Mostrando entradas con la etiqueta huevo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta huevo. Mostrar todas las entradas

lunes, 3 de marzo de 2014

Tocinillo de Cielo Receta

El Tocinillo de Cielo o Tocino de Cielo es uno de los dulces más tradicionales de nuestra gastronomía. Todos hemos comido Tocinillo de Cielo alguna vez, pero ¿Hace cuanto que no lo pruebas? Por desgracia es uno de esos muchos dulces típicos que se está viendo arrinconado por la nueva repostería. Aquí tenéis una de las mejores recetas que he usado para hacer Tocino de Cielo así que ya no hay excusa. Es fácil, rápido y sale siempre bien. Aquí tenéis la receta http://elplatotipico.blogspot.com.es/2014/03/tocinillo-de-cielo-receta.html

Con todas las claras que te van a sobrar puedes elaborar unos fantásticos soplillos, merengues o usarlas para hacer un frostig de queso... Mira si tienes opciones.





INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 450g DE AZÚCAR BLANCA
  • 10 YEMAS DE HUEVO
  • 1 VASO DE AGUA DE CALIDAD
  • CARAMELO LÍQUIDO
  • 1 LIMÓN
  • 1 RAMITA DE CANELA

UTENSILIOS DE COCINA

Cazos, un bol grande o cuenco para batir, moldes, un tamizador o colador. 


A COCINAR!!!

1. Preparar el almíbar para los Tocinillos de Cielo. Para ello vamos a poner el vaso de agua en un cazo junto con el azúcar. También vamos añadir la ramita de canela y la corteza del limón. No sirve ralladura y la corteza que tenga lo menos de la parte blanca posible. Ya sé que pido mucho pero confío en vosotros. La parte blanca amarga un poco. Lo dejamos a fuego lento durante 20 minutos removiendo con un cucharón o pala de madera de vez en cuando. ¿Por qué de madera? Para no rallar el cazo, mira que simple explicación. Pasado ese tiempo lo dejamos enfriar y comprobamos la consistencia de nuestro almíbar. Para ello metemos dos dedos el el cazo (cuando esté frío) y los separamos. Debe formarse un hilo de unos cuantos centímetros 3 o 4. No hace falta sacar el metro se puede hacer a ojo.

2. Ponemos las yemas en un bol y las mezclamos. Ojo, he dicho mezclar no batir. Tenemos que dejar una crema de yema homogénea pero sin espumarla. Cuando esté en ese punto podemos añadir poco a poco nuestro almíbar, siempre a temperatura ambiente. Si lo pones caliente las yemas cuajaran y ya no serán Tocinillos de Cielo. Removemos bien sin llegar a batir, igual que antes. 

3. Preparamos los moldes. Puedes usar moldes de silicona, pequeños grandes, con formas... Yo uso uno redondo básico que me va ideal para meter en el horno. Luego puedes sacar las porciones con moldes para galletas redondas o simplemente cortándolos con un cuchillo. Lo ideal es poner un poco de caramelo en el fondo de cada molde como si fuera un flan. Yo utilizo caramelo preparado. Mojo un pincel de repostería de los que son de silicona y barnizo bien el interior sin excesos.Ya bastante dulce está el Tocinillo de Cielo como para ponerle un extra de azúcar. Vertemos poco a poco la crema sobre los moldes ayudándonos de un tamizador para evitar grumos. Si lo prefieres puedes pasar toda la crema por un colador a otro recipiente y luego ponerlo en los moldes. Así lo hago yo, y es más práctico creo. 

4. Poner los moldes al baño maría. Yo prefiero hacerlo en el horno, pero si tienes otro método tipo olla express puedes usarlo. Llenas una bandeja de agua para que cubra al menos dos dedos la pones en el horno previamente precalentado y la dejas durante unos 45 minutos, hasta que cuaje. Como consejo te diré que cuando hagas un baño maría siempre tapes o protejas con papel de aluminio o papel de hornear la parte superior para evitar que el agua de condensación pueda mojar la crema. Hazle agujeritos al papel para que pueda escapar el vapor. Usa la función arriba y abajo. La temperatura debe ser de 125ºC. Recuerda que muchos hornos mienten con la temperatura. Hay gente que le pone más temperatura y menos tiempo. Da lo mismo siempre y cuando acabe cuajando y eso lo sabremos pinchando con un palillo (tipo magdalena), si sale limpio es que esta cuajado y podemos sacarlo del horno.

5. Ya tenemos nuestro Tocinillo de Cielo casi terminado ahora solo queda dejarlo enfriar. Para desmoldarlo no hace falta mucho, con darle la vuelta al molde será suficiente. Pero ve con cuidado, no seas valiente y tomate este último paso con precaución. Nadie quiere ver su postre tirado por el suelo o con una mala presentación. 


PRESENTACIÓN

Yo en mi casa siempre los he comido en pequeñas capsulas de magdalena en forma de cuadraditos. Pero hay quien lo sirve tipo tarta de queso así tal cual. A mi agobia comerlo así, prefiero pequeños bocaditos. Recuerda que el Tocino de Cielo es muy dulce así que ojo con los que tenga problemas de azúcar. 

¿QUÉ BEBEMOS? 

Un café iría muy bien, aunque un licor de hiervas tampoco estaría mal. 

HISTORIA Y ORIGEN

Las primeras referencias del Tocinillo de Cielo datan del 1324 y lo sitúan en un monasterio de Jerez den Cádiz. La culpa la tiene le vino. Jerez siempre fue tierra de vinos y en aquel entonce para clarificar los caldos se usaba clara de huevo, de esa acción viene la expresión clarificar las cosas o dejar las cosas claras. La clara absorbe las impurezas del vino pero la yema no servía para mucho. Las monjitas del Convento del Espíritu Santo de Jerez comenzaron a elaborar un dulce a partir de esas yemas. Por su apariencia gelatinosa le llamaron tocino y por su sabor dulce, de cielo. 
Aunque teóricamente la tradición comenzó en Cádiz hoy en día se prepara tocino de cielo por toda España. 

También se conoce a este dulce con otros nombres como Flan Chino o Tarta Capuchina, aunque la proporción de ingredientes variar. 

Curiosidad - El Candié - 
El Candié es un dulce también típico de jerez en el cual se usa vino dulce. Los ingleses de Gibraltar lo llamaban Candy Egg (dulce de huevo) y en Cádiz se traducía como Candié, tal y como lo oían. Es una variedad de Tocino de Cielo que se hizo muy popular a mediados del Siglo XX . 


OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE



lunes, 29 de julio de 2013

ROLLOS DE AMOR DE JUMILLA

Solo por el nombre que tiene, este dulce tradicional jumillano ya merece estar en El Plato Típico. Los Rollos de Amor son uno de los muchos secretos que guarda la repostería de la localidad murciana de Jumilla





OTROS NOMBRES
Almojábenas (en Orihuela), Roscos de Amor

INGREDIENTES

  • 250 ml DE AGUA (1 VASO Y 1/3)
  • 135 ml DE ACEITE DE OLIVA 
  • 65 ml DE ACEITE DE GIRASOL
  • 250 g DE HARINA DE REPOSTERÍA (2 VASOS)
  • AZÚCAR GLASS
  • 5 HUEVOS M
  • 1/2 L DE AGUA
  • 6 CUCHARADAS DE AZÚCAR NORMAL
  • CANELA EN RAMA 
  • LA PIEL DE UN LIMÓN, SIN LO BLANCO
A COCINAR!!

1. Mezclamos los dos aceites, el de girasol y oliva. Esto suele hacerse en muchas recetas de repostería para debilitar la potencia del sabor del aceite de oliva sin quitarle protagonismo. Ponemos la mezcla de aceite y el agua en una olla o cazo a fuego alto hasta que hierva. Entonces poco a poco con una cuchara vamos añadiendo la harina (que debías haber tamizado) y vamos mezclando hasta conseguir una masa homogénea. Esto podemos hacerlo con el cazo retirado del fuego o a fuego muy lento. Ahora toca esperar una media hora hasta que se enfríe totalmente (no lo pongas en la nevera... paciencia). 

2. Ahora viene el punto delicado y clave, añadir los huevos. Se tiene que hacer de uno en uno para que quede bien, y hasta que el huevo no está totalmente integrado en la masa no se pone el siguiente. Con una cuchara de palo, con paciencia y siempre en el mismo sentido para favorecer la mezcla. Esto es muy importante, si no lo haces es posible que no te queden bien. 

3. Sacamos la bandeja del horno y lo ponemos a precalentar a 200 ºC con la función aire si es posible. Engrasamos la bandeja y vamos poniendo pegotones de masa. Ten en cuenta que la masa resultante es muy pegajosa, puedes usar la cuchara de madera para ponerlos. En el horno doblarán el tamaño que tienen, así que sepáralos bien y no pongas más de 8 por tanda. 
Mójate un dedo en agua para darles la forma redondeada y hacerles el agujero. Así es como se hace tradicionalmente, si prefieres usar una cuchara también te servirá.
Ahora los dejamos en el horno durante unos 20-25 minutos. Recuerda, ese tiempo es con la función de aire. Además debes controlar que no se quemen, vigílalos. Si notas que se están quemando por arriba baja la temperatura, no pasa nada. 

4. Cuando ya estén bien hechos los sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre la misma bandeja. Espolvoreamos azúcar glass por encima. La cantidad ya es a gusto de cada uno, en Jumilla le ponen bastante. Como variante diré, que antes de espolvorearlos hay quien los moja con almíbar. La verdad es que así están más ricos. 

5. El almíbar es muy fácil de preparar. Se pone el agua a calentar junto con las 6 cucharadas de azúcar, la canela en rama y el limón. Se deja a fuego lento hasta que vaya reduciendo y ya tienes tu almíbar listo. Mejor aplicarlo mientras estén calientes los rollos. 


PRESENTACIÓN

En una bandeja con un papel debajo para que absorba el exceso de almíbar. Los apilamos de forma caótica. No, no son macarons, ni pastitas danesas. Son Rollos de Amor de Jumilla y no necesitan ser perfecto, porque no existen los amores perfectos, pero sí los riquísimos y dulces.

VARIANTES

Ya te las expliqué antes. Almíbar sí o almíbar no, aceite de oliva al 100% o adulterado con suavizado con girasol, más o menos azúcar glass. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Como todo dulce manchego, la mistela, los licores de hiervas y un moscatel serían lo mejor. Con una café bien rico también van perfectos.

ORIGEN

Los Rollos de Amor son un dulce de origen árabe, aunque hay quien piensa que realmente pueda ser un dulce judío. En cualquier caso son muchas las generaciones de jumillanos que han ido pasando la receta de unos a otros hasta llegar a nuestros días. Por supuesto los monasterios de la zona también tuvieron un papel muy importante a la hora de conservar la tradicional elaboración. Ahora todos podemos disfrutar de este dulce tan exquisito y sencillo de elaborar. El nombre viene dado de que son típicos de San Valentín.

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE