Mostrando entradas con la etiqueta ensaladas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ensaladas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de julio de 2014

Habichuelas a la Vinagreta ¿Cómo se hacen?

La receta de las Judías a la Vinagreta es una de las más sencillas y rápidas que he preparado. No por ello deja de ser riquísima. Es ideal para los meses de calor aunque se puede preparar todo el año. Las Judías a la Vinagreta son en mi opinión un primer plato contundente, fresco y brillante. Los ingredientes que necesitas para preparar las Judías blancas a la Vinagreta o Habichuelas a la Vinagreta puedes encontrarlos en tu despensa sin ningún problema. Vamos a preparar esta ensalada de habichuelas tan popular en los meses de verano, al menos en mi casa.







INGREDIENTES PARA 2-3 PERSONAS


  • 1 TARRO O FRASCO DE JUDÍAS, ALUBIAS O HABICHUELAS BLANCAS PRECOCIDAS DE 500 gramos
  • 1 CEBOLLA PEQUEÑA O MEDIA GRANDE
  • 1 PEPINO GRANDE
  • 2 ZANAHORIAS
  • ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA
  • VINAGRE NORMAL
  • SAL
  • OPCIONAL - PEPINILLO
  • OPCIONAL - ACEITUNAS 
  • OPCIONAL - MAÍZ DULCE
  • OPCIONAL - ESPÁRRAGOS BLANCOS
  • OPCIONAL - PIMIENTO ROJO Y VERDE
  • OPCIONAL - HUEVO DURO
  • OPCIONAL - AGUACATE
  • OPCIONAL - ANCHOA
  • OPCIONAL - TOMATE
Tanto opcional es porque como suele pasar con estas ensaladas admiten muchos ingredientes diferentes. Eso sí no te pases con la variedad porque entonces no sabrá a nada. Tú eliges. 

A COCINAR!!!

Vamos a necesitar un colador o escurridor grande, un bol y un cucharon de madera para darle vueltas a todo. Además de la tabla de corte y un cuchillo. Recuerda desinfectar la tabla de corte y también los vegetales. 

1. LAVAR LAS JUDÍAS.
Lo primero que hago yo es lo más complicado, sacar las judías de su bote de cristal. Cuando vayas a la compra vas a darte cuenta que hay mucha variedad de judías o habichuelas. Yo elijo siempre un tamaño medio. El secreto para poder vaciar el bote de cristal es ponerlo boca a abajo y darle golpecitos con el escurridor colocado debajo en el fregadero. Como nunca salen a la primera, cosas del vacio, le pongo agua del grifo cierro la tapa y lo muevo como si fueran maracas. Puedes ponerte música si quieres. Así van saliendo y cayendo al escurridor. Las lavas bien para que no les quede residuo y las reservamos.

2. CORTAR Y PELAR LOS VEGETALES.
Picamos la cebolla en trocitos bien pequeños, igual con la zanahoria, el pepino y lo que le vayas a añadir. Yo la cebolla la suelo pasar un poquito por agua para quitarle un poco de viveza. También le he puesto un huevo cocido y lo he picado. Pero eso lo añadiremos al final del todo como presentación final. 

3. MEZCLAR TODO Y ALIÑAR.
Ahora ponemos todos los ingredientes en un bol y los mezclamos bien. Yo en este caso le he puesto tomate raf, aceitunas rellenas y anchoas en conserva. Añadimos un generoso chorro de aceite de oliva, sal y vinagre. Aquí las proporciones las dejo al gusto de cada uno. Eso sí, el vinagre ponlo poco a poco y ves probando. Si te pasas de vinagre o sal lo tienes difícil para solucionarlo.

4. A LA NEVERA.
Como buena ensalada de verano las habichuelas a la vinagreta están más ricas frías. Déjalas unas horas y verás la diferencia. Además el vinagre hace su papel macerando los componentes de la ensalada. 


PRESENTACIÓN

Las judías a la vinagreta o habichuelas a la vinagreta se comen en raciones individuales. Un plato hondo para cada comensal y una ración. Ten la sal y el vinagre sobre la mesa por si alguien las quiere más fuertes. Es un plato muy colorido, fresco y rico. Triunfarás seguro. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Pues siendo una ensalada que es muy sana y teniendo vinagre yo bebería agua o limonada. Limonada, no refresco de limón con gas. 

HISTORIA Y ORIGEN

Las habichuelas a la vinagreta son una ensalada relativamente moderna. Se empezó a preparar con mas asiduidad cuando las empresas de conservas comenzaron a poner en el mercado las judías blancas en tarro de cristal. Porque antiguamente ponerte a cocer alubias o judías para luego hacer una ensalada con ellas no era muy normal.



                    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE
Ensalada murciana

lunes, 14 de julio de 2014

Ensalada murciana ¿Cómo se hace?

Como se hace la ensalada murciana

Como se hace la ensalada murciana

Preparar ensalada murciana es muy fácil. Los ingredientes que se necesitan para este plato tan típico y tan veraniego los puedes encontrar en cualquier mercado o tienda. 

Es un entrante o primer plato refrescante, sabroso, lleno de color y de texturas. La ensalada murciana es típica claro está de Murcia pero seguro que ya habías oído hablar de ella. Vamos a preparar nuestra ensalada murciana. También la podemos encontrar con otros nombres como moje, mojete, Pelechana... 

Este plato es una dura competencia para la clásica Ensaladilla Rusa. Aquí tienes la receta.





INGREDIENTES

  • 4 o 5 TOMATES NATURALES MADUROS GRANDES O DE BOTE 
  • 1 CEBOLLA TIERNA o CEBOLLETA
  • 2 O 3 LATAS DE ATÚN EN CONSERVA (SEGÚN COMENSALES)
  • ACEITUNAS 
  • 3 O 4 HUEVOS DUROS
  • ACEITE DE OLIVA 
  • SAL
  • VINAGRE
Los tomates pueden ser naturales maduros pero sin estar demasiado blandos. Si lo prefieres puedes usar tomate entero pelado enlatado.
Las cantidades de los ingredientes son relativas, según la gente que se vaya a sentar a la mesa o incluso tus propias preferencias.  


A COCINAR!!!

1. Los tomates. Si vas a usar tomates naturales como ya te he dicho que sean grandes, bien rojos, bien maduros pero sin pasarse. Los tenemos que escalfar para quitarles la piel, en la medida de lo posible retirar también las pepitas. Si se cuelan algunas... no pasa naaaada. Tenemos nuestro tomate listo, ahora lo troceamos en dados o gajos. Si usas tomate enlatado pues lo mismo te digo.

2. La cebolla la cortamos en aros y luego los seccionamos en dos o tres partes. Es un poco a gusto de cada uno. A mi me gusta pasarla después uno segundos bajo el grifo para quitarle un poco de "fiereza".

3. Los huevos. Ponemos a hervir el agua para los huevos. Ya sabéis cuando empiece a hervir el agua 10 minutos y los retiramos. Luego cuidado de no quemarte los dedos cuando los vayas a pelar. Una vez pelados los troceamos. 

4. Olivas yo le pongo de distintos tipos, según de las que tenga en casa. Preferiblemente una oliva con sabor ya sea negra de cuquillo (preferiblemente) o manzanilla. Claro que le puedes poner de distintos tipos. Es tú ensalada tu la vas a parir, tú te la vas a comer puedes hacer de ella lo que quieras. 

5. Otras cosas que añadir a la ensalada murciana, todas ricas, todas opcionales.
Guindillas, queso fresco, pepino, alcaparras, anchoas, salazones, espárragos blancos, corazones de alcachofa, maíz, lechuga troceada muy fina... No digo que todo esto lo pongáis, digo que podéis probar. Los puristas dirán que eso no forma parte de la receta original. Bueno pues nada, os doy la razón y todos contentos. La cocina es variable como el carácter de los niños, como el viento cuando voy a la playa, como el humo cuando hago una barbacoa... No me gustaría pensar que la cocina es una ciencia matemática. 

6. Aliñamos con el aceite, el vinagre y la sal al gusto de cada uno. Removemos bien sin llegar a triturar. La metemos en la nevera y la dejamos enfriar y macerar durante unas horas.
El resultado final es espectacular. Sabor, color, texturas, productos frescos... para mojar pan y no parar.

Ya tenemos nuestra ensalada de murciana ¿Era fácil verdad? 

PRESENTACIÓN

La ensalada murciana suele presentarse en un bol o recipiente circular del que todos van picando. Puedes acompañarlo de unas rebanadas de pan tostado que van a ir muy bien. Ten en cuenta que la consistencia final viene a ser como un moje. Casi una salsa.

¿QUÉ BEBEMOS?

Pues gazpacho no. Yo la acompañaría con agua fresquita o todo lo más con cerveza. Pero se admiten vuestras sugerencias. 

HISTORIA Y ORIGEN

Aunque es muy propia de la Región de Murcia la ensalada murciana, moje o mojete la podemos comer en muchas localidades de la geografía española. En algunos lugares incluso se le añade bacalao desalado o capellán, como en tantas y tantas recetas típicas de los pueblos de España. En Murcia tienen la fortuna de tener una materia prima excelente para la elaboración de ensaladas. No es de extrañar que sean unos expertos en prepararlas. 

                    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

Pericana de Alcoy

Tortilla de Patatas

Paparajotes Murcianos
      Recetas El Plato Típico


SIGUEMÉ EN LAS REDES





miércoles, 7 de agosto de 2013

RESPIGOS DE LAREDO

RESPIGOS DE LAREDO

The best strawberry and mango mesclun you’ll ever try!

Hoy vamos a preparar Respigos de Laredo. Un plato tan rico como humilde a base de tallos tiernos de nabo. Este plato es toda una tradición en esta localidad y nació de la necesidad. Cuando los pescadores no podían traer suficiente pesca a tierra, el hambre se agudizaba. Los manojos de tallos de los nabos eran comida para el ganado, pero las ingeniosas amas de casa se las apañaron para conseguir hacer de este rastrojo un verdadero manjar. 

Respigos



INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

  • 3 MANOJOS DE RESPIGOS 
  • 1 PIMIENTO CHORICERO SECO
  • 350 gr DE TOCINO ADOBADO O PANCETA.
  • 4 CUCHARAS DE ACEITE DE OLIVA 
  • 4 DIENTES DE AJO
  • 3 CHORIZOS ROJOS
  • SAL

A COCINAR!!

Los manojos de respigos no son tan complicados de conseguir. La cuestión es que si en tu mercado habitual no los tienen tendrás que encargarlos. Con los demás ingredientes no tendrás problemas.




1. Llenamos una olla con agua y le echamos un puñadito de sal. En ella vamos a cocer nuestros respigos durante 20 minutos. Antes de ello tendrás que ir purgando las hojas que estén demasiado secas o feas y quedarte solo con las tiernas. Una vez cocidos los ponemos en un escurridor bajo el grifo de agua fría. Cuando ya no estén calientes hay que estrujarlos para quitarles todo el agua que se pueda y dejarlos reposar.

2. En una sartén ponemos las 4 cucharadas de aceite. En el freímos el tocino adobado hasta que quede como torreznos...(esto es, bien doradito sin estar quemado). Reservamos los torreznos y picamos muy finitos  los dientes de ajo y cortamos en rodajas el chorizo. Los ponemos a freír en la sartén junto con los pimientos choriceros hasta que todo quede en su punto. Ten en cuenta que los ajos no deben quemarse, si ves que comienzan a dorarse en exceso los retiras. Lo mismo te digo para el pimiento choricero. Retiramos todos los tropezones (chorizo, tocino, pimiento y ajos) y los reservamos. 

3. En el aceite resultante vamos ahora a rehogar los respigos. Comprobamos el punto de sal y los dejamos a fuego medio durante unos 5 minutos. Pasado ese tiempo apagamos el fuego y añadimos el plato con el resto de ingredientes a fin de que se mezclen bien en caliente. 

Si en algún momento del proceso notas que te quedas sin aceite para poder rehogar los respigos puedes añadir un poco más. Recuerda de no perder de lengua el punto de sal. 

PRESENTACIÓN

Puedes poner los respigos en una fuente de barro para que todos los comensales puedan picar. Otra forma de presentarlo es a modo de pincho. Para ello cogemos una rebanada de pan, la tostamos y sobre ella extendemos una cama de respigos. Sobre ella ponemos un trozo de chorizo, tocino y pimiento. Una tapa excelente y muy rica. 

VARIANTES

Hay quien pasa mucho más tiempo cociendo los espigos, más de una hora y además le va cambiando el agua para quitarles el sabor amargo. Hay quien le pone un huevo frito encima. Al ser un plato muy local, en cada casa tienen su propia receta. Hay quien los mezcla con gulas, gambas o incluso bacalao desalado.

¿QUÉ BEBEMOS?

Pues un vino tinto de crianza sería el mejor acompañamiento para este plato.

ORIGEN

Como ya os he comentado los respigos nacen de la necesidad. No se sabe muy bien cuanto tiempo hace de ello, pero lo cierto es que la tradición se fue perdiendo a lo largo del tiempo para casi desaparecer. Debemos agradecer a la Cofradía del Respigo su reaparición en la gastronomía actual. De hecho en las escuelas de cocina de la zona se intenta implantar y modernizar este plato tan tradicional para adaptarlo a la nueva cocina. El día de la Inmaculada se celebra en Laredo el Día Internacional del Respigo. Ese día se pueden degustar raciones de respigos de una gran diversidad, clásicos, modernos, conceptuales... El Respingo de Laredo es una receta que ha vuelto para quedarse en nuestras cocinas.




AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE