Mostrando entradas con la etiqueta caseras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta caseras. Mostrar todas las entradas

viernes, 12 de diciembre de 2014

¿Cómo se hacen las rosquillas fritas?

La receta de las rosquillas fritas manchegas forma parte de la herencia cultural y gastronómica que pasa de abuelos a padres, hijos, nietos, vecinos... y así sucesivamente generación tras generación. Mi madre es de Daimiel (Ciudad Real) y siempre preparaba estas rosquillas tan sencillas de hacer y tan riquísimas.




En cada casa se hacen de una forma diferente, ésta es la nuestra, no es la única ni la mejor, es la nuestra.

INGREDIENTES 

  • 4 Huevos
  • 1 Limón o 1 Naranja (usaremos su raspadura)
  • 500 gr de harina de repostería
  • Levadura química - Medio sobre
  • Bicarbonato - Una cucharadita
  • Azúcar blanca 170 gr
  • Leche 200 ml
  • Aceite suave de oliva 
  • Canela en polvo (opcional)
  • Mistela, moscatel o vino dulce (opcional)
Puedes usar aceite de girasol pero lo ideal es que sea de suave de oliva.


A COCINAR!!!

1. Vamos a mezclar todos los ingredientes secos menos el azúcar y la canela en un bol. Recuerda tamizar la harina. Si le pones canela que no sea más de media cucharadita. Así mezclamos, harina tamizada, bicarbonato y levadura en polvo.

2. Por otro lado separamos las claras de las yemas de los huevos. Batimos con fuerza las claras para espumarlas. Por otro lado mezclamos las yemas y el azúcar hasta que el azúcar se integre en la medida de lo posible, añadimos la leche poco a poco. Si quieres añadir vino tienes que restárselo a la leche. 
Ahora mezclamos las claras con las yemas y la leche. Vamos añadiendo poco a poco los ingredientes secos, a ser posible con un tamizador o un colador, sin dejar de remover para que no nos queden grumos. Amasamos manualmente hasta que toda la masa quede homogénea. Si no quieres que se te pegue mucho a las manos puedes untarte con mantequilla.

3. Ahora tenemos que darle forma a las rosquillas. Esta es la parte artística del asunto. Te recomiendo que pongas papel de hornear sobre una bandeja y espolvorees un poco, pero poco, de harina. Prepara un plato con azúcar y canela mezclados para revozarlas cuando salgan del aceite. Prepara también otro plato o bandeja con papel de cocina para quitarles el exceso de aceite de fritura. 

4. El aceite no debe estar muy caliente para que no se quemen por fuera y queden crudas por dentro. Cuando la rosquilla esté dorada por los dos lados la sacamos del aceite la escurrimos en el papel de cocina por ambos lados y sin pausa la rebozamos en el plato de azúcar, finalmente la dejamos sobre otra bandeja con papel de cocina. Ya veis que me obsesiono un poco por evitar el exceso de aceite en mis recetas, por estar más aceitosas no van a estar más buenas.

Repito el orden.

            1. Se dora en el aceite.
            2. Papel de cocina vuelta y vuelta.
            3. Baño de azúcar y canela.
            4. Plato o bandeja con papel de cocina.

Dejamos enfriar y ya podemos disfrutar de estas rosquillas tradicionales.


 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE




lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Cómo se hacen peladillas caseras de Navidad? Receta.

Las peladillas son un dulce típico de Navidad, seguramente uno de los más esperados por los niños y los más mayores junto con el turrón y el mazapán. En esencia las peladillas son almendra recubierta de almíbar de azúcar. Preparar peladillas caseras es fácil y rápido, aquí os paso una receta con variantes para poder hacer peladillas paso a paso








INGREDIENTES

  • Almendra 500 g. A ser posible cruda y sin piel de la variedad marcona.
  • Azúcar blanco 500 g.
  • Agua 100 cl.
  • Canela. Una cucharadita.
  • Anís (opcional). Una cucharadita.
  • Piel de naranja o limón (opcional).

A COCINAR!!!

1. Tostar o torrar las almendras. Para ello podemos hacerlo en el horno o en una sartén. 
Si las preparas en un horno por papel de hornear en una bandeja y coloca las almendras sobre él. Pre-calienta el horno baja temperatura (entre 100ºC y 120ºC) y déjalas allí por media hora. Siempre vigilando porque dependiendo del tamaño de almendra y del error del horno puede ser más o menos tiempo.
Si las preparas en la sartén (como yo), ponlas en una sartén y a fuego bajo-medio. No dejes que se queden quietas mucho rato y ves moviéndolas para que vayan adquiriendo un color dorado y a ser posible uniforme. Después dejamos que se enfríen y reservamos. 

2. Preparar el almíbar. Las peladillas van recubiertas por una capa de azúcar y ese azúcar lo preparamos con un almíbar. En este punto podemos introducir ciertas variaciones al gusto personal y tradición de cada uno. Lo clásico un almíbar de canela pero puedes infusionar en el agua anís, piel de naranja o limón para darle un toque diferente. 
Calienta agua en un cazo grande o también una olla. Recuerda que si es anti-adherente mejor que mejor. Mientras el agua está caliente sería el momento indicado para poner la rama de canela o canela en polvo, o bien el anís o los cítricos. Pasado un rato para que el sabor se integre bien retiramos todo lo que no sea agua del cazo y añadimos el azúcar. Removemos siempre con la ayuda de una cuchara de palo hasta conseguir una textura de almíbar espeso sin llegar a ser muy espeso, como una miel o sirope. 

3. Añadir las almendras tostadas. Añadimos las almendras que serán peladillas pronto y en ese punto es cuando es importante no dejar de remover en ningún momento. Para que todas las peladillas tengan una capa uniforme y no queden pegadas unas con otras. Hay que pasarse un tiempo con la cuchara de palo y cuando ya están sueltas moviéndo el cazo con movimientos circulares para que  vayan cogiendo forma. 

Solo queda dejarlas enfriar. 


CONSEJOS Y APUNTES

- Es difícil conseguir unas peladillas perfectas sin la maquinaria adecuada, pero podemos usar nuestro ingenio y cosas que tenemos en casa. Si cuando ya comienzan a despegarse las pasamos a un tamiz grande de harina y lo movemos con formas circulares quedarán más redonditas. También puedes usar una sartén plana grande. 

- Si quieres peladillas de colores en el momento que preparas el almíbar puedes añadir alguna gota de colorante de repostería.

- No desesperes si no te sale bien a la primera y no dudes en incluir tus propias ideas.

- Puedes comprar las almendras ya tostadas pero recuerda que si las compras crudas hay que prepararlas y si vienen con piel pelarlas. 


Espero que disfrutéis haciendo esta receta de peladillas clásica de Navidad y me comentéis que tal os salieron. Felices fiestas y seguid cocinando.



    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE


Turrón blando

Mazapanes

Pan de Cádiz



SÍGUEME EN LAS REDES







AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE