. Todo siempre envuelto en papel transparente apto para cocina. Si vas a rellenarlos luego de algo no les metas los regalos y cuando lo abras los pones.Y otra vez toca esperar unas dos horas hasta que la masa vuelva a subir al doble de su tamaño. Te recomiendo que pongas un molde, un tazón o un baso para que al crecer no se cierre el agujero y luego tengas que volver a hacerlo. 



4. Ya ha pasado hora y media, y podemos preparar el glaseado para el roscón. Para ello ponemos unas cucharadas de azúcar en un tazón y añadimos agua gota a gota mientras removemos.  Queremos obtener un glaseado basto de azúcar. Puedes añadir alguna esencia a limón o naranja si quieres. Tendremos una glasa pegostiosa pero fluida al final del proceso, como una mermelada. Precalentar el horno a 200ºC.
Batimos los huevos y los mezclamos con unas gotitas de leche. Yo este truco no lo conocía hasta que vi la receta y la verdad es que funciona genial. Sirve para que no se queme el dorado de huevo mientras se calienta en el horno. Cosa que nos suele suceder a veces. Pintamos los roscones con el huevo batido y la ayuda de un pincel de repostería. Yo le pongo fruta escarchada de adorno siempre aunque en esta ocasión solo me quedaban cerezas, aún así quedó muy bonito. Lo que hago es alternar fruta y pegote de glaseado además también le puse almendras crocanti. Pero puedes usar almendra fileteada, entera, nueces, pasas... 



5.Casi listo. Ya tenemos nuestro horno precalentado a 200ºC y los roscones listos para cocinarse. El tema de tener dos bandejas una para cada horno es bastante obvio. Así te evitas tener que coger el roscón y pasarlo de un sitio a otro mientras aún está crudo. Lo dejamos en la parte media del horno con calor arriba y abajo durante unos 20 minutos aproximadamente. Pero como cada horno es de su padre y de su madre no te fíes. Vigila y si ves que se dora mucho por arriba baja la temperatura y protégelo con papel de aluminio. Que han sido muchas horas de trabajo para que luego por un pequeño error de cálculo se queme todo. 



No lo he comentado pero lógicamente los dos roscones juntos no. Primero uno y luego el otro. 

Bueno pues ya tenemos nuestros roscones preparados y listos para ser comidos. Si quieres rellenarlos espera que se enfríen. 

Aunque esta es una receta muy trabajosa, sobre todo por los tiempos de espera, vale la pena prepararla porque el resultado es excelente. En este punto quiero darle el merito al creador de la receta, porque no es original mía. Alfonso Lopez de recetasderechupete.com, gracias por esta estupenda receta. 

Yo me lo he pasado muy bien preparándolo y espero que vosotros también disfrutéis de la experiencia.


PRESENTACIÓN

No hace falta. Su presencia es realmente rica. Eso sí, no lo lleves a la mesa ya troceado o iniciarás una polémica gorda gorda. Vamos, que te pueden dar el roscón, como se dice vulgarmente. 

VARIANTES

Aunque tradicionalmente el Roscón de Reyes no tenía relleno desde hace unas décadas podemos encontrarlos rellenos de nata, de cabello de ángel, de trufa de chocolate, de crema pastelera, de dulce de yema e incluso relleno de mazapán... de sobrasada no. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Chocolate caliente y espeso como manda la tradición. Aprovecho para decir que tomárselo con leche debería estar penado, al no ser que sea por prescripción médica. 

HISTORIA Y ORIGEN

Al parecer el origen del Roscón de Reyes proviene de la época de los romanos. Así que es una tradición pagana aunque hoy se relacione con la llegada de los Reyes de Oriente al portal de Belén. 
Los romanos celebraban que los días comenzaban a alargarse más comiendo una rosca dulce que elaboraban con distintos ingredientes como higos, dátiles y miel. Este dulce se repartía entre ciudadanos, plebeyos y esclavos, o eso dicen al menos los cronistas de la época. Ya por aquel entonces se ponía un haba seca entre todos los roscones que se repartían. Aquel que encontraba el haba tenía el privilegio de ser tratado como un rey durante un día. Como suele pasar siempre, con el paso del tiempo las diferentes culturas y religiones quisieron integrar estas tradiciones haciéndolas parecer propias. 

Las referencias históricas en España son muy variadas. En diferentes documentos se habla de la tradición del Roscón de Reyes. Con esto no quiero decir que desde la época de los romanos se coma en España Roscón de Reyes. Pero sí que la historia que la tradición es antigua y hoy en día totalmente generalizada y popularizada. En otros países sucede algo parecido. Es el caso de Francia y Portugal, donde desde hace siglos se tiene constancia de su existencia. En los países de habla hispana también se ha popularizado comer Roscón de Reyes el día 6 de enero. En México y Argentina son tradiciones muy arraigadas. 

Pese a que la tradición decía que quien encontraba el haba era el afortunado hoy en día misteriosamente se le ha dado la vuelta a la tortilla. Hoy se dice que quien encuentra el haba debe pagar el roscón y quien encuentra la figurilla del Rey del Roscón tiene como premio la corona. Se ha introducido la costumbre de poner en el interior del roscón pequeños regalitos e incluso en algunos casos dinero en efectivo. Esto es al menos en España. En otros países como México si encuentras la figurita que simboliza al niño Jesús te comprometes a preparar ser el anfitrión de la fiesta de La Candelaria el 2 de febrero e invitar a todos a tamales y atole. 

¿Cómo lo llaman en otros lugares?

En Español - Roscón de Reyes
En Cataluña - Tortell de Reis
En Hispanoamérica - Rosca de Reyes 
En Portugal - Bolo Rei
En Francés - Couronne des Rois


RECETAS DE NAVIDAD DE MI BLOG QUE TE PUEDEN INTERESAR


MAZAPÁN CASERO
PAN DE CÁDIZ
HASTA PRONTO Y FELIZ NAVIDAD


martes, 30 de julio de 2013

SEQUILLOS, EL ROLLO ROSCO SEQUITO

Los sequillos son típicos de la zona que yo llamo el "triángulo alimurcete". Seguro que los que sois de la zona me entendéis. Estamos hablando del punto en que Alicante, Albacete y Murcia hacen frontera. Esa zona no entiende de comunidades autónomas. Los pueblos tienen costumbres y tradiciones muy parecidas. Será por eso que siendo yo "alicantino borracho y fino" recuerdo de siempre haber visto los famosos sequillos en las panaderías de mi ciudad. Así que no le voy a poner un pueblo de origen a los sequillos. Digamos que son alimurcetenses... y me quedo "más ancho que pancho".




INGREDIENTES
  • 160 gr DE ACEITE DE GIRASOL
  • 200 gr DE HARINA DE TRIGO
  • 250 ml DE AGUA
  • 8 HUEVOS
  • 400 gr DE AZÚCAR GLASS
  • ESENCIA DE VAINILLA
La elaboración es muy similar a la de los Rollos de Amor de Jumilla. 

1. Mezclamos el agua y el aceite en un cazo grande. Cuando comience a hervir retiramos del fuego y vamos incorporando la harina tamizada poco a poco, sin parar de darle vueltas. Cuando esté todo bien mezclado lo dejamos respirar y enfriar durante un rato.

2. Ahora es el momento de incorporar los huevos. Lo haremos poco a poco, de uno en uno. Con cuidado de no cortar la masa. Para que esto no suceda te aconsejo que al mezclar siempre uses el mismo sentido de giro y no lo cambies. Añade todos los huevos menos dos, que los reservamos para el merengue. Cuando tengas la masa terminada la dejamos enfriar en el frigorífico mientras se prepara el glaseado de merengue.

3. Para el merengue vamos a necesitar la clara de 2 huevos. En un vol mezclamos todos los ingredientes con unas varillas. Tenemos que darle suficiente fuerza al brazo o la batidora como para darle volumen y coja aire, añadimos unas gotas de esencia de vainilla y seguimos batiendo hasta que tenga una consistencia cremosa.

4. Tienes que precalentar el horno a 180 ºC. Cogemos una bandeja y en ella ponemos papel de horno y un poquito de harina. Si no tienes papel de horno puedes engrasar la bandeja, es para que no se peguen.
Para darle forma a los rollos sequitos hay muchas posibilidades, yo os voy a decir dos. La primera una manga pastelera con boquilla grande. Tienes que dejarlos de tamaño donut. La segunda es colocando pegotes de masa con la cuchara y luego darles forma con el dedo mojado en agua. El agujero se hace de ese mismo modo, metiendo el dedo húmedo en el centro y haciendo el hueco.

5. Pues ahora solo queda meterlos al horno a 180 ºC media hora aproximadamente. Vigila que no se pongan demasiado morenos, si lo hacen baja la intensidad del horno. Lo ideal sería usar la función de ventilador. Los sacamos y apagamos el horno. Ponemos el merengue por encima de los rollos con todo el arte que podamos. Para que te quede bonito usa una manga pastelera de boquilla grande redonda, pero con una cuchara y a pegotones también sirve.

6. Volvemos a meter la bandeja en el horno con los sequitos ya casi listos. Solo hay que dejar que el glaseado se ponga duro. Con el calor del horno apagado debería bastar.

Ya tienes tus sequitos terminados.

PRESENTACIÓN

Los sequitos no tienen mucho que presentar, si acaso dejarlos puestos bien bonitos unos sobre otros y poco más.

VARIANTES

Yo le pongo esencia de vainilla al glaseado, pero puedes prescindir de ella. Por lo demás esta es la receta. También puedes ponerle unas gotitas de limón al glaseado opcionalmente.

¿QUÉ BEBEMOS?

Mistela bien fresquita! Los sequitos como su propio nombre indica, no son fáciles de tragar sin más. A la hora del café también es muy típico servirlos. Yo recuerdo de pequeño que mi madre los compraba en bolsas. El glaseado que se despegaba de los sequillos quedaba al fondo de la bolsa y eso era lo primero que yo me comía.

ORIGEN

Como ya te he comentado antes los sequillos en forma de rollos con glaseado de merengue por encima son clásicos de algunos pueblos de La Mancha, de Murcia y del interior de Alicante. Hay más dulces de repostería que se llaman sequillos o sequitos... pero no son el mismo. Dicen que Jumilla es el lugar de procedencia de este dulce, pero los alicantinos lo han tomado como algo muy suyo. Sobre todo en la zona de Novelda, Elda, Castalla, Petrer... son toda una tradición.

Bueno pues quien sea alicantino y no tenga un recuerdo de la infancia con sequillos es un bicho raro. Espero que todos os animéis a hacer esta receta tan fácil, ya que lamentablemente los sequillos han desaparecido de nuestras pastelerías y panaderías. Parece que ahora no existe otra cosa que no sean las cupcakes... no tengo nada en contra de ellas (yo las hago) pero nuestros dulces tradicionales son insustituibles. Tenemos que protegerlos y darles valor. Nadie lo va hacer por nosotros. Demostrad a vuestros hijos lo ricos que estaban los dulces de nuestra infancia. Que no todo son magdalenas tuneadas con figuritas de Peppa Pig.





AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE