Mostrando entradas con la etiqueta Cantabria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cantabria. Mostrar todas las entradas

miércoles, 7 de agosto de 2013

RESPIGOS DE LAREDO

RESPIGOS DE LAREDO

The best strawberry and mango mesclun you’ll ever try!

Hoy vamos a preparar Respigos de Laredo. Un plato tan rico como humilde a base de tallos tiernos de nabo. Este plato es toda una tradición en esta localidad y nació de la necesidad. Cuando los pescadores no podían traer suficiente pesca a tierra, el hambre se agudizaba. Los manojos de tallos de los nabos eran comida para el ganado, pero las ingeniosas amas de casa se las apañaron para conseguir hacer de este rastrojo un verdadero manjar. 

Respigos



INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

  • 3 MANOJOS DE RESPIGOS 
  • 1 PIMIENTO CHORICERO SECO
  • 350 gr DE TOCINO ADOBADO O PANCETA.
  • 4 CUCHARAS DE ACEITE DE OLIVA 
  • 4 DIENTES DE AJO
  • 3 CHORIZOS ROJOS
  • SAL

A COCINAR!!

Los manojos de respigos no son tan complicados de conseguir. La cuestión es que si en tu mercado habitual no los tienen tendrás que encargarlos. Con los demás ingredientes no tendrás problemas.




1. Llenamos una olla con agua y le echamos un puñadito de sal. En ella vamos a cocer nuestros respigos durante 20 minutos. Antes de ello tendrás que ir purgando las hojas que estén demasiado secas o feas y quedarte solo con las tiernas. Una vez cocidos los ponemos en un escurridor bajo el grifo de agua fría. Cuando ya no estén calientes hay que estrujarlos para quitarles todo el agua que se pueda y dejarlos reposar.

2. En una sartén ponemos las 4 cucharadas de aceite. En el freímos el tocino adobado hasta que quede como torreznos...(esto es, bien doradito sin estar quemado). Reservamos los torreznos y picamos muy finitos  los dientes de ajo y cortamos en rodajas el chorizo. Los ponemos a freír en la sartén junto con los pimientos choriceros hasta que todo quede en su punto. Ten en cuenta que los ajos no deben quemarse, si ves que comienzan a dorarse en exceso los retiras. Lo mismo te digo para el pimiento choricero. Retiramos todos los tropezones (chorizo, tocino, pimiento y ajos) y los reservamos. 

3. En el aceite resultante vamos ahora a rehogar los respigos. Comprobamos el punto de sal y los dejamos a fuego medio durante unos 5 minutos. Pasado ese tiempo apagamos el fuego y añadimos el plato con el resto de ingredientes a fin de que se mezclen bien en caliente. 

Si en algún momento del proceso notas que te quedas sin aceite para poder rehogar los respigos puedes añadir un poco más. Recuerda de no perder de lengua el punto de sal. 

PRESENTACIÓN

Puedes poner los respigos en una fuente de barro para que todos los comensales puedan picar. Otra forma de presentarlo es a modo de pincho. Para ello cogemos una rebanada de pan, la tostamos y sobre ella extendemos una cama de respigos. Sobre ella ponemos un trozo de chorizo, tocino y pimiento. Una tapa excelente y muy rica. 

VARIANTES

Hay quien pasa mucho más tiempo cociendo los espigos, más de una hora y además le va cambiando el agua para quitarles el sabor amargo. Hay quien le pone un huevo frito encima. Al ser un plato muy local, en cada casa tienen su propia receta. Hay quien los mezcla con gulas, gambas o incluso bacalao desalado.

¿QUÉ BEBEMOS?

Pues un vino tinto de crianza sería el mejor acompañamiento para este plato.

ORIGEN

Como ya os he comentado los respigos nacen de la necesidad. No se sabe muy bien cuanto tiempo hace de ello, pero lo cierto es que la tradición se fue perdiendo a lo largo del tiempo para casi desaparecer. Debemos agradecer a la Cofradía del Respigo su reaparición en la gastronomía actual. De hecho en las escuelas de cocina de la zona se intenta implantar y modernizar este plato tan tradicional para adaptarlo a la nueva cocina. El día de la Inmaculada se celebra en Laredo el Día Internacional del Respigo. Ese día se pueden degustar raciones de respigos de una gran diversidad, clásicos, modernos, conceptuales... El Respingo de Laredo es una receta que ha vuelto para quedarse en nuestras cocinas.




sábado, 27 de julio de 2013

FRIXUELOS DE LIEBANA, FRISUELOS

Hoy nos escapamos hasta uno de los rincones más bonitos del planeta. No exagero, estoy muy seguro de lo que digo. Muchos hemos andado por esas tierras y aunque la visita sea breve la añoranza es enorme. No soy cántabro ni, ni siquiera norteño... soy alicantino. Lo digo para que nadie piense que estoy condicionado por ser lugareño.
Dicho esto... vamos a por los Frixuelos de Liébana ó Frisuelos de Liébana.
Es un dulce muy fácil y rápido de preparar que seguro que te gustará.



  
OTROS NOMBRES:

Frixuelos, Fayuelos, Fayueles, Frisuelos, Filloas, Freixós... en ningún caso tortitas.

INGREDIENTES

  • LECHE ENTERA 600 ml (3 vasos)
  • HARINA DE TRIGO 250 g
  • 2 HUEVOS MEDIANOS
  • ACEITE DE OLIVA O MANTEQUILLA
  • AZÚCAR
  • MIEL
  • CANELA (opcional)
  • UNA PIZCA DE SAL
A COCINAR!!

Vamos a empezar diciendo que... NO SON TORTITAS AMERICANAS! Los cántabros ya comían frixuelos cuando en Estados Unidos se paseaban los dinosaurios. 

1. Tamizamos la harina y la reservamos. Batimos los huevos junto con la leche y una pizca de sal hasta que estén bien mezclados, ponemos dos o tres cucharadas de azúcar. Vamos añadiendo progresivamente la harina mientras seguimos batiendo (a mano o a maquina). Es importante tamizar la harina para que todo quede bien homogéneo, sin los malditos grumos. Los grumos son unos de mis archienemigos, junto con las migas de pan y otros que ya iréis conociendo.

2. En una sartén, no muy grande, ponemos un poco de aceite o mantequilla y cuando este caliente vertemos con una cuchara un poco de masa. Tenemos que hacer tortillas circulares a ser posible. Se hacen muy rápido así que en mi opinión, mejor de una en una. Las vas dejando en un plato y les pones un poco de azúcar glass por encima, si no tienes glass de la normal también vale.

3. Básicamente ya las tenemos hechas. Ahora ponemos un poco de miel por encima de cada una antes de tomarla, si quieres puedes ponerle canela también. La enrollas y a comerla con las manos. Están muy ricas.


PRESENTACIÓN

Los Frixuelos de Liebana necesitan poca presentación, se suelen tomar para el desayuno. Asi que los ponemos un par en un platito bien presentados con su miel y a comer. 
No soy adivino, pero se lo que estáis pensando... le pongo nata o sirope de chocolate y ya son tortitas... pues no lo hagas. También le puedes poner ketchup a un Chuletón de Ávila, pero seguro que te parece una locura. Pues eso, tradición española, repostería de pueblo que debemos conservar y proteger. Es tarea de todos y no es tan difícil ¿Verdad?

¿QUÉ BEBEMOS?

Yo un café con leche. Para desayunar lo que cada uno quiera.

¿VARIANTES?

Bueno, pues haberlas haylas, como dicen de las meigas. Los asturianos, que son los vecinos de la izquierda según sube usted la escalera, no le ponen miel. Es otra opción. Por cierto, si la miel es del Valle de Liebana mejor. También hay quien le pone una pizca de levadura a la masa para que sea más esponjosa. A los asturianos les gusta con compota de manzana.
En Cangas de Narcea se preparan como si fueran churros, en espiral y con aceite en abundancia. En algunos pueblos leoneses también se preparan así.

ORIGEN

Lo cierto es que los vecinos de la izquierda... son los verdaderos creadores de este dulce. En Asturias y más concretamente en Antroxu y Comadres, son muy tradicionales. Es un plato muy antiguo. Esta hermando con las crepes francesas, las filloas gallegas (freixós).

Bueno pues ya tenemos una opción más para los desayunos del domingo. Espero que os animéis a cocinar este rico plato Cansturiano (me lo inventé).  




AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE